El accidente de Alec Baldwin revive la tragedia de la muerte de Brandon Lee en 'El cuervo'

·4 min de lectura

Los accidentes en los sets de rodaje ocurren, como bien se ha visto con la fatídica muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, de 42 años, a manos de una pistola cargada por error y empuñada por el actor Alec Baldwin. Este terrible suceso, que también se ha saldado con el director Joel Souza gravemente herido, se ha dado durante las grabaciones de Rust, un western independiente protagonizado y producido por Baldwin que estaba siendo rodado en escenarios de Nuevo México. Pero más allá del trágico suceso, llama la atención que no es la primera vez que se da una situación similar durante las grabaciones de una película de Hollywood. Y es que en los 90 se vivió una situación prácticamente idéntica con la muerte de Brandon Lee en el rodaje de El cuervo de Alex Proyas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Todo ocurrió de la misma manera. Brandon Lee, hijo del famoso experto en artes marciales Bruce Lee, se encontraba en los compases finales del rodaje de El cuervo enfrentándose a la grabación de una escena de acción que incluía una pistola de fogueo. En la secuencia en cuestión, rodada el 31 de marzo de 1993 cuando Lee tan solo tenía 28 años, el personaje de Funny Boy, el interpretado por Michael Massee, debía disparar al de Draven, al que dio vida el fallecido actor. Pero la tragedia traspasó las páginas del guion cuando la que se suponía que era un arma de fogueo acabó disparando una bala de plomo alojada en su interior.

Brandon Lee recibió el tiro en el abdomen e inmediatamente empezó a desagregarse hasta perder el conocimiento. Los servicios de emergencias fueron avisados de inmediato y, según relataron medios como Los Angeles Times, pudo llegar con vida al Centro Médico Regional de New Hanover, en Carolina del Norte, donde estaba teniendo lugar el rodaje de El cuervo, pero los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida y murió 12 horas más tarde de haber recibido el disparo. “Los médicos dijeron que mostraba signos vitales cuando llegó a la sala de emergencias, pero no respondía. El actor murió a las 13:04 después de la cirugía en la que no pudo recuperar el conocimiento”, señalaba el medio en 1993.

Una investigación fue llevada a cabo para esclarecer las causas de la muerte, pero esta concluyó que fueron tantas las personas que cometieron alguna negligencia en las grabaciones de El cuervo que era imposible apuntar a un claro culpable. Y es que durante el rodaje también ocurrieron múltiples accidentes, como quemas de decorados o problemas de electricidad. Aunque sí quedó claro que la muerte se debió al mal control que hubo sobre las armas y balas utilizadas en las diferentes escenas. Y es que en El cuervo utilizaron dos tipos de balas, una reales sin pólvora para grabar los disparos en primer plano y otras acartonadas para el resto de secuencias. Sin embargo, en el momento de rodar la fatídica escena, nadie comprobó que un casquillo de bala de plomo había quedado dentro de la pistola, lo que se saldó con la muerte del hijo de Bruce Lee, que justo en aquellos años empezaba a ver cómo su popularidad iba in crescendo.

El actor Michael Massee, que fue quien vio cómo la pistola que portaba en las manos mataba a Lee tras accionar el gatillo, quedó muy conmocionado tras el suceso. Ni siquiera se atrevió a hablar de ello durante más de una década, aunque en 2005, durante una entrevista, reconoció que tuvo que pasar una larga temporada alejado de las cámaras y que seguía teniendo clavado el suceso en su mente. "Creo que uno nunca puede recuperarse de algo así", confesaba. Y lo mismo le ocurrió al director Alex Proyas, quien ni siquiera quiso continuar rodando El cuervo. Según contó el productor Ed Pressman a The Washington Post durante la promoción de la película, fue la viuda de Lee, Eliza Hutton, quien trató de convencer al cineasta para que finalizara la película, labor para la que tuvieron que recurrir a efectos digitales para recrear al actor. “Alex al principio no quería seguir con la película. El accidente lo destruyó y estaba tan devastado que no tenía corazón para seguir. Fue solo porque Eliza y más tarde todo el reparto y el equipo le rogaron que lo hiciera”, contaba Pressman.

El caso se ha vuelto a repetir con la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, que como bien han dejado ver varias fotografías del set ha dejado a Alec Baldwin completamente destrozado al ser la persona que portaba el arma. De nuevo, todo podría apuntar a una nueva negligencia de los equipos de especialistas del rodaje por un despiste o un control poco exhaustivo de un material tan peligroso como las armas de fuego. Sin embargo, la investigación no ha presentado cargos de momento o anunciado conclusiones oficiales.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente