La alarma general innecesaria provocada por Pablo Motos con la vacuna de AstraZeneca

Cine 54
·4 min de lectura

Pablo Motos ha analizado en la última entrega emitida de El Hormiguero toda la información de última hora alrededor de AstraZeneca que en España ha quedado paralizada a menores de 60 años debido al último estudio de la EMA que asocia su inoculación a varios casos de trombos que se han producido en todo el mundo. Sin embargo, lejos de limitarse a abordar el tema de forma objetiva, el presentador ha aprovechado la voz que le brinda este espacio en directo para contar una mala experiencia que ha vivido con esta vacuna. Así, durante la tertulia de actualidad, que cada semana comparte con Cristina Pardo, Tamara Falcó, Nuria Roca y Juan del Val, ha mostrado sus dudas creando más alarma social.

©Carlos López/Atresmedia
©Carlos López/Atresmedia

Tras la entrevista a Marta y Marilia de Ella baila sola, Pablo Motos ha dado paso a la tertulia con Cristina Pardo, Tamara Falcó, Nuria Roca y Juan del Val. El presentador ha querido comentar con los colaboradores el ritmo de la vacunación contra el coronavirus en España y ha puesto el foco en la vacuna de AstraZeneca, sembrando la duda sobre el medicamento.

Pablo Motos ha generado alarma social coincidiendo con las últimas informaciones de Sanidad y las comunidades que han acordado suspender la vacunación con AstraZeneca en menores de 60 años. De esta manera, se ha pactado seguir vacunando con el fármaco de la compañía anglosueca a personas de entre 60 y 69 años. Así, mientras que estos cambios han generado muchas dudas entre todas las personas que ya han sido vacunadas y que son menores de la edad ahora fijada, el valenciano ha querido compartir con los espectadores una experiencia muy cercana al respecto.

Primeramente, después de que el valenciano le haya preguntado a Tamara Falcó qué vacuna preferiría que le inocularan, ha reflexionado sobre los cambios en relación a AstraZeneca que tanta desconfianza están causando entre los ciudadanos: “La vacuna es segura, el porcentaje es mínimo y el miedo es libre. Y la comunicación que se está haciendo es terrible.

Asimismo Pablo Motos ha compartido que una persona muy cercana a él, su mujer, ya ha recibido la primera dosis de AstraZeneca. En este contexto el presentador ha aprovechado para explicar con todo detalle la preocupación de Laura Llopis por la vacuna: "Lo tengo en casa, el problema del miedo. Mi mujer tiene mucho miedo. Se está tranquilizando, lo lee todo, se informa de todo, pero te ponen la vacuna y, de repente, tú te vuelves a tu casa y ves en los informativos lo que estamos comentando en la tertulia. Es lo que le ha pasado a mi mujer que la tengo al lado. Llego por la noche y de repente está acojonada".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es por esto que el presentador ha señalado que tiene la sensación de que todas las decisiones se están produciendo fruto de la improvisación: "Anoche cuando estábamos volviendo me dice: ahora dicen que me van a poner una dosis de otra vacuna. Perdona, no te hace falta ir a Salamanca para darte cuenta que aquí se está improvisando".

De igual manera ha apuntado que el problema es que “estamos viviendo esto en tiempo real. Los científicos también la cagan. Por eso tienen tantos sistemas y tantas barreras entre unos y otros, antes que una cosa esté publicada en una revista científica, y tanta gente vigilando a otros científicos porque la cagan. Ahora las cagadas van en directo. Menos mal que Sánchez insiste en que, a finales de agosto, 33 millones de españoles estarán vacunados”.

Que Pablo Motos haya compartido su experiencia cercana sobre la vacuna de AstraZeneca puede resultar contraproducente y contribuir a crear una mayor alarma social. Y es que si fuera una experto su discurso a lo mejor tendría más sentido pero, al final, hablar sobre las dudas que le genera la vacunación y discriminar a la compañía fabricante en un programa de prime time puede crear más pánico colectivo. Obviamente es lógico que se aborde el asunto en la tertulia debido a que es uno de los temas del día, pero el peligro radica en la forma de abordar el mensaje teniendo en cuenta que es algo que previamente al programa había causado mucho ruido en Twitter.

Y es que, al final y al cabo, las vacunas son clave para acabar con la pandemia del coronavirus y conviene no crear una alarma general innecesaria.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Carlos López/Atresmedia