Alanis Morissette, 48 años, muestra el cambio que ha sufrido en los últimos 20 años

Photo credit: Alanis Morissette/instagram
Photo credit: Alanis Morissette/instagram

Fue algo común en esas décadas (e, incluso, en estas). Una artista que triunfaba dentro y fuera del escenario, que conseguía que el público moviera las caderas siguiendo el ritmo de sus singles (casi tanto como Camila Cabello en la actualidad) y que vendía un sinfín de discos -se estima que unos 30 millones-, caía de lleno en las adicciones como consecuencia de la presión o de las malas influencias. Y sí, Alanis Morissette no fue la excepción.

Sin embargo, a sus actuales 48 años, ha vuelto a posar y protagonizar innumerables flashes junto a Olivia Rodrigo después de que esta logrará que su nombre luciera en el salón de la fama de los compositores canadienses hace unos días y sí, se puede decir, tras verla posar que la artista está completamente irreconocible. Y no, no solo por su cambio capilar en el que dice adiós a los días de lucir una melena completamente morena.

Con una amplia sonrisa, Alanis se ha convertido -gracias, en parte, al estreno de un documental centrado en ella y en su carrera el año pasado- en el rostro de la superación. Del querer y el poder. Pero no ha sido fácil y por el camino, la artista revelaba que, en parte, el mindfulness, el yoga, la meditación e, incluso, la aromaterapia le han ayudado a hacer frente a su trastorno alimenticio y a la depresión posparto que padeció hace apenas 6 años.

Alanis Morissette y su increíble cambio físico...

En el año 2009, Alanis Morissette se apuntó a su primera maratón de Nueva York. Se había convertido en una especie de terapia, como afirmaba para la revista Runner’s World “si alguna vez estoy pasando por algo emocional, salgo a correr; volveré empoderada y con más claridad”, afirmaba.

No obstante, el running no era el único deporte que formaba parte de su vida. Según se apunta y se ha visto, la cantante ha realizado, entre otras disciplinas, crossfit, yoga, surf e, incluso, kickboxing. Prácticas que le ayudaron a tonificar su cuerpo. Pero eso no es todo.

...y su cambio mental

Photo credit: Al Seib - Getty Images
Photo credit: Al Seib - Getty Images

Con los años, la artista canadiense ha ido combinando la parte física con la mental, llegando a cambiar sus viejas rutinas y hábitos. De esta manera, Las mañanas de Alanis Morissette comienzan leyendo, meditando o, incluso, escuchando música.

En su casa, cuenta con una sala para el yoga y la meditación, como dictó para la versión estadounidense de Women’s Health, y es ahí donde a través de las diferentes posturas consigue fortalecer y esculpir el cuerpo. Todo ello, por supuesto, mientras se beneficia de los aromas de los aceites esenciales (recuerda que esto es todo lo que pueden llegar a hacer por nosotras), más allá de la aromaterapia.

Prácticas que le han ayudado a trazar unos límites y a sanar su mente, también en el ámbito culinario donde, poco a poco, ha conseguido superar su TCA e, incluso, a su adición al trabajo. Al no saber desconectar.

Para el medio citado, Alanis comparaba y reflexionaba sobre que si estás consumiendo cocaína o alcohol hasta las 4 de la mañana la gente enseguida se echaría las manos a la cabeza, pero que si, en cambio, confiesas que has estado hasta esa hora trabajando… la reacción es diferente. Aunque, como ella misma reflexionaba, "puede ser igual de destructivo; el estrés es el asesino número uno".

Pautas que continúan en su día pues le han ayudado a hacer frente a la ya citada depresión posparto y que le han ayudado a lucir tan radiante en la actualidad.