Alan Mead, el culturista que triunfó con una sola pierna

·2 min de lectura
Photo credit: Alan P. Mead
Photo credit: Alan P. Mead

¿Conocías al culturista de principios del siglo XX Alan P. Mead? Su historia es interesante porque triunfó en el mundo del fitness a pesar de perder una pierna durante la Primera Guerra Mundial por debajo de la rodilla. Tras aquello, decidió fortalecer todo su cuerpo con el entrenamiento de fuerza y de pesas y pasó a la historia como uno de los grandes pioneros de este deporte.

Resiliencia, superación y culturismo. Alan P. Mead se dio cuenta del talento que tenía para el control muscular y la práctica deportiva, y dejó reflexiones sobre el culturismo tan interesantes como estas: “El control completo del movimiento del cuerpo humano se realiza mediante la contracción y relajación de los músculos voluntarios. Hay que recordar que un músculo puede actuar en una sola dirección y que la energía que es capaz de ejercer puede convertirse en movimiento solo tirando, un músculo no puede empujar. La acción inversa la realiza el músculo oponente de ese músculo, normalmente situado en el lado opuesto de la extremidad o parte del cuerpo en la que se produce el movimiento". Conceptos que ahora tenemos ya interiorizados como la tensión mecánica o el estrés metabólico. (Hipertrofia: las repeticiones necesarias para ganar músculo).

"A excepción de mi padre, mi mayor inspiración fue Alan P. Mead. En 1924, fui testigo de una demostración de control muscular por parte de él que sigue siendo vívida hasta el día de hoy. La simetría, la proporción y la elasticidad de su piel, y el tono de sus músculos, su capacidad para controlarlos, eclipsaron todo lo que había visto antes o había visto desde entonces... Estaba casi hipnotizado por el control muscular de Alan", recuerda Joe Assirati, primo del famoso strongman Bert Assirati.

El control muscular de Alan P. Mead

Alan Calvert, experto en culturismo, escribió un artículo en aquellos años sobre Mead y su control muscular: "Un amigo me escribió sobre una exhibición de poses de Alan Mead, durante la cual hizo que los músculos a lo largo de la columna se movieran de manera que pareciera que subían y bajaban... Esta acrobacia del Sr. Mead da fe de su control muscular. Cuando vi su foto por primera vez, noté que tenía la rara habilidad de mostrar trazas increíbles en algunos de sus músculos, como si un músculo largo estuviera compuesto de secciones transversales circulares unidas entre sí. Incluso puede hacer que sus bíceps adquieran una apariencia ondulada cuando se flexionan; y en muchas de las fotos de su espalda, los músculos a lo largo de la columna vertebral aparecen como cables", relataba. (Los 20 mejores ejercicios para una espalda con forma de V).