Alain Visser (Lynk & Co): seguir vendiendo más coches no es sostenible

·3 min de lectura

Madrid, 24 jun (EFE).- Alain Visser, ex vicepresidente de Márketing de Volvo Cars, lleva 35 años ligado al mundo del automóvil, una industria que, en su opinión, no puede decir que es sostenible mientras su objetivo siga siendo vender más coches y que busca revolucionar con Lynk & Co, basada en el uso de vehículos por suscripción.

"Tengo dos hijos, de 22 y 26 años, que hace unos siete años me preguntaron: ¿papá, qué has hecho durante toda tu vida? La respuesta fue vender coches, lo que no me hizo sentir bien. Ahí me dije, tengo que hacer algo que me genere la sensación de estar haciendo algo bueno", ha explicado Visser en una entrevista con EFE.

Fue entonces cuando vio la oportunidad de crear Lynk & Co, sociedad perteneciente al Grupo Geely (dueño de Volvo, Polestar y Lotus) y que ofrece a los usuarios la posibilidad de acceder a un híbrido enchufable de producción propia, el "01", mediante suscripción, así como de alquilarlo a terceros mientras no lo usa.

Lynk & Co busca dar respuesta a una tendencia mundial de consumo consistente en que, cada vez más, "la gente gasta más haciendo cosas que comprando cosas", así como ayudar a impulsar la verdadera sostenibilidad de la industria del automóvil, ha dicho su consejero delegado.

"La industria dice que ahora es sostenible porque fabrica vehículos eléctricos pero eso es una patraña. Es una hipocresía decir que somos sostenibles cuando el objetivo sigue siendo vender más coches", ha criticado Visser, que también trabajó en Ford y General Motors.

De media, un coche se usa sólo el 5 % del tiempo, mientras que el 95 % del tiempo restante permanece aparcado, lo que, a su juicio, demuestra que el actual sistema de fabricación y consumo no es sostenible.

Por ello, además de poder acceder a sus coches mediante el pago de una cuota mensual de 550 euros -incluye seguro y mantenimiento y se puede cancelar en cualquier momento-, éstos van equipados con un software para poder alquilarlo a terceros mientras no se usa (opción disponible en España en septiembre).

Creada en 2017, ya está presente en Bélgica, Holanda, Alemania, Suecia, Francia, Italia y España, países en los que ya ha entregado unos 15.000 vehículos, el 95 % por suscripción y el 5 % mediante compra, según Visser, que ha subrayado que el 20 % de los usuarios hace "carsharing" (alquiler por horas).

Desde su llegada a España, en 2021, han entregado 800 coches y podrían acabar el año con 4.000 o 5.000 más si no fuera por la crisis de microchips. "Nuestro problema no es de demanda, sino de suministro", según Visser, para quien las cifras ponen de manifiesto que "hay gente que quiere algo diferente a comprar".

A la pregunta de por qué no han optado por trabajar con un modelo cien por cien eléctrico, ha contestado que se debe a que la infraestructura de recarga en Europa es insuficiente y lo seguirá siendo hasta, al menos, finales de 2023 o principios de 2024.

Será entonces cuando lanzarán al mercado un eléctrico puro, más pequeño y más barato que el "01", según el ejecutivo, que ha subrayado que si los precios actuales de los eléctricos son muy elevados es porque la industria ha cometido el error de centrarse sólo en coches grandes.

También ha cargado contra los políticos que, en su opinión, "siguen durmiendo", y no están impulsando el despliegue de los puntos de recarga a la velocidad suficiente para poder atender la demanda.

"El único país en el mundo donde hay infraestructura es Noruega que, curiosamente, tiene petróleo", ha subrayado Visser, que ha pedido que se penalice a los vehículos de combustión y se bonifique el uso de los eléctricos, ya sea fiscalmente o dejando que sólo estos entren en las ciudades.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente