Akon tenía razón: Kanye sigue queriendo ser presidente de los Estados Unidos

Kanye West credit:Bang Showbiz
Kanye West credit:Bang Showbiz

Al final resulta que el rapero Akon tenía razón cuando vaticinaba hace unos días que las últimas controversias y salidas de tono de su amigo Kanye West -que incluyen comentarios antisemitas- forman parte de una cuidada estrategia para ganarse a la parte más radical del electorado y robarle votos a Donald Trump.

Efectivamente, este domingo el polémico músico y diseñador -que hace unos meses cambió su nombre por el de Ye- anunció su intención de presentarse a las elecciones presidenciales de 2024 por medio de un vídeo publicado en su recién recuperada cuenta de Twitter.

En esta ocasión, Kanye -o Ye- ha contratado los servicios de la controvertida figura de extrema derecha Milo Yiannopoulos para que le ayude en su campaña. En el vídeo en cuestión, el artista le ofrece formalmente el trabajo y él responde entre risas: "Supongo que es un anuncio oficial. Gracias, acepto".

Por el momento no se conocen más detalles acerca de los puntos en torno a los que girará su agenda. Además, parece ser que la razón última por la que decidió presentar una vez su candidatura es simplemente que nadie puede impedírselo: "Es sencillo porque nadie puede decirme, ya sabes: 'Deberías decir esto, no deberías decir aquello'. ¿Me entiende? Estamos avanzando hacia el futuro", ha asegurado.

En realidad, las aspiraciones políticas de Kanye le han salido muy caras. Él mismo reconoció que se presentó a las elecciones de 2020 sin una preparación adecuada y sin aliados en uno y otro espectro, y al final solo pudo recibir el apoyo de los votantes en doce de cincuenta de estados, ya que su candidatura fue anulada en la mayoría de ellos debido a defectos de forma y al vencimiento de los plazos.

Entre medias, su matrimonio con su antigua esposa Kim Kardashian se resintió porque ella se "avergonzaba" de su empeño por apoyar el eslogan 'Make America Great Again' de Trump y perdió una cantidad de dinero muy elevada en su extravagante iniciativa.