Aislinn Derbez es Elena De la Mora en la ‘La casa de las flores’: “Siempre he sido muy emprendedora”

Por Vilma Degorgue Alegre
Photo credit: Fotos: Karla Lisker para Netflix

From Diez Minutos

Aunque en las últimas semanas se ha hablado mucho más de su inesperada ruptura con Mauricio Ochmann (El Chema) que de su trabajo, Aislinn Derbez no da tregua y quiere centrarse en lo profesional al conversar con Telenovela. Lo tiene fácil gracias al gran éxito de La casa de las flores, cuya tercera temporada emite Netflix y que le ha otorgado repercusión internacional como actriz. Nos atiende telefónicamente desde su casa de México, donde pasa el confinamiento con su pequeña Kailani, de dos años, de la que no separa y a quien más de una vez ha llevado a los rodajes, al igual que hará cuando acabe la pandemia.

¿Esperabas el éxito internacional de La casa de las flores?

Estoy fascinada con la respuesta de la gente y, sobre todo, por el hecho de que la historia haya cautivado a medio mundo. Se ha emitido en sitios increíbles donde antes ni les sonaba. Era algo imposible de intuir cuando arrancamos y al equipo nos sorprendió para bien.

Photo credit: Productora

¿Qué sientes por Elena?

Me encanta. Al principio era la más normal de la familia De la Mora hasta que se le pega un poco la locura general. En la segunda entrega se descubrieron partes de su personalidad nuevas y, en la tercera, está entre la vida y la muerte y ni siquiera sabemos qué va a pasar, ni a que lado irá la balanza.

¿Te pareces a tu personaje?

Quizá en mi adolescencia, pero hoy, nada de nada. Tengo muy claras mis prioridades y no soy nada inestable emocionalmente. Ella sí. Se deja llevar y su personalidad se desdibuja por los hombres, a los que usa para ser aceptada por los demás.

¿Qué ha sido lo más complicado de meterse en su piel?

Lo difícil fue grabar el principio porque estaba embarazada. Físicamente me encontraba muy revuelta. Por suerte, poco a poco, fue pasando el malestar. Jamás pensé en abandonar, pero sufría cada día. Además, engordé bastantes kilos y en la producción estaban preocupados por si se me notaban en pantalla.

En las siguientes temporadas ya eras madre. ¿Has podido compaginarlo bien?

Sí, desde que nació llevé a Kailani a las grabaciones.

¿Es tu trabajo más importante hasta el momento?

En cuanto a popularidad y visibilidad sí, y eso que había hecho otras historias que se han visto fuera de México, novelas en Colombia, una película en la República Checa… pero no fue lo mismo.

¿Te dio pena la marcha de Verónica Castro, alma de la historia en la primera temporada?

Era un elemento importantísimo y muy divertido. Pero la serie ha demostrado tener vida propia y que no depende de los actores. Al final, no supuso tanta preocupación.

¿Y qué tal con Cecilia Suárez?

Muy bien. Sin duda una de las claves del éxito de La casa de las flores es su personaje, Paulina De la Mora, y su manera de hablar. Al equipo nos cautivó y al público, también.

¿Has compaginado este rodaje con otros proyectos?

Siempre he sido muy emprendedora y tengo varios negocios: uno de productos de belleza ecológicos, Amai Natural, saqué una línea de joyas mexicanas, que se llama Morena Corazón, y una colección de abrigos. Ahora he empezado a hacer pódcast (grabaciones para descargar en Internet) de temas personales, tanto alegres como, controvertidos y profundos. Esto me permite disfrutar más tiempo de mi niña.

¿Notas que estás en racha?

He recibido varias ofertas de cine y vamos a rodar la segunda temporada del reality familiar De viaje con los Derbez. Pero ahora con la cuarentena se frenó todo de golpe.

¿De qué manera ha marcado tu apellido tu carrera?

Totalmente, pero creo que he creado mi propia identidad.

Comenzaste muy jovencita.

Tenía 23 años cuando empecé a salir en la televisión. Antes hice algo de modelo, pero era más como un hobby.

¿Te gustaría que tu hija siguiese tus pasos en la actuación?

No pienso en eso. Al contrario, quiero descubrir las inquietudes de Kailani sin imponerle las mías.

¿Cómo estás pasando el confinamiento por la Covid-19?

Lo llevo bien. Estoy contenta de poder estar con mi bebé y siento que no ha cambiado mi rutina, ya que estaba muy acostumbrada a estar siempre a su lado.

¿Qué es lo que más te inquieta de esta pandemia?

Lo que ocurre en el exterior. La gente que está quedándose sin empleo, a quienes les está dando un vuelco la vida. Están cayendo estructuras sociales y económicas muy importantes y, al menos, espero que de alguna manera esto ayude a cambiar lo que no funcionaba en la sociedad.