Airbus crea una 'nariz electrónica' para detectar bombas en los aeropuertos y aviones

La empresa aeroespacial europea Airbus ha creado una especie de ‘nariz electrónica’ capaz de detectar explosivos. Su sistema de funcionamiento es similar al olfato de un perro: en el interior de este aparato una serie de células son capaces de detectar el aroma a explosivo y hacer saltar las alarmas. La idea de Airbus es la de instalar este sistema en los aeropuertos de todo el mundo.

Según informa Financial Times, Airbus planea probar un dispositivo de "nariz electrónica" que utiliza células biológicas. La compañía desplegará sensores en forma de medusa, desarrollados por la startup de Silicon Valley Koniku, en varios accesos de seguridad de aeropuertos a finales de 2020 o incluso en el interior de los aviones.

Los dispositivos, colocados en los compartimentos de equipaje. (Koniku)

La tecnología utiliza procesadores de silicio reforzados por células vivas. "Hemos desarrollado una tecnología que es capaz de detectar el olor: está respirando el aire y esencialmente te dice lo que hay en el aire", dijo el fundador de Koniku, Oshiorenoya Agabi, al mismo medio. "Lo que hacemos es tomar células biológicas, ya sea células Hek o astrocitos, células cerebrales, y las modificamos genéticamente para que tengan receptores olfativos".

A la luz de la pandemia de COVID-19, las compañías también están buscando formas de detectar peligros biológicos como virus contagiosos. Koniku ha promocionado la seguridad y las aplicaciones médicas, con rastreadores que pueden detectar signos de cáncer, de la misma manera que los perros pueden detectar el cáncer de próstata con extrema precisión. “Te levantas por la mañana, respiras en nuestro dispositivo ... y estamos analizando, de manera longitudinal, tu estado de salud. Esa es una de nuestras grandes visiones de futuro”, asegura Agabi.

Hasta ahora, los dispositivos que supuestamente pueden evaluar a los viajeros en busca de rastros de productos químicos peligrosos han tenido un éxito muy limitado, por lo que es fácil ser escéptico sobre cualquier nueva tecnología. Sin embargo, el hecho de que Airbus lo esté probando es una buena señal para Koniku, una empresa relativamente pequeña con solo 20 empleados. Airbus ha estado trabajando con Koniku desde 2017 y dijo que planean crear "una solución de seguridad de extremo a extremo que cambie la forma en la que viajamos”.

Si este sistema funciona, los controles de seguridad de los aeropuertos podrían ser mucho más amables. En la actualidad, no se puede viajar con exceso de líquidos por temor a que los pasajeros lleven sustancias explosivas. demás, los nuevos arcos de seguridad que realizan un escaner 3D del cuerpo humano buscan explosivos, lo mismo que los controles aleatorios en los que se frota un papel sobre las pertenencias o sobre el cuerpo de los pasajeros.

Más historias que te pueden interesar:

Los cambios que verás en aeropuertos y aviones cuando termine la pandemia

Cómo el coronavirus está afectando el precio de los boletos de avión

Volar después del coronavirus: las aerolíneas ofrecerán menos opciones y más caras