¿Cómo ahorrar en gasolina? 10 trucos para que tu coche consuma menos

·7 min de lectura
Photo credit: Maskot / Getty Images
Photo credit: Maskot / Getty Images

Los precios de la gasolina son absolutamente salvajes en este momento, derribando los récords históricos de los costes más altos jamás vistos los surtidores a nivel mundial. Según la Asociación Americana del Automóvil (AAA), el precio medio nacional de un galón (3,78 litros) de combustible es hoy de 5 dólares, un 62% más que los 3,08 dólares de hace un año. El pasado 14 de junio, el precio medio del galón de combustible alcanzó su récord: 5,01 dólares.

Y lo que es peor, los expertos no esperan que la situación mejore hasta, al menos, el mes de noviembre, momento en el que podrían empezar a verse precios más usuales en la gasolinera. El principal responsable de la fuerte subida de precios es la guerra que está librando Rusia en Ucrania, que es uno de los principales exportadores de petróleo, pero la inflación también es culpable.

Teniendo esto en cuenta, es el momento de evaluar tus opciones al volante, ya que no hay mucho que puedas hacer con los números en el surtidor. Para encontrar los mejores consejos respaldados por expertos para aumentar el ahorro de combustible de tu coche, hemos hablado con David Bennett, responsable de sistemas de reparación de AAA.

Consejo nº 1: Saca todo lo que sobre del maletero

Si has sido un poco perezoso con esas bolsas de basura que se quedan en el maletero llenas de donaciones para la beneficencia, o has estado guardando herramientas pesadas en la caja de tu furgoneta desde tu último trabajo, es hora de deshacerte del peso muerto. Cuanto más peso tenga tu vehículo, más resistencia a la rodadura experimentará, lo que significa que el coche necesitará más trabajo para moverse, dice Bennett a Popular Mechanics. "Todo lo que puedas hacer para disminuir el peso del vehículo te ayudará a obtener el mejor rendimiento de la gasolina que puedas", explica.

Consejo nº 2: No bajes las ventanas, usa el aire acondicionado

Tal vez hayas crecido con unos padres que te decían que bajaras las ventanillas cuando hacía calor; puede que ese fuera un sabio consejo en los años 60 o 70, pero ahora es una idea tan anticuada como un Seat 600 de los 60. Según Bennett, para la mayoría de la gente es más eficiente conducir con las ventanillas subidas, confiando en el aire acondicionado de su vehículo para refrescarse en lugar de la brisa.

"Los motores están mejor diseñados hoy en día para poder soportar la carga del compresor del aire acondicionado", dice. Los sistemas de aire acondicionado de los coches antiguos sí que drenaban el motor, disminuyendo el ahorro de combustible, pero eso es una reliquia del pasado.

Consejo nº 3: Evita poner el coche en punto muerto

No conseguirás un mayor ahorro de combustible si pones el coche en punto muerto para avanzar por la carretera, dice Bennett. No sólo es peligroso hacerlo -cuando el vehículo no está en marcha, es imposible esquivar un coche que se desvía delante de ti, por ejemplo- sino que tampoco te ahorrará mucho combustible. En realidad, lo único que estás haciendo es desconectar la transmisión. Esto se confunde a menudo con el siguiente consejo.

Tip No. 4: Apaga el motor si te detienes durante más de un minuto

Si bien es cierto que el hecho de ir en punto muerto hasta un semáforo en rojo no es útil para el ahorro de combustible, apagar el motor en situaciones en las que vas a estar parado más de un ciclo de semáforo es una buena decisión, dice Bennett; de lo contrario, desperdiciarás gasolina. Así que no dejes encendido el motor cuando te encuentres en un atasco por un accidente. Los coches más nuevos vienen incluso con un modo ecológico que cierra el acelerador para reducir la entrada de gas en el cilindro.

Y esto sí que marca la diferencia: La AAA calcula que el motor consume de 1 a 1.9 litros de combustible cada hora que está al ralentí.

Consejo nº 5: Acelera con facilidad

Conductores con pies de plomo, es hora de cambiar esas costumbres. Evitar los frenazos brucos y los arranques a toda pastilla es una forma segura de aumentar el ahorro de combustible, dice Bennett.

"Al llegar a una parada, levanta el pie del acelerador antes y deja que el vehículo se detenga por sí mismo, y deja que la inercia te frene en lugar de pisar el freno en el último segundo", explica. "No estás arrancando en una carrera de aceleración".

Consejo n.º 6: Reduce la velocidad

El ahorro de combustible alcanza su punto máximo a unos 80 kilómetros por hora, y luego desciende a medida que se aumenta la velocidad. Según la AAA, reducir la velocidad en carretera entre 8 y 16 kilómetros por hora puede aumentar el ahorro de combustible hasta un 14%.

Consejo nº 7: Inflar bien los neumáticos

Sigue las instrucciones del fabricante -un cartel situado en el interior de la puerta del conductor o en la tapa del depósito- para encontrar la presión óptima de los neumáticos de tu vehículo. Pero ten cuidado de no inflar demasiado o poco los neumáticos, advierte Bennett. Inflarlos en exceso provoca una mayor resistencia a la rodadura, lo que hace que se consuma más gasolina. Un inflado insuficiente desgasta la banda de rodadura de los neumáticos, lo que podría costarte más a largo plazo si necesitas sustituirlos.

Consejo nº 8: Presta atención a los índices de octanaje y utiliza combustible de primera calidad cuando esté disponible

Cuando estés en la gasolinera, sé selectivo a la hora de elegir el combustible. Siempre debes utilizar el octanaje correcto para la marca y el modelo específicos de tu coche, según las directrices del fabricante que figuran en el manual del propietario, dice Bennett. El octanaje es una medida de la estabilidad del combustible, según la Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA).

Los índices (ver más abajo) están "basados en la presión a la que un combustible arderá espontáneamente (autoencendido) en un motor de prueba", dice la EIA. Cuanto más alto sea el octanaje, más estable será el combustible. Dependiendo de la gasolinera a la que acudas, los nombres de estos grados de combustible pueden parecer un poco diferentes (sin plomo, súper, súper premium), pero todos se refieren al octanaje.

Los fabricantes recomiendan cada vez más el uso de combustibles de mayor octanaje en los coches más nuevos, dice Bennett, pero si se trata de una recomendación y no de un requisito, no lo hagas. Los coches deportivos, los vehículos de lujo de alta gama y los que tienen turbocompresores suelen requerir combustible de alto octanaje, por ejemplo, y en esos casos es absolutamente necesario utilizar ese tipo de gasolina. Pero si conduces un sedán normal, como un Volkswagen Jetta, es probable que en el manual del propietario aparezca el combustible normal como requisito y el premium como recomendación. Opta por el combustible normal, dice Bennett, porque "no va a ver una diferencia significativa" en el ahorro de combustible, pero la gasolina premium cuesta más.

Consejo nº 9: Mantén tu vehículo bien mantenido

Esto debería ser obvio, pero si ves una luz de revisión del motor en el panel de información de tu vehículo, tienes que hacer que el coche sea inspeccionado y reparado adecuadamente lo antes posible. "Un mantenimiento adecuado del vehículo te garantizará un buen rendimiento de la gasolina, ya que el vehículo funciona a pleno rendimiento", afirma Bennett.

Consejo nº 10: Usa el vehículo que tenga más sentido

Si tienes la suerte de tener varios vehículos, conduce el que mejor rendimiento tenga. Así que si tienes un coche clásico que sueles sacar a pasear los domingos, está bien, pero no lo conviertas en una costumbre. Si tienes una motocicleta -y tienes el permiso de conducir adecuado y puedes tomar una ruta segura- puedes optar por las dos ruedas, ya que obtienen un mejor rendimiento de la gasolina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente