Ahora sí: 'estar quemado' es un síndrome asociado al trabajo

Por fin ha dejado de ser una expresión popular para quejarse de lo estresados que estamos en el trabajo, el ‘burnout’ es una enfermedad clasificada por la OMS. Así se detecta

El 'trabajador quemado' experimenta una gran soledad e impotencia para cambiar esta situación lo cual tiene graves consecuencias para su salud. (Foto: Getty)

La OMS acaba de reconocer que el ‘burnout’ o ‘síndrome de estar quemado’ es una enfermedad generada por el desgaste profesional.

En concreto, puede describirse como una situación de agotamiento a causa de un estrés laboral crónico que el trabajador no ha sabido o podido gestionar con éxito.

Acuñado por primera vez en 1974 por Herbert Freudenberger, en su libro “Burnout: The High Cost of High Achievement”, esta patología acaba de ser incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una lista de trastornos, lesiones y otros problemas de salud que se utiliza para establecer tendencias y estadísticas sanitarias.

La nueva clasificación, llamada CIP-11, publicada el año pasado, fue adoptada durante la edición de este año de la Asamblea Mundial, la número 72, y entrará en vigor el 1 de enero de 2022.

Por lo general, el trastorno es consecuencia de un estrés laboral crónico, y se caracteriza por un estado de agotamiento emocional, una actitud cínica o distante frente al trabajo (despersonalización), y una sensación de ineficacia y de no hacer adecuadamente las tareas. A ello se suma la pérdida de habilidades para la comunicación.

Los síntomas más reconocibles son sensación de cansancio extremo o agotamiento físico y emocional; el burnout también provoca deterioro cognitivo, indolencia y despersonalización. (Foto: Getty)

“Es un proceso más que una patología. Suele tardar entre cinco y ocho años y afecta a personas muy comprometidas con su trabajo, que se implican”, según cuenta en El País el doctor Pedro R. Gil-Monte catedrático de Psicología Social en la Universidad de Valencia y experto en este trastorno.

Por eso hay profesiones con más riesgo como médicos, enfermeras, cuidadores no profesionales o funcionarios de prisiones.Entre los signos y síntomas más comunes de agotamiento destacan:

  • La alienación de las actividades relacionadas con el trabajo: las personas que experimentan agotamiento ven sus trabajos como cada vez más estresantes y frustrantes. Pueden volverse cínicos sobre sus condiciones de trabajo y las personas con las que trabajan. También pueden distanciarse emocionalmente y comenzar a sentirse adormecidos por su trabajo.

  • Síntomas físicos: dolores de cabeza y de estómago o problemas intestinales.

  • Agotamiento emocional: quienes lo sufren son incapaces de hacer frente a su trabajo, están siempre cansadas y a menudo les falta energía.

  • Bajo rendimiento: afecta a las tareas cotidianas en el trabajo, o en el hogar, cuando el trabajo principal de alguien consiste en cuidar a los miembros de la familia. Los individuos con agotamiento se sienten negativos sobre las tareas.Tienen dificultad para concentrarse y, a menudo, carecen de creatividad.

En España, hasta un 27 por ciento de trabajadores corre el riesgo de padecer ‘burnout’ según una encuesta realizada a 815 trabajadores de entre 25 y 64 años por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) el pasado mes de octubre.

Además, el informe reveló que esxite más riesgo de padecer estrés laboral entre los trabajadores con contrato temporal (36 por ciento) frente a aquellos que trabajan en el sector privado (30 por ciento) e incluso el sector público (17 por ciento), y que los trabajadores menores de 51 años están más expuestos que los que superan esa edad.

Algunas de las respuestas de los trabajadores españoles encuestados. (Infografía: OCU)

Para saber si estás en los grupo de riesgos comprueba si...

1. - Te falta un equilibrio razonable entre su vida laboral y su vida personal.

2. - Intentas ser todo para todos, asumir tareas y funciones que no corresponden a tu cargo.

3. - Tienes poco o ningún control sobre tu trabajo.

4. - Tu trabajo es especialmente monótono y no hay imprevistos o sobresaltos.

5. - Trabajas directamente con clientes. Esto no significa que el síndrome burnout no pueda presentarse en otro tipo de labores, pero en general doctores, enfermeras, consultores, trabajadores sociales, maestros, vendedores puerta a puerta, encuestadores, gestores de cobro y otros muchos oficios y profesiones tienen mayor riesgo de desarrollar la condición.

Si es tu caso, respeta los horarios laborales, busca ayuda profesional, mantén unas pautas de alimentación e higiene del sueño, aprende a relajarte y fomenta tus aficiones. Estas pautas recomendadas por la OCU te ayudarán a controlar el estrés laboral crónico.

¿Te sientes identificado con estas sensaciones?

También puede interesarte:

¿Padeces el síndrome de carga laboral excesiva o de agotamiento profesional?

Comer con Mindfulness para salir airoso de las pruebas más exigentes

Cómo acabar con el síndrome de Burnout si no puedes irte de vacaciones

El motivo 'invisible' por el que tu trabajo te enferma

Las mujeres tienen fama, pero ellos faltan más al trabajo por este motivo

El (penoso) futuro que te espera si no cuidas tu entorno laboral