Ahora sí me creo la supuesta discordia entre Florence Pugh y Olivia Wilde

·6 min de lectura

“Internet se alimenta a sí misma [de rumores]”. Es lo que dijo Olivia Wilde en un intento por quitarle veracidad a la supuesta discordia que existiría entre ella y la protagonista de su película, No te preocupes querida, Florence Pugh. No quiso añadir más leña al fuego en la rueda de prensa del Festival de Cine de Venecia, halagó a la actriz -que no asistió al encuentro con los medios- y pasó página porque no siente “la necesidad de contribuir". "[Internet] está suficientemente bien nutrida” sentenció a modo de ironía.

Sin embargo, si no quieren contribuir a las habladurías de los tabloides y las redes sociales bien podrían haber dado otro espectáculo en el estreno de la película. Tanto ella como Florence.

VENECIA, ITALIA - 05 DE SEPTIEMBRE: Gemma Chan, Harry Styles, Sydney Chandler, la directora Olivia Wilde, Chris Pine, Florence Pugh y Nick Kroll asisten a la alfombra roja
VENECIA, ITALIA - 05 DE SEPTIEMBRE: Gemma Chan, Harry Styles, Sydney Chandler, la directora Olivia Wilde, Chris Pine, Florence Pugh y Nick Kroll asisten a la alfombra roja "Don't Worry Darling" en el 79º Festival Internacional de Cine de Venecia el 05 de septiembre de 2022 en Venecia, Italia. (Foto de Vittorio Zunino Celotto/Getty Images)

Ya se había comunicado a los medios que Florence Pugh solo asistiría a la alfombra roja de la película, sin formar parte del circuito de entrevistas ni rueda de prensa, al encontrarse rodando Dune 2 en Budapest. Esto alimentó aún más los rumores de discordia que comenzaron hace semanas y que hablan de una diferencia de opiniones en el uso de las escenas sexuales como herramienta promocional, así como habladurías sobre la presunta incomodidad de Florence con la relación floreciente entre la directora y su protagonista masculino en el set, Harry Styles, o la supuesta diferencia salarial con el cantante (que Wilde desmintió más tarde). La noticia se convirtió en carne de tendencia, con usuarios y fans estudiando con lupa los movimientos de cada una en Twitter e Instagram, sacando conclusiones por el más mínimo ‘like’.

Sin embargo, no es la primera estrella que debe poner en pausa un proyecto por otro compomiso laboral. En ocasiones resulta imposible que un artista pueda abandonar un rodaje para promocionar otro (muchas veces hemos visto ganadores del Óscar que no podían siquiera ir a la ceremonia por esto mismo), pero en este caso Denis Villeneuve pudo organizar la agenda de Dune 2 para permitirse la ausencia de Florence Pugh. Y no me parece de mal pensados imaginar que si ya estaba en Venecia, entonces podría haber participado de la conferencia de prensa, pero que su ausencia quizás estuviera relacionada en cierto modo con evitar las preguntas incómodas y no alimentar las habladurías con la práctica de desmenuzar sus respuestas.

No obstante, lo que vino después no hizo más que alimentar el circo mediático que rodea a No te preocupes querida. Después de la rueda de prensa, donde Olivia Wilde halagó a Florence llamándola “maravillosa” y diciendo sentirse “honrada de tenerla como protagonista”, llegó el turno de la alfombra roja y la proyección. Florence Pugh llegó y posó para los fotógrafos, dio un espectáculo divertido con su compañero Chris Pine mientras él mismo le tomaba fotografías y acompañó al resto en la instantánea obligada de grupo. Pero nunca cerca de Olivia Wilde.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Olivia, en el centro como directora y líder del proyecto, acompañada por el resto pero con Florence siempre a un cuerpo de distancia. Y no es que intente seguir la misma táctica de los fans y desmenuzar sus actitudes ante la atenta mirada del mundo, sino que me remito a observar lo que resulta evidente. He cubierto cientos de alfombras rojas a lo largo de mi vida profesional. En festivales de cine y por todo el mundo, y suele ser habitual que la estrella protagonista pose junto al director, tanto como un símbolo de respeto mutuo o por sencillamente dejar retratado el momento que presentaron su trabajo al mundo. Florence es la estrella del filme, Olivia la directora en su segundo esfuerzo detrás de las cámaras tras la magnífica Súper empollonas. Que posaran juntas, se miraran, rieran al unísono -aunque fuera forzado- hubiera sido lo más normal de ver en la noche del lunes. Incluso me atrevería a pensar que hubiera acallado los rumores.

Pero no fue el caso. Sin embargo, si la alfombra roja no fue suficiente para disparar las habladurías, lo que vino después lo sentenciaría. Se sentaron en la misma fila pero a tres cuerpos de distancia (Chris Pine, Harry Styles y Gemma Chan).

Al terminar recibieron una ovación de a pie de cuatro minutos, emocionando a Florence Pugh que, en lugar de celebrar con la directora, mirarla, hacerle un gesto de gratitud, cualquier cosa, se giró hacia el otro lado para celebrar con otro de sus compañeros, Nick Kroll. El mismo al que Harry Styles optó por besar en los labios a modo celebratorio.

Mientras Olivia Wilde aplaudía en una punta, Florence optó por salir de la sala cuando llevaban tres minutos de aplausos, haciendo que el resto de compañeros le siguieran y la sala se quedara aplaudiendo sola. Según un reportero de Variety que se encontraba en el recinto, es probable que los aplausos hubieran seguido si Florence no hubiera salido. Muy diferente al baño de aplausos de seis minutos que Brendan Fraser dejó emocionado que le llovieran.

Para tratarse de una película tan acechada por rumores de discordia, muchos esperábamos un espectáculo más cercano que desmintiera el asunto o, al menos, calmara la sed de los fans por buscarle la quinta pata al gato en cada palabra, gesto o ‘like’ de sus estrellas. Según Variety, el equipo de Warner Bros. Discovery fue muy meticuloso en la alfombra roja, dando tiempo a cada estrella del trío protagonista -Olivia, Florence y Harry Styles- para posar a solas, saludar a los fans y luego tomarse la foto de rigor en grupo. Pero nunca dejándolos juntos y solos ante los focos.

Ver a Florence Pugh siendo tan comedida como siempre pero solo con un par de compañeros, y a Harry Styles lanzar el aparente escupitajo a Chris Pine que tiene a la red enloquecida comentando (analizando y desmenuzando) el asunto (vídeo debajo), son momentos que contrastan con la incomodidad encosertada que transmiten las imágenes del estreno. Personajes posando pero con una distancia que traspasa la pantalla, como con temor a lucir, decir o aparentar el mensaje equivocado. En lugar de contagiarnos la emoción de un proyecto conjunto.

Porque no sería de extrañar que hayan querido huir de los rumores con la estrategia de mantenerse neutrales, pero la ausencia de miradas cómplices, abrazos o celebración conjunta entre los tres - o entre la directora y su estrella, así como la directora y su novio o la pareja de la historia- no hizo más que acentuar la sensación de que estaban forzando el asunto. Y, en consecuencia, conseguir que muchos terminemos creyendo que algo pasa.

No te preocupes querida se estrena el 23 de septiembre.

Más historias que te pueden interesar: