El fenómeno fan tras 'After', la versión adolescente de 'Cincuenta sombras de Grey'

·8 min de lectura

Por Alberto Cano.- La saga After, adaptación de los libros románticos para adolescentes escritos por Anna Todd, aterrizó en los cines en abril de 2019. En aquel momento, desconocía por completo todo lo que rodeaba a esta franquicia y pensé que se trataría de otra película destinada al fracaso a la hora de abordar un fenómeno literario que también me era ajeno. Pero nada más lejos de la realidad. Su primera película, After. Aquí empieza todo, logró estrenarse en nuestro país siendo Nº1 en taquilla y recaudando 2,8 millones de euros durante su recorrido en salas, un éxito que, aunque no se repitió en Estados Unidos donde apenas recaudó 12 millones de dólares, se extendió por toda Europa y convirtió a esta saga en una nueva franquicia cinematográfica. 

Y es que detrás de After -cuya tercera entrega aterriza el 3 de septiembre en cines de España- se esconde un inmenso fenómeno fan del que no muchas sagas pueden presumir.

Hero Fiennes-Tiffin y Josephine Langford en After. En mil pedazos (Foto: Diamond Films)
Hero Fiennes-Tiffin y Josephine Langford en After. Almas perdidas (Foto: Diamond Films)

Para los que no conozcan After -que si pasas la treintena es probable que ni hayas oído de ella- se trata de una historia que tiene su origen en un fanfiction de Harry Styles, un relato que fue escrito cuando el cantante de Sign of the Times saltó a la fama con One Direction a principios de la década de 2010. La artífice del proyecto fue Anna Todd, escritora que, bajo el seudónimo de Imaginator1D, en 2013 empezó a utilizar la app de Wattpad (plataforma para la publicación de fanfictions) para subir un capítulo casi diario sobre esta historia entre el romance de una inocente chica recién llegada a la universidad con el ex One Direction, quien era descrito como un joven con un misterioso y oscuro pasado.

Tal fue el éxito que After no tardó en saltar del mundo digital a las páginas de los libros y en convertirse en una saga de cuatro volúmenes, aunque eso sí, eliminando toda referencia a Harry Styles o a One Direction y cambiando los nombres de los personajes. Y obviamente, después llegó un avispado estudio de cine a hacerse con los derechos. Primero Paramount optó a hacer su adaptación cinematográfica en 2014, aunque el proyecto fue retrasándose hasta que finalmente fue la productora Aviron Pictures quien la llevó a cabo en 2019.

Bien es cierto que su repercusión durante todos estos años ha ocurrido dentro de círculos juveniles y adolescentes, por eso tal vez ha pasado mucho más desapercibida que otras sagas como Cincuenta sombras de Grey. Y pongo este ejemplo porque curiosamente su origen es el mismo, que si recordamos, estos libros eróticos escritos por E.L. James también surgieron en la red como un fanfiction de Crepúsculo. Además, After, al igual que Cincuenta sombras, también se trata de una historia repleta de sexo y de controvertidas relaciones de pareja en donde impera la toxicidad.

Mismamente me remito al argumento de la primera película, donde Hardin (Hero Fiennes Tiffin, sobrino de Ralph y Joseph Fiennes), el protagonista que representaba a Harry Styles, utiliza a la joven Tessa (Josephine Langford), la coprotagonista de la historia, como moneda de cambio para una apuesta en la que se compromete a hacerla perder la virginidad. Y aunque en la adaptación cinematográfica se cortaron mucho a la hora de adaptar el libro, en el texto original había momentos tan problemáticos como Hardin mostrando a sus amigos la sábana manchada de sangre y un condón usado como prueba de haber hecho perder a Tessa su virginidad. Y a partir de aquí, se daba rienda suelta a ese juego de discusiones, idas y venidas en las relación, comportamientos posesivos y momentos sexuales de la misma forma que en Cincuenta sombras, donde Anastasia Steele prefería ser víctima de los controvertidos caprichos sexuales de Christian Grey antes que renunciar a sus encantos.

Imagen promocional de After. Almas Perdidas (Diamond Films)
Imagen promocional de After. Almas Perdidas (Diamond Films)

Pero como digo, aunque haya pasado más desapercibido que Cincuenta sombras para el público ajeno al fenómeno, lo cierto es que su base fan es inmensa. Con una filmografía escasa o sin grandes éxitos más allá de esta saga -sobre todo ella- sus actores suman entre 7.5 millones de seguidores en Instagram para Hero Fiennes y 3.8 millones, Josephine. Si hacemos una búsqueda de perfiles relacionadas a las películas, encontramos varias decenas de cuentas dedicadas a la saga en redes sociales, mientras que el tráiler de su tercera entrega lanzado en febrero de este año ha sido visto más de 10 millones de veces en YouTube. Es decir, si tenemos en cuenta que los tráileres de películas dirigidas a un target más amplio, como Top Gun: Maverick o Un lugar tranquilo 2, fueron vistos unas 18 y 17 millones en el mismo portal, entonces lo de After con bajo presupuesto y un grupo más reducido de público, evidencia un nicho importante.

Yo mismo me quedé perplejo en cuanto descubrí todo lo que movía After, porque tampoco tenía ni idea de estar ante una saga con una admiración semejante. Y me remito a mi propia experiencia. El año paso pasado, cuando para el estreno de la segunda película, After. En mil pedazos, entrevisté a los actores protagonistas Josephine Langford y Hero Fiennes-Tiffin, mis redes sociales se llenaron al instante de miles de retuits, me gusta y nuevos seguidores con fans de todo el mundo deseando saber todo acerca de la nueva entrega de After y lo que me contaron los intérpretes.

Y lo mismo este 2021 con After. Almas perdidas, la tercera y penúltima película de la saga. En cuanto escribí en Twitter e Instagram que iba a entrevistar a sus actores, mis notificaciones se llenaron al instante de miles de peticiones de preguntas y de deseos de conocer cuanto antes el contenido de la entrevista e incluso la ropa y peinado que llevaban los protagonisas. Algo que en mis años de periodista no me había pasado jamás. Únicamente recuerdo algo similar con fans de David Bisbal y Chenoa cuando tuve ocasión de entrevistar a dichos artistas, pero no a un nivel tan grande.

Y fuera de mi experiencia, vuelvo a remitirme a los datos de taquilla. Más allá del éxito de la primera película, que en todo el mundo logró casi 70 millones ante un reducido presupuesto de solo 14, la segunda parte After. En mil pedazos volvió a obtener grandes cifras en medio de uno de los peores momentos de la pandemia y aún con un estreno en streaming en varios mercados. Mismamente, en España logró liderar la taquilla en su estreno en septiembre de 2020, recaudar un total 2,6 millones de euros y reunir a casi medio millón de espectadores en un año donde dichas cifras eran casi utópicas ante la dura crisis a la que se enfrentaban las salas de cine.

En total, esta segunda entrega cerró su recorrido en todo el mundo con 47,9 millones de dólares, que fue inferior a su predecesora, pero como digo, ocurrió en medio de la pandemia y con muchos países apostando por estrenarla en streaming. Sin ir más lejos, su estreno para venta y alquiler online en EEUU la colocó como la película más alquilada en Google Play y Apple TV en sus primeras dos semanas. Y aunque puedan parecer cifras muy bajas en comparación con el margen de entre 300 y 400 millones en el que se movieron las películas de Cincuenta sombras de Grey, lo cierto es que, al contrario que las películas de Jamie Dornan y Dakota Johnson que se dirigen a un amplio espectro del público adulto, las entregas de After se ven mucho más limitadas al tener un target más adolescente de entre los 12 y 20 años. De todos modos, cabe destacar que si bien las dos primeras partes fueron calificadas como no recomendadas para menores de 12, la tercera llega a España con una calificación más alta por su contenido sexual, dirigida entonces a mayores de 16.

Además, con Cincuenta sombras hablamos de una producción más ambiciosa desarrollada por una major como Universal mientras que After es una película de menor presupuesto producida por un estudio pequeño. Pero ni esto, ni sus malas críticas, ha impedido que el fenómeno fan crezca a raudales en los últimos dos años y en pandemia. Y es que con esta saga sucede algo asombroso: la crítica especializada siempre la ha destrozado, tachándola de 'genérica', 'amateur', 'basura' y 'con personajes ilógicos', sin embargo, sus seguidores la aplauden con pasión absoluta. Por ejemplo, en la web de recopilación de críticas RottenTomatoes, la primera entrega tiene un desaprobado de la crítica del 18%, mientras la segunda fue peor recibida con un 13%. No obstante, las puntuaciones de usuarios le han dado un 68% y 93% respectivamente, demostrando el fervor por una secuela destrozada por los especialistas pero adorada por fans ya enganchados a la historia. Dos polos completamente opuestos. 

Y sinceramente me resulta fascinante e incluso bonito, puesto que creo que todos en nuestros años de adolescencia hemos vivido más fervientemente que nunca pasiones por películas, series, libros o artistas. Y que se creen comunidades en torno a ello donde poder compartir tu admiración con más personas me parece la manera más bonita de disfrutarlo. 

Si te interesa descubrir este fenómeno fan adolescente puedes encontrar After. Aquí empieza todo (2019) y After. En mil pedazos (2020) en Amazon Prime Video, mientras After. Almas perdidas (2021) llega a las salas el 3 de septiembre.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente