Cómo afecta la menopausia y el descenso de estrógenos a nuestra piel

Por Cuca Miquel
Photo credit: Getty Images

From Diez Minutos

  • Planta cara a la menopausia y luce igual de bella.
  • La reducción de estrógenos, el principal problema de la menopausia que también afecta a nuestra piel.

El estrógeno es una hormona sexual femenina que procede de los ovarios y cuida de la salud y el bienestar de las mujeres. Existe una relación directa entre estrógenos y menopausia ya que llegado ese momento la producción de los estrógenos y la progesterona es mucho menor y sus efectos se notan y se sienten en la piel.

Los efectos de la disminución de esos estrógenos hace que aparezcan los sofocos, que puedas tener dificultad para dormir, cefaleas, ansiedad, nerviosismo, sequedad de la mucosa vaginal, pérdida de calcio en los huesos... y, como no, la piel sufre esa disminución de estrógenos. Gracias a ellos, aumenta el agua de la piel, por eso hasta la menopausia, nuestra piel se ve mucho más gruesa y las arrugas no son tan visibles. La menopausia suele aparecer entre los 45 a 55 años.

Photo credit: Getty Images

También ayudan en la formación de colágeno y elastina, que son las fibras que le dan sostén a la piel y la sustancia en la que están inmersas esas fibras llamada 'sustancia fundamental' está llenita de ácido hialurónico y de distintos minerales. Cuando los estrógenos bajan, el ácido hialurónico desciende y empieza la destruccion del colágeno; en los cinco años posteriores a la menopausia hay una destrucción de un 30% de colágeno, así que por eso es muy importante comenzar con cremas y tratamientos activadores del colágeno antes de la menopausia.

Los estrógenos además son vasodilatadores y eso llevado a la piel significa que hay un aumento de la irrigación sanguínea con los nutrientes necesarios para tener la piel joven.

La falta de estrógenos afecta a los lípidos, la glándula sebácea aumenta de tamaño pero disminuye la producción sebácea y eso convierte a la piel tersa en una piel más fina, desvitalizada, frágil y sin barrera cutánea ya que los lípidos de esa barrera también se destruyen y por eso la piel se queda sin su primera defensa.

Photo credit: Getty Images

El no dormir debido a la menopausia rompe el ritmo cardiaco de la piel y por eso se apaga, se pierde luminosidad y los estrógenos además son un potente antiinflamatorio y antidepresivo.

Como consejo os propongo que si no queréis que la piel sufra mucho en la menopausia debéis usar serum de ácido hialurónico, vitamina C y antioxidantes. Y, a partir de los 40, ponte cremas con retinol, ceramidas, y demás ácidos grasos para compensar esa falta de lípidos y fomentar la producción de colágeno. Y no olvides huir del sol en la cara ya que el sol es el mayor consumidor de colágeno.