Cómo afecta el estrés a tu suelo pélvico y cómo puedes solucionarlo

·2 min de lectura
Photo credit: AnVr - Getty Images
Photo credit: AnVr - Getty Images

Jornadas interminables en el trabajo, en el atasco o el transporte público, agendas llenas de planes que se solapan, sacar tiempo para ir al gimnasio, a tu clase de yoga, recoger a tus hijos del colegio, hacer la compra, rutina de skincare antes de dormir, sesión de batchcooking los domingos... Las semanas son una verdadera vorágine, normal que el estrés haya pasado a formar parte de nuestras vidas. Y aunque hemos recurrido a remedios para combatirlo como la meditación o las infusiones para reducir la ansiedad, sus efectos son muchas veces inevitables.

El estrés afecta a muchas partes de nuestro cuerpo que, probablemente, ni si quiera nos habíamos parado a pensar en ello. Puede provocar gingivitis, ¿lo sabías? Y también afecta a nuestro suelo pélvico.

Pero no nos alarmemos, podemos frenar sus efectos, y revertirlos. Para ello lo mejor es siempre contar con los mejores consejos de profesionales, por eso vamos a poner en práctica los tips que desde Intimina nos dan:

¿Cómo afecta el estrés al suelo pélvico?

"Cuando estás tensa o te sientes nerviosa, ¿te encuentras alguna vez apretando los músculos del glúteo? Aunque se trata de una respuesta normal, cuando se produce por estrés crónico, puede provocar todo tipo de trastornos del suelo pélvico, desde dolor durante las relaciones sexuales, prolapso de órganos pélvicos o dolor lumbar hasta disfunción de la vejiga y estreñimiento".

Consejos para aliviar el estrés

Por otro lado, fortalecer los músculos del suelo pélvico puede facilitar la liberación y relajación consciente cuando te encuentres apretando demasiado mientras estás estresada. Los ejercicios de Kegel ayudan a controlar conscientemente la musculatura pélvica. Para aquellas personas que necesiten ayuda adicional para realizar los ejercicios de Kegel correctamente, los ejercitadores vaginales y los dispositivos inteligentes como KegelSmart pueden ayudar.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Mejores formas de relajar los músculos del suelo pélvico

  • Postura del niño

Comienza a cuatro patas y ve situando lentamente las caderas sobre los pies. Puedes poner una almohada o algo similar entre los talones y la pelvis. Después, extiende los brazos o mantenlos doblados bajo la cabeza. Mantén esta postura de treinta a sesenta segundos, y respira suavemente.

  • Bebé feliz

Túmbate de espaldas y sube suavemente las rodillas hacia el pecho, pero mantenlas apuntando hacia los lados. Coloca las manos detrás de los muslos o las rodillas.Aguanta y respira profundamente durante unos treinta o sesenta segundos. Si esto ejerce demasiada presión sobre las rodillas o las caderas, puedes apoyar los tobillos y los pies en una silla y dejar que las rodillas caigan suavemente hacia los lados mientras estás tumbada sobre la espalda.

  • Sentadilla profunda con apoyo

Apóyate en una pared y deslízate lentamente hacia abajo hasta quedar en posición de cuclillas. La parte baja de la espalda debe permanecer contra la pared. Si te duele la cadera o la rodilla o tienes dificultades para ponerte de cuclillas, puedes utilizar una almohada o un taburete debajo de las caderas. Mantén la sentadilla de treinta a sesenta segundos y respira profundamente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente