La afección de la Reina Letizia que le puede impedir llevar tacones

·2 min de lectura
Photo credit: Europa Press News - Getty Images
Photo credit: Europa Press News - Getty Images

Estamos acostumbradas a ver a a la Reina Letizia con tacones, tanto en eventos más formales como el los paseos por Mallorca que hace la Familia Real cada verano. Si no son tacones, son cuñas o plataformas, la Reina mide 1,70 y es difícil llegar a la altura del Rey, que está en 1,97. Pues bien, últimamente esto ha cambiado. La reina ha dejado de lado los zapatos altos y los ha sustituido por sandalias y alpargatas, incluso en celebraciones como la ceremonia de clausura de Atlántida Film Fest que se celebró a finales de julio.

Lo que en un primer momento parecía ser una elección estilística diferente, ha resultado tener un motivo mucho más allá. La Reina padece metatarsalgia, una afección muy dolorosa que, en ocasiones, le impediría llevar tacones. De acuerdo con la información de Top Doctors, "se trata de un dolor en la región anterior del pie, provocado por la compresión de los nervios situados entre los huesos metatarsianos de los pies. La lesión también puede aparecer por la sobrecarga de la cabeza de los metatarsianos. En cualquier caso, provocan un dolor que se intensifica al caminar o apoyar dicha zona del pie".

Síntomas de la metatarsalgia

  • Dolor fuerte, continuo e intenso justo detrás de los dedos del pie.

  • Dolor que empeora cuando te pones de pie, corres, doblas el pie o caminas, en especial descalzo sobre una superficie dura, y que mejora cuando descansas.

  • Dolor agudo o punzante, entumecimiento u hormigueo en los dedos del pie.

  • Sensación de tener una piedra en el zapato.

Una de las causas que podría apuntar a ser la que le ha ocurrido a la Reina es el uso prolongado de calzado inadecuado, estrecho, de tacón y punta estrecha. Y para aliviar el dolor, los expertos recomiendan desde la aplicación de hielo y masaje con crema antiinflamatoria, terapia física como ultrasonidos e infiltraciones. En ocasiones también se indica la administración de antiinflamatorios orales, cambiar o disminuir la actividad deportiva evitando giros e impactos del pie sobre el terreno y usar calzado correcto.