La adversidad que se esconde tras las sonrisas de Paz Padilla en Instagram

Cualquiera que alguna vez haya navegado virtualmente por las imágenes que Paz Padilla comparte en su cuenta personal de Instagram sabrá que la presentadora es la alegría de la huerta. Lo más significativo es que de un tiempo a esta parte a la gaditana se le acumulan las calamidades y aun así no ha dejado de sonreír de cara a la galería. Una circunstancia que se torna chocante si tenemos en cuenta la última desdicha que sobrevuela sobre la también actriz. Y es que según recoge en exclusiva la revista Lecturas, debe hacer frente a una deuda millonaria tras su despido de Sálvame a raíz de una bronca con su compañera de plató Belén Esteban.

©Mediaset
©Mediaset

Tras la muerte de su madre Dolores y de su marido Antonio Juan Vidal con apenas unos meses de diferencia el pasado 2020, Paz Padilla se refugió en su trabajo en televisión para seguir adelante. Sin embargo, con la presentadora se ha cumplido aquello de que las desgracias nunca vienen solas ya que poco tiempo después de renovar su contrato de larga duración con Mediaset España, el grupo audiovisual ha prescindido de ella.

La humorista trabajaba desde hacía trece años en Mediaset, sin embargo, un enfrentamiento con Belén Esteban le hizo perder la paciencia y abandonar Sálvame en pleno directo. A la gaditana le reventó que la conocida como princesa del pueblo le acusara de no creer en la vacuna contra el coronavirus, llegando a sembrar la duda sobre si estaba o no vacunada. Ahora el público sabe que el hecho de que Paz Padilla se quitara el pinganillo tuvo sus consecuencias.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Si bien este episodio puso punto final al trabajo de Paz Padilla en Mediaset, la realidad es que la humorista no ha perdido ni la sonrisa ni esa gracia andaluza que tanto le caracteriza. Al menos en sus publicaciones de Instagram. Sin ir más lejos, mientras que compañeros de plató como Anabel Pantoja confirmaban las peores sospechas sobre el futuro de la gaditana en el magacín vespertino de Telecinco, ésta hacía oídos sordos a los rumores y se limitaba a compartir su felicidad en la red social de los filtros.

No obstante, todo apunta a que las apariencias engañan porque bajo esa aparente dicha que Paz Padilla muestra a sus seguidores, sobre todo estos últimos días en los que sus pasos laborales le han llevado hasta México, se esconde una verdadera calamidad. Y es que según informa Lecturas, la presentadora se endeudó el pasado año tras renovar su contrato de larga duración con Mediaset. Es decir, el despido fulminante de televisión ha llegado en el momento más complicado de la gaditana ya que se produce solo unos meses después de que hiciera una gran inversión económica.

Mediaset ha rescindido el contrato con Paz Padilla justo ahora que tiene que hacer frente a la abultada cifra de 860.000 euros que suman dos hipotecas firmadas el año pasado cuando nada hacía presagiar su cese televisivo. Por tanto, la cómica tiene por delante un complicado obstáculo que va a tener que salvar si no quiere ahogarse entre deudas. Y es que, fundamentalmente, en 2021 adquirió el inmueble de sus sueños haciendo una gran inversión económica de 630.000 euros: un ático con vistas al mar en su Cádiz natal de 300 metros cuadrados que cuenta con cuatro terrazas, cinco dormitorios y tres cuartos de baño.

Si bien a simple vista el futuro se presenta complicado para Paz Padilla, ya que dejará de contar con una suculenta nómina que tenía fija por cuatro años más en Mediaset, cabe señalar que la humorista cuenta con varios proyectos para hacer frente a esta deuda millonaria contraída justo antes de ser despedida. Por un lado, mantiene un proyecto empresarial en el sector textil junto a su hija Anna Ferrer y también prepara una película sobre su vida. Vamos, que todo parece indicar que nuevos horizontes se abren para la cómica tras su despido televisivo del que, por cierto, ha intentado restar importancia como se vio la pasada semana cuando comentó que a quién no le habían despedido alguna vez.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Por otro lado, la presentadora se ha refugiado en la obra El humor de mi vida, que es una adaptación teatral del libro homónimo en el que cuenta el romance con su marido fallecido hace dos años a causa de un cáncer. Una representación que le está dando muchas alegrías ya que, de hecho, la humorista ha viajado a México precisamente para reunirse con un empresario para desarrollar esta historia al otro lado del charco.

Asimismo, hay que subrayar que Paz Padilla siempre se ha caracterizado por invertir el dinero ganado tras convertirse en uno de los rostros más importantes de Mediaset con su rol de presentadora de Sálvame y su papel de actriz en La que se avecina. De hecho, la humorista cuenta con varias propiedades: en Cádiz tiene un piso, en El Barraco (Ávila) una casa hotel, en Premià de Mar una vivienda unifamiliar y en Villaviciosa de Odón un apartamento.

Claro que también hay que tener en cuenta la demanda que Paz Padilla interpuso el pasado 9 de febrero contra Mediaset, PubliEspaña y La Fábrica de la Tele por un despido que bajo su punto de vista es improcedente. Según recoge El Confidencial Digital, el proceso se celebrará el próximo 31 de mayo a las 09:10 horas de la mañana en el Juzgado de lo Social nº 47 de Madrid. Es decir, la cómica ha tomado acciones legales, reclamando una indemnización adicional por un importe de 20.000 euros.

Ahora bien, dejando a un lado que haya tomado medidas legales y teniendo presente la exclusiva de Lecturas, parece que no hay que fiarse de todo lo que cuelga Paz Padilla en su perfil de Instagram. Y es que todo apunta a que la realidad que ahora mismo atraviesa no se basa ni mucho menos solo en sus publicaciones donde la vida es jauja y de color de rosa. Porque por mucho que en esta red social la humorista se muestre calmada e incluso haya quitado hierro al asunto de su despido con imágenes sonrientes, tiene que hacer frente a una deuda millonaria justo en su peor momento laboral.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset