Adriana Abenia no entiende que se puede ser gorda, sana y modelo

·6 min de lectura
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 11: Adriana Abenia attends the GQ Men Of The Year awards at The Westing Palace hotel on November 11, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)
Adriana Abenia asocia la obesidad con la enfermedad y dice que no pueden ser objeto de campaña publicitaria. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)

La presentadora Adriana Abenia se debe creer que porque ella tiene un cuerpo normativo y es la típica ‘rubia Barbie’ todas las mujeres tenemos que ser así y otros tipos de cuerpos no son válidos como modelo a seguir.

Esta ignorancia y la gordofobia que ha demostrado en redes sociales han desatado una polémica (esperada) que es triste tener que relatar en pleno 2022. Pongámonos en situación: Adriana Abenia comparte una story de una marca que anuncia bañadores mostrando cuerpos reales de distintas mujeres que lucen sus prendas veraniegas.

Hay varias mujeres delgadas, de peso considerado "normal" y una modelo con sobrepeso. Pues bien, mientras que a Abenia no le duelen los ojos al ver a las modelos consideradas de “peso saludable” a su parecer, sí se ha tomado su tiempo para opinar sobre el cuerpo de la que, según ella, padece obesidad.

Si el feminismo tuviese normas, una de las más básicas sería ‘no opines sobre cuerpo ajeno’ pero igual Adriana no sabe que en esta vida, no todo se basa en el físico. Pues bien, el caso es que la rubia ha colgado la foto del anuncio y ha escrito: “Soy la primera que defiende la diversidad de cuerpos en la mujer, una mujer puede ser preciosa y verse bonita, tenga una S o una XL. Pero, sinceramente, hacer apología de enfermedades como la obesidad me parece peligroso”.

Ya su texto inicia con una justificación “soy la primera que defiende bla bla PERO…”, esto es como lo de “yo no soy racista pero…” o lo de “tengo muchos amigos gays pero..” el temido “pero” es el que esconde la opinión real y, en este caso, muchos la han considerado gordofobia en toda regla.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

No contenta con esto, prosigue: “Estar obeso no es sano y no debería ser objeto de una campaña publicitaria, al igual que estar en los huesos. Seamos honestos, la obesidad acarrea problemas como diabetes, accidentes cerebrovasculares, cáncer, hipertensión…”. Es tan injusto usar el cuerpo de alguien a quien ni conoce para relacionarlo (solo por su aspecto exterior) con enfermedades y estigmas de salud que son el argumento primordial del ataque gordofóbico.

Pero es que, además, Adriana se corona diciendo: "Por supuesto que las personas que sufren esta enfermedad tienen derecho a vestirse, pero no sirva como ejemplo estético para otras mujeres, da lugar a equívocos”. ¿Perdona? ¿Que las personas con obesidad no pueden servir de ejemplo estético? ¿Y eso quién lo dice? ¿Adriana o la sociedad que nos lleva décadas comiendo el cerebro para que estemos todas delgadas al extremo o esqueléticas con culos XXL?

Es de vergüenza, sobre todo la frase “tienen derecho a vestirse” pero no tienen derecho a ser ejemplo, ¿pero quién se ha creído para sentenciar semejantes barbaridades? Afortunadamente, mi indignación es compartida y son muchos los usuarios de redes sociales que le han reprochado esta publicación dañina.

Que alguien le diga a Adrián Abenia que existir ni es hacer apología de nada. Es acojonante seguir leyendo esto en 2022. Hace mucho daño.” Este comentario de un usuario es totalmente acertado a mi parecer y es que, como bien dice, esos cuerpos son reales y el hecho de mostrarlos no es hacer apología de nada.

Llevamos años viendo un modelo de mujer sobre la pasarela y en la publicidad y ahora que por fin la sociedad está despertando hacia la inclusión de los cuerpos que sí son reales y que tiene gran parte de la población, resulta que a personas como Abenia parece que les aterra o les molesta y el simple hecho de ver a una modelo no normativa ya es considerado ‘apología’.

Cuando otro twittero decía que si a las personas gordas se les tiene que recomendar adelgazar, una usuaria la respondía con acierto: “No, no se le ha de recomendar nada a nada, salvo que conozcas a esa persona y te haya pedido tu opinión. La gente sabe cuando le sobran o le faltan kilos, nadie necesita recomendaciones no pedidas. Y el anuncio no promueve nada, simplemente nuestra cuerpos que existen, punto.”.

Otra twittera apuntaba: “Se pensará q está haciendo un favor y lo q hace es perpetuar problemas alimenticios para tener un físico normativo, para no desentonar. Mostrar cuerpos diversos no es hacer apología d nada. Es la realidad del mundo en q vivimos.”

Además de que son cuerpos reales y es genial que se muestren en la publicidad para normalizar la normalidad (que ya es triste tener que hacerlo a estas alturas de la vida), también hay que desterrar la idea de que un cuerpo gordo es un cuerpo enfermo y, bajo esa premisa, otra internatura se plantea: “Esta señora ha visto las analíticas, pruebas diagnósticas e informes médicos en general de estas señoras para saber cuál de ellas tiene mejor salud física y mental? PREGUNTO”.

La presentadora Tania Llasera se ha pronunciado también intentado ‘educar’ a Adriana en lo que es la gordofobia y, sobre todo, el respeto a los demás cuerpos. Diciéndole que, por cierto, esa mujer a la que ha expuesto públicamente para hablar de sus kilos sin conocerla de nada es una famosa surfista llamada Malia Kale Opaa.

Tania ha aprovechado para decirle a Abenia: “Llevamos décadas viviendo modelos de tallas imposibles como lo normal. Poe fin la diversidad que vemos en las calles llega a la publicidad ahora ¿resulta que es apología de la obesidad? Te lo digo con amor: Demagogia barata es estigmatizar el peso como poco saludable, poco atractivo, poco apetecible de ver con el tan manido ‘te lo digo por tu bien’ como escudo.

Hay miles y millones de niñas que miran estos anuncios y por fin se ven representadas y que con lágrimas en los ojos se sienten validadas. Lo importante es la salud pero para empezar, lo primordial es la salud mental.”, concluye añadiendo además que “quedo que quede claro que lo que dices me representa cero patatero, fin”.

Más clara no ha podido ser Tania y es que Adriana, quiero pensar que por pura ignorancia y sin maldad ni el bodyshaming y odio que conlleva la gordofobia, debería revisar sus valores y escuchar a una comunidad que, quizá, le puede enseñar una valiosa lección: deja de juzgar cuerpos ajenos o, en palabras literarias, no juzgues un libro por su portada.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente