El final de la trampa publicitaria de los alimentos ‘sin gluten’

Jaime Quirós
·3 min de lectura

El principal objetivo de la industria alimentaria es vender sus productos. La necesidad de generar beneficios empresariales está a veces incluso por encima de nuestra salud. Está claro que todo lo que se encuentra actualmente en el mercado ha pasado ciertos requerimientos sanitarios, pero por otro lado, está más que comprobado que el consumo prolongado y en grandes cantidades de determinados productos –como el azúcar, presente en infinidad de productos– es perjudicial para la salud.

Esta crítica no recae sobre todos los actores de la industria alimentaria, pero sí sobre una gran mayoría, que de forma perspicaz intenta camuflar las carencias nutritivas de sus productos bajo unas etiquetas que confunden por no ser no ser precisas, o bien, no ser del todo necesarias, como las de ‘Sin gluten’ o ‘Vegano' para determinados alimentos.

Modas y etiquetas sin sentido

El mercado de la alimentación va más allá de nuestras necesidades reales, que pueden cubrirse perfectamente con alimentos frescos y poco procesados.

Para conseguir vender productos procesados o ‘insanos’ la industria crea necesidades que no existen, pero también capta las tendencias del mercado para abastecernos de productos novedosos justo en el momento en que estamos dispuestos a comprarlos.

Por este motivo, atenta a las modas alimentarias para beneficiarse económicamente de ellas, la industria se ha subido la ola de glutenfobia de los últimos años. Ahora, la etiqueta "sin gluten" sirve para vender todo tipo de productos, tenga sentido o no.

También de interés:

La etiqueta "Sin Gluten" solo podrá utilizarse en aquellos alimentos que pudieran contenerlo de forma natural. Foto: Getty Creative.
La etiqueta "Sin Gluten" solo podrá utilizarse en aquellos alimentos que pudieran contenerlo de forma natural. Foto: Getty Creative.

¿Por qué? Se popularizaron unos presuntos estudios sin evidencia científica que señalaban a esta sustancia –habitual en el trigo, la cebada, el centeno y, en menor medida, la avena– provocaba malas digestiones y era además un obstáculo para perder peso.

Ahora, la creencia popular que identifica gluten como algo negativo se ha generalizado y los productores de alimentos lo han aprovechado para utilizar la alegación ‘Sin gluten’ como atractivo publicitario para sus productos. Muchos de los productos que encontramos en los supermercados, ni siquiera necesitan esta aclaración porque no contienen gluten de forma natural.

Un alimento que no contiene gluten no es más recomendable que uno que sí que lo tiene, a no ser claro que seas celíaco o intolerante.

Nueva regulación

Por este motivo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) y los Ministerios de Agricultura y de Consumo han determinado que el “Sin Gluten" solo podrá señalarse en la lista de ingredientes de aquellos alimentos que puedan contenerlo de forma natural.

Solo se podrá señalar de forma informativa cuando sea útil para los consumidores saber si un producto lleva gluten o no, de la misma forma se hace con otros ingredientes o compuestos que pueden producir alergias o intolerancias a algunas personas, como es la lactosa.

Competencia desleal

El abuso sistemático que determinadas marcas de la mención "Sin gluten" puede inducir al consumidor al error por hacerle pensar que los demás productos similares que no incluyen esta etiqueta sí podrían llevar gluten. Además, se puede incurrir en una práctica de competencia desleal, haciendo creer a los usuarios que el producto tiene una ventaja respecto a los demás que no es real.

Esta nueva normativa ha llegado un año después de que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunciara que los supermercados se habían llenado de alimentos con la etiqueta “Sin gluten”, como las verduras al natural o los mejillones en conserva, hasta el punto de multiplicarse por 13 en apenas 6 años. De forma aclaratoria, la OCU lo explicaba así en su comunicado: “¿Es mejor una leche, unos espárragos o unas anchoas ‘sin gluten’? No, simplemente es innecesario que estos productos lleven una etiqueta indicando que no llevan gluten: este tipo de productos no podrían llevarlo, por su composición”.

La aclaración ‘Sin gluten’ debería ser ayuda a los celíacos y no utilizarse con fines publicitarios para atraer a consumidores persuadidos de que el gluten es dañino para la salud.

VIDEO | Cucharillas, copas de agua y un tren de juguete: así logra interpretar música clásica

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias