Adiós a la playa, ahora lo que se lleva es el tanatoturismo gracias a las series y películas sobre tragedias reales

¿Dónde quedaron esas vacaciones en la playa llenas de sol, arena y mar? Pues, por lo que parece, ya es historia. Turismo esotérico, ufológico, espacial, sexual…hay para todos los gustos. Pero cuando creíamos haberlo visto todo, va y llega una nueva tendencia que está marcando un hito este verano: el tanatoturismo.

“¿Y esto qué es?” se preguntarán muchos. Y no, no son visitas al tanatorio pero… ¡casi! Según la RAE, es lo mismo que “turismo oscuro, “de duelo” o “de catástrofe”. Debido a la explosión de series marcadas por la tragedia, el drama humano y los argumentos oscuros ocurridos en la vida real, los empresarios han visto un nicho para crear este tipo de visitas sólo aptas para aquellos con ganas de emociones fuertes y llenas de vértigo (si eres miedoso, mejor un viajecito al Caribe).

Imagen promocional de El caso Alcásser (Netflix)

El tanatoturismo te invita a lugares sobrios, fríos y tenebrosos donde se llevó a cabo algún crimen macabro o catástrofes nefastas para la humanidad. La Zona Cero de Nueva York con el homenaje a las víctimas de los atentados a las Torres Gemelas, los campos de concentración de Auschwitz o los escenarios de clásicos de terror como La matanza de Texas son algunos de los lugares que hasta ahora venían siendo habituales en el turista que pasa por dichas zonas. Sin embargo, la tendencia ha cambiado y gran parte de la culpa por querer visitar los escenarios donde ocurrieron algunas de las atrocidades de la humanidad la tienen las series. Hablamos de docuseries o dramatizaciones de éxito como El caso Alcásser o Conversaciones con asesinos: las cintas de Ted Bundy en Netflix, Chernobyl en HBO y la fascinación reciente por el asesinato de Shaton Tate y la figura de Charles Manson provocadas por películas como Érase una vez en… Hollywood, así como series que contarán con el líder de su secta como personaje, como Mindhunter.

[La figura de Charles Manson hace su debut en el tráiler de la segunda temporada de Mindhunter]

Cementerios, casas abandonadas, zonas del crimen y cárceles son algunos de los muchos espacios que se han puesto de moda este verano. El visitante quiere vivir, o al menos imaginar, en sus mismísimas carnes cómo fue ese momento oscuro, aterrador y sangriento que acabó con la vida de sus protagonistas de manera desgarradora. O sea, un poquito de masoquismo al cuerpo, hablando en plata.

No hay que más que echar un vistazo en Instagram y encontrar cientos de turistas tomándose selfies y fotos varias en sitios salidos de las series sobre tragedias macabras. Sin ir más lejos, el éxito de la crónica sobre el accidente nuclear de Chernóbil de HBO hizo que las agencias de la zona y de la ciudad fantasma de Prípiat registraran un aumento de turismo del 40% desde el estreno del primer episodio según publicó Reuters. Tal es el furor que el escritor de la serie rogó a los turistas que sean “respetuosos” con el lugar tras surgir decenas de fotografías inapropiadas en la zona. Allí, los visitantes deben pasar un control militar de pasaportes y son escaneados para detectar los niveles de radiación, y aunque no necesitan llevar trajes protectores, sí les piden que no toquen nada.

Margot Robbie como Sharon Tate en Érase una vez en... Hollywood, estreno el 15 de agosto (Autor: Andrew Cooper, © 2019 CTMG, Inc. All Rights Reserved. Propiedas de Sony Pictures Entertainment)

Algo parecido está sucediendo en Valencia tras el estreno de la docuserie sobre el caso del asesinato de tres adolescentes en Alcásser, en donde los turistas se acercan a visitar las zonas donde ocurrió el terrible suceso según publican periódicos locales como Levante a través de EFE.

[El caso Alcàsser de Netflix: el día que Nieves Herrero admitió que su cobertura en directo fue un error]

Mientras tanto, la nueva película de Quentin Tarantino sobre el fin de la inocencia en Hollywood en 1969 con el asesinato de Sharon Tate también ha despertado “otro” turismo oscuro en la ciudad. Al cumplirse el 50 aniversario del asesinato de la actriz y otros cuatro amigos en manos de los discípulos de Charles Manson, las agencias han visto un nicho para explotar el suceso a través del turismo. Se trata de la ruta Helter Skelter, el supuesto camino de crímenes que siguió la Familia Manson que si bien lleva activa desde hace un tiempo, está viviendo un furor sin precedentes. “Nunca he visto este nivel de atención” dijo el fundador de Deadly Departed Tours, Scott Michaels, a AFP. Afirma que desde está organizado dos o tres tours extras a la semana porque “la atención es una locura”.

En el tour lleva a los turistas hasta Cielo Drive, la calle donde está la casa donde ocurrieron los asesinatos el 9 de agosto de 1969. Según el fundador, Quentin Tarantino hizo el tour el año pasado cuando preparaba la película.

Pero eso no es todo. Incluso la antigua casa donde vivió Ted Bundy en Utah está siendo inundada por la visita de curiosos tras el éxito de la docuserie de Netflix estrenada a principios de año.

Ted Bundy en una imagen promocional de Conversaciones con asesinos (Netflix)

Antes de asistir sería es aconsejable un electrocardiograma para asegurarse que nuestro corazón es inmune a sustos de infarto. Imagínate presenciar un festival Vudú, meterte en la piel de JFK antes de ser acribillado a balas o sentirte un narco por unos minutos. Esto es lo que hizo Netflix a través de su serie documental Dark tourist, en donde el periodista David Farrier te los pone, literalmente, de corbata al llevarnos por diferentes sitios donde sucedieron hechos macabros a través de ocho episodios. La serie se estrenó a inicios de 2018, como si hubieran visto venir el boom del “turismo oscuro”.

La pregunta es: ¿para cuándo un turismo al centro de la tierra, el idílico mundo subterráneo de Alicia en el País de las Maravillas o a la casita de globos del prota Up? Seguro que alguien ya está en ello.

Para seguir leyendo:

La historia de Ted Bundy: ¿qué ver primero, el documental o la película de Zac Efron?

¿Cuánto cuesta y cómo llegar a Chernóbil? El turismo que existe detrás de un fenómeno televisivo

Chernobyl, la fantástica miniserie de HBO que nos adentra en el accidente nuclear más grave de la historia