Adelgazó 16 kilos comiendo los postres que más le gustaban

Las recetas para chuparse los dedos que cambiaron la vida de la cocinera Auxy Ordóñez

Basta con conocer mejor qué ingredientes utilizar y cómo hacerlos, para obtener “postres cien por cien libres de culpa”. (Foto: Libros Cúpula, Planeta)
Basta con conocer mejor qué ingredientes utilizar y cómo hacerlos, para obtener “postres cien por cien libres de culpa”. (Foto: Libros Cúpula, Planeta)

Un postre no tiene por qué ser un bocado prohibido, sino que puede suponer una fuente nutricional muy completa. Y se pueden incluir en una dieta equilibrada y sana sin ningún tipo de remordimiento.

Para los más incrédulos, aquí os traigo un caso real, el de una licenciada en Márketing adicta al dulce que cansada de dietas se convirtió en cocinera por vocación. Eso sí, le llevó su tiempo prepararse, documentarse, experimentar con ingredientes más naturales a la hora de cocinar y, por supuesto, tuvo que mejorar sus hábitos alimentarios e incluir el ejercicio en su vida.

Las dietas que exigen un gran sacrificio físico y emocional, son muy difíciles de asumir, hasta el punto de que condicionan tu vida social y, “una vez te han permitido alcanzar tu objetivo inmediato, te dejan expuesto a recuperar esos kilos rápidamente”, nos cuenta Auxy Ordóñez, bloguera experta en repostería sana y autora del libro Postres saludables.

Todo comenzó hace unos años, cuando Auxy ganó unos kilos de más, por lo que decidió ponerle remedio, pero sin someterse a las “típicas dietas restrictivas e imposibles de cumplir”. Comenzó a documentarse y a experimentar con ingredientes más naturales, mejorando sus hábitos alimenticios poco a poco. Y todo sin renunciar a los dulces, que eran una de sus pasiones.

Auxy Ordóñez demuestra en Postres saludables que los dulces pueden ser un placer tan irresistible como sano.
Auxy Ordóñez demuestra en Postres saludables que los dulces pueden ser un placer tan irresistible como sano.

Empezó a compartir sus recetas en las redes, obteniendo muchos seguidores tanto en Facebook como Instagram que iban creciendo cada día, lo que le demostró el gran interés por buscar dietas saludables que no implicaran una renuncia total a los dulces. Ahora, que ha perdido 16 kilos, asegura que ha ganado en salud y optimismo. Todo lo ha plasmado en su blog y redes sociales, y ahora en este libro Postres saludables, de ediciones Cúpula.

Para Auxy, las dietas que exigen un gran sacrificio físico y emocional, son muy difícil de asumir, hasta el punto de que condicionan tu vida social y, “una vez te han permitido alcanzar tu objetivo inmediato, te dejan expuesto a recuperar esos kilos rápidamente”. Por eso ella, que ya había pasado por el trance de estas dietas siendo una adolescente, tenía claro que no volvería a tropezar dos veces con la piedra de las dietas.

“Sincérate contigo mismo y descubre cuál es para ti ese capricho insustituible. En lugar de eliminarlo por completo, piensa en adaptarlo de la mejor manera a tu nuevo estilo de vida”, recomienda Auxy.

La clave está en sustituir el azúcar y los alimentos procesados por alternativas naturales y más saludables, como la estevia o el puré de manzana.

Uno de los ingredientes indispensables para la repostería saludable: la stevia. (Foto: Youtube)
Uno de los ingredientes indispensables para la repostería saludable: la stevia. (Foto: Youtube)

No hay que renunciar a los dulces, sino a las calorías vacías. Un postre saludable, en su versión integral-nutritiva, ¡es comida! Tiene carbohidratos, proteínas, grasas… Es decir, todo lo que se necesita para cubrir los requerimientos diarios de macronutrientes.

Las 3 reglas de oro para un postre saludable:

1. No ha de llevar azúcares refinados ni edulcorantes sintéticos. Debes procurar que tu edulcorante habitual sea sin refinar y lo más natural posible.

2. Todos los ingredientes (o la mayoría) deben ser integrales (y si tu economía lo permite, ecológicos) Cuanto menos procesados, mejor.

3. Deben ser equilibrados. No importa que estés usando edulcorantes naturales, grasas sanas y harinas integrales: si te excedes en la cantidad, el postre deja de ser bueno.

Sin ejercicio diario es imposible conseguir y mantener una pérdida de peso. (Foto: Instagram)
Sin ejercicio diario es imposible conseguir y mantener una pérdida de peso. (Foto: Instagram)

CÓMO ELABORAR UN PLAN DE ALIMENTACIÓN SENCILLO

  • NO AL AZÚCAR BLANCO Y A LAS HARINAS REFINADAS. El azúcar es “la madre del cordero” de lo malsano, además de constituir el producto alimenticio legal más adictivo y causante de enfermedades. Hay que buscar los productos alternativos y saludables a este “polvo blanco”.

  • DISMINUYE LOS ALIMENTOS PROCESADOS. Una buena opción es, en la medida en la que tu economía te lo permita, ir agregando productos ecológicos a la lista de la compra.

  • COME MÁS FRUTAS Y VERDURAS. Comienza incorporando a tu dieta tus verduras y frutas favoritas hasta que tengas el hábito de consumirlas y luego ve introduciendo otras variedades.

  • RENUEVA LA DESPENSA. Lo mejor es ir dejando de comprar (poco a poco) productos envasados, sustituyéndolos por otros.

  • PLANIFICA LAS COMIDAS DE LA SEMANA. No solo te ayudará a seguir una pauta, sino que también puedes ahorrar mucho dinero comprando únicamente lo que piensas consumir.

  • HAZ EJERCICIO DE MANERA REGULAR. Hacer ejercicio es básico para lograr resultados a largo plazo.

Algunas sustituciones con las que puedes comenzar:

  • Azúcar refinado: Utiliza edulcorantes naturales como la estevia, la miel o el agave. “La madre del cordero de lo malsano, el producto alimenticio legal más adictivo que existe y el causante de cientos de enfermedades es el azúcar blanco”, afirma convencida Auxy.Para evitarlo, probó con edulcorantes naturales como la estevia, la miel, el agave o la panela molida. “Mi recomendación es que los que opten por esta nueva forma de vida prueben a comprarla en herbolarios, y que se lean siempre las etiquetas con la información sobre los ingredientes para asegurarse de qué es lo que estamos adquiriendo”.

  • Harinas y panes blancos : Son mejores en su versión integral, aportan más vitaminas y minerales, además de fibra, que te ayudará a sentirte saciado durante más tiempo.

  • Grasas: Opta por las más naturales, como el aceite de oliva y coco.

  • Consume más productos frescos (frutas y verduras). Limita los alimentos envasados y procesados a momentos muy puntuales.

Ahora que ya tienes las claves te será más fácil ir introduciendo pequeños cambios en tu rutina diaria y si eres constante empezarás a notar resultados en un par de semanas.

También te puede interesar:

Deja de tomar esto, además de adelgazar (sin esfuerzo), evitarás muchas enfermedades crónicas

Añadir picante a tus platos te quita el hambre (y la mala leche)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente