Adele pide el divorcio de Simon Konecki, padre de su hijo Angelo

Adele ha pedido el divorcio. La cantante de Someone like you ha iniciado los tramites para disolver su matrimonio de Simon Konecki tras siete años juntos y un hijo en común, Angelo El pasado mes de abril la artista anunció la separación y ha sido cinco meses después cuando ha presentado la demanda de divorcio ante la corte de Los Ángeles, en Estados Unidos, según ha confirmado la revista People.

Adele

La pareja se conoció en el año 2011 y mantuvieron su relación en la más estricta intimidad. Fruto de su amor nació Angelo en 2012. Su boda secreta tuvo lugar en 2016, aunque no lo hicieron público hasta un año después, durante la gala de los Grammy de 2017 cuando ella le dedicó sus cinco premios al que entonces era su “marido”. Dos años después de anunciar publicamente su unión, han emprendido caminos separados y el divorcio tal vez puede salirle muy caro a la cantante. Tal y como aseguran diversos medios británicos, entre ellos The Times, la pareja no firmó acuerdo prematrimonial.

Adele podría perder la mitad de su fortuna, valorada según el último informe de The Sunday Times Rich List en 175 millones de euros, además de su extenso patrimonio inmobiliario. La cantante, que vendió en febrero una propiedad de Reino Unido por 3,5 millones de euros y transfirió en enero a su todavía marido su propiedad de Los Ángeles, tiene otras cinco residencias más: una mansión en Beverly Hills, valorada en 8,2 millones de euros; dos en Londres por valor de 8,5 y 2 millones de euros respectivamente; una en Kensington y otra en el suroeste de la capital británica.

Adele y Simon Konecki

Sin embargo, diversas fuentes han señalado a E! News que lejos de dar comienzo a una batalla judicial, la pareja intentará un divorcio amistoso por el bien de su hijo Angelo, que el próximo mes de octubre cumplirá siete años. Tal y como decía el comunicado enviado por uno de los representantes de la artista "están comprometidos a criar juntos con amor a su hijo".

Aunque no es un momento fácil para la intérprete de Hello, Adele dijo el pasado mes de abril que quería volver a sonreír. En su mansión de Beverly Hills se vistió de estrella de Hollywood, para celebrar el pasado mes de mayo su 31 cumpleaños con una fiesta temática inspirada en El gran Gatsby, en la que obligó a sus invitados a dejar el móvil en la puerta. Poco o nada trascendió de esa cita más allá de haber dejado atrás la ruptura de su matrimonio con Simon Konecki.

Adele y Simon Konecki

Ahora la cantante, que lleva cuatro años sin sacar nuevo disco y dedicada a su hijo, prepara su regreso. La ganadora de quince premios Grammy y un Oscar a mejor canción ha confirmado que habrá un nuevo disco que se titulará 30, siguiendo con la tradición de los números como títulos de sus álbumes. Sus fans esperan impacientes escuchar los nuevos éxitos de la diva británica.