Adara consulta a los astros su futuro y se enfada con Joao

Por Teleprograma

From Diez Minutos

Prometió esperar a Gianmarco fuera de la casa y eso es lo que está haciendo. Adara intenta organizar su vida con la mirada puesta en el canal 24 horas, a través del que sigue las andanzas del italiano en El tiempo del descuento. Tiene confianza en él ya que, como ella misma confesó, "le está demostrando mucho" pero quiso tener una ayudita extra para saber qué le va a deparar el futuro en su nueva vida post Hugo Sierra. Por eso, qué mejor que preguntarle a Esperanza Gracia.

No sabemos qué le ha dicho a nivel personal, pero la vidente tiene claro qué dicen los astros de 'Giandara'. Según ella, entre la pareja nacida en GH VIP 7 "se crea un magnetismo muy fuerte, unas sensaciones muy intensas. Adara se siente dulcemente atrapada por el misterio de Gianmarco, por esa forma de amar tan pasional y protectora a la vez. Y él, que desprende una fuerte carga erótica, sueña con perderse junto a Adara en un mundo de fantasía y utopías". Esperanza ve fuego entre los dos: "Lo suyo es una pasión tórrida, kármica, un amor vehemente, perturbador, sensual, etéreo… y aunque se separen físicamente van a sentir una conexión mágica que durará siglos". Y aunque parece que lo suyo se va a alargar a otras vidas, advierte: "Esta relación es un regalo cósmico que tienen que vivir, sentir, llegar al límite y dar rienda suelta a ese deseo incontrolable, a esa pasión completamente desenfrenada que les embarga… Porque la unión entre ellos es tan fascinante, tan intensa que, aunque no dure toda la vida, haber vivido un amor así les dejará una profunda huella en sus almas".

Con semejante perspectiva, no nos extraña que Adara tenga cada vez más claro que su mañana habla italiano, como escribió en la carta que ya va camino de Guadalix. Y mientras llega el día del reencuentro, empieza a estar celosa hasta de su propio amigo Joao.

Joao 'el ardiente'

Las conversaciones entre el Maestro y Gianmarco son cada vez más íntimas. Primero, el vidente confesó al modelo que había soñado que se besaban, a lo que Gianmarco contestó que "puede ser que fuese más como cariño, ¿no?".

Adara reaccionó a ese momento con una sonrisa irónica, pero ha explotado con la última conversación entre su amigo y su amor: "Empieza a no tener ni puta gracia. Las preguntitas, el sueño del beso y las caricias. Ya está, si no lo digo reviento", ha escrito.

Y es que Joao ha aprovechado los micrófonos de la emisora de radio para preguntar a Gianmarco si ha tenido "deseos sexuales íntimos consigo mismo", a lo que el italiano no ha podido evitar la risa nerviosa mientras advertía "Maestro, siempre estas preguntas…" para después acabar reconociendo que sí, que "ha podido haber ocurrido".