Acusan que senadora estatal en Tennessee malversó en gastos personas miles de dólares en fondos federales educativos

Jesús Del Toro
·4 min de lectura

La senadora estatal demócrata Katrina Robinson ha representado al Distrito 33 de Tennessee, ubicado al sureste de la ciudad de Memphis, luego de que en las primarias de 2018 desbancó al titular que llevaba más de una década en el puesto.

Pero Robinson, de 39 años, se enfrenta ahora a acusaciones severas: el fiscal federal la ha acusado de haberse apoderado de más de 600,000 dólares en fondos públicos, que se le entregaron a una empresa de su propiedad para fines educativos pero que ella presuntamente utilizó para beneficiarse personalmente.

La senadora estatal demócrata Katrina Robinson, del Distrito 33 de Tennessee. (Facebook/Senator Katrina Robinson)
La senadora estatal demócrata Katrina Robinson, del Distrito 33 de Tennessee. (Facebook/Senator Katrina Robinson)

De acuerdo a la agencia AP, el FBI afirma que Robinson se gastó en ese dinero para pagar su boda y su luna de miel, comprarle una camioneta a su hija, viajar con su familia e incluso en un evento de su campaña electoral.

También los usó en mejoras para su casa, gastos de su divorcio, en un negocio de helados para sus hijos, para pagar sus tarjetas de crédito y comprar insumos para un negocio de tratamientos corporales estéticos que ella tiene. Por ejemplo, habría gastado 10,000 dólares en servicios para su boda y un viaje a Jamaica, de acuerdo al FBI.

Las autoridades habrían comenzado a investigar al respecto luego de que el FBI recibió un reporte que dijo que Robinson había usado los fondos de su escuela para comprarse un bolso marca Louis Vuiton de 550 dólares. La investigación comenzó hasta identificar otros usos de ese dinero y se procedió después a la acusación.

Todos esos usos del dinero serían ilegales, de acuerdo a las autoridades, pues los fondos federales habrían sido desviados de su finalidad original, de acuerdo a The New York Times.

Robinson es enfermera y propietaria de The Healthcare Institute, una escuela fundada en 2015 que ofrece capacitación para que personas puedan asumir empleos como asistente de enfermería en el sector de la salud, con énfasis en la atención de pacientes de la tercera edad.

Para impulsar ese afán el Departamento de Salud federal le confirió subvenciones de 2.2 millones de dólares en años recientes.

Pero de acuerdo a la acusación, entre 2015 y 2019 Robinson tomó 600,000 dólares de ese dinero y lo usó impropiamente, según se ha señalado. Incluso Robinson misma se pagó en salario, durante un periodo de 4 años, casi 170,000 dólares más de lo que los lineamientos de las subvenciones federales que recibió le autorizaban.

La abogada de Robinson afirma que la fiscalía ha acusado a su cliente con base en normas que son demasiado amplias y extralimitadas y considera que la senadora saldrá airosa del proceso.

Robinson, por su parte, quien según su abogada ha estado viajando fuera del estado para, en su calidad de enfermera, colaborar en la atención de pacientes durante la pandemia de covid-19, ha dicho que continuará sirviendo a sus electores “con la misma integridad y pasión que ha demostrado desde que me eligieron al puesto”, indicó AP. Con ello sugirió que el haber sido acusada por el asunto de los 600,000 tendría que ver con su labor de dar voz a la comunidad que representa.

Es decir, ella entendería la acusación como un ataque político contra ella.

Robinson, según narra en su página de Facebook, viajó a Nueva York para servir como enfermera en el tratamiento de pacientes con coronavirus. Su historia al respecto y su lucha para ampliar las posibilidades de voto de su comunidad durante la pandemia fueron destacadas por la revista Essence.

“La senadora Robinson es muy fuerte… Ella es una luchadora que ha estado haciendo lo que la gente desea: dar un paso adelante y servir a los demás. Eso es lo que ella ha estado haciendo y ahora todo lo que ella puede hacer es atenderse a su historial y esperar que la gente permita que los hechos se presenten y se le permita contar su historia en el momento apropiado”, dijo la abogada de Robinson, de acuerdo al Times.

Un punto clave para dilucidar todo ello sería que, según el citado periódico, que los fondos de las subvenciones que recibió la senadora para su escuela fueron transferidos a otra cuenta en la que “gastos legítimos de The Healthcare Institute estaban indiscriminadamente mezclados con gastos personales en beneficio de Robinson y su familia inmediata”, de acuerdo a la acusación de la fiscalía.

El vicegobernador de Tennessee, indicó AP, pedirá al Comité de Ética del Senado estatal revisar los “serios cargos penales” que se han hecho contra Robinson. La bancada demócrata en esa cámara indicó que la permanencia de Robinson en su escaño no está en cuestión y pidió que se le conceda el debido proceso y la presunción de inocencia en tanto se desarrolla la causa judicial.

Tocará ahora a un gran jurado decidir si la acusación se justifica y procede formalmente con cargos formales y un juicio en contra de Robinson.