Acusan a coleccionista de videojuegos por estafar con copias falsificadas

·3 min de lectura
Acusan a coleccionista de videojuegos por estafar con copias falsificadas
Acusan a coleccionista de videojuegos por estafar con copias falsificadas

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord /Telegram / Google News

La escena de preservación en PC ha sufrido un golpe importante luego de que se hiciera público un caso de falsificación de videojuegos clásicos que involucró operaciones cuyo récord histórico quedó en $204,254 USD, esto un solo vendedor y como parte de una situación que ha generado incertidumbre y cuestionamientos sobre si los juegos raros que están en manos de entusiastas y coleccionistas son originales.

Video: SPEEDRUN - Resumen de noticias: semana 30

Escándalo de falsificación en la comunidad de entusiastas de PC

Una reporte de Ars Technica (vía Polygon) compartió detalles sobre el caso de estafa llevada a cabo por el fotógrafo italiano Enrico Ricciardi, quien también se dice entusiasta de los videojuegos clásicos y quien es señalado por vender copias falsificadas. De acuerdo con la información, desde 2015 algunos entusiastas, investigadores y coleccionistas de PC, entre ellos miembros del grupo Big Box PC Game Collectors (BBPCGC), adquirieron algunos videojuegos raros con Ricciardi.

En otro tipo de condiciones y producto, esto no hubiera sido problema, el detalle es que en este caso se trataba de ejemplares que preceden al ascenso comercial de la industria del gaming. Ejemplo de ello fue lo que detonó el escándalo, una copia de Akalabeth, juego desarrollado por Richard Garriott, creador de Ultima, cuyo tiraje solo constó de 20 copias, las cuales fueron hechas a mano por el creativo y vendidas en una época en que no se pensaba siquiera en grandes canales de distribución y venta.

Tomando en cuenta lo difícil que era comparar la copia vendida por Ricciardi con una pieza original, el comprador y entusiasta Dominik Reichardt lo dio por hecho, después de todo se había hecho cercano al vendedor y confiaba en él. Sin embargo, una inspección minuciosa dejó ver detalles que hacían sospechar de la autenticidad de la pieza y una investigación de la comunidad concluyó que se trataba de una falsificación.

La polémica estalló y aquellos que compraron copias a Ricciardi descubrieron que también estas eran piezas falsificadas por lo que confrontaron al fotógrafo y vendedor, también asumido como coleccionista. La respuesta desalentó a todos pues aseguró que también fue timado (justo lo descubrió también en ese momento) pues aseguró que un sujeto a quien solo conoce por el nombre "Mister X" le vendió esas copias.

Sin embargo, la comunidad hizo público que parte del proceso de compra o incluso revisión y creación de contenido respecto a estos juegos raros de PC incluía una exigencia de Ricciardi a cada persona respecto al silencio y discreción absoluta con otros miembros de la escena para "evitar celos" entre coleccionistas.

Lamentablemente, lo hecho por Ricciardi parece ser la punta de un iceberg que estaría por salir más a la luz afectando a la comunidad de preservación del gaming.

Sigue aquí, en LEVEL UP.

Video: TOP 5 - Juegos prohibidos que jugamos de niños

Fuente