Shailene Woodley confiesa que estaba "muy enferma" mientras rodaba la saga 'Divergente'

Cine 54
·3 min de lectura

A sus 28 años, Shailene Woodley es una de las intérpretes más interesantes de su generación. Capaz de transmitir emociones a través de la pantalla, esta joven actriz entró en el selecto universo de las estrellas gracias a la romántica Bajo la misma estrella y la adaptación de la saga Divergente. Sin embargo, lo que parecía una carrera que ascendería como la espuma hace unos cinco años, de repente se frenó. Y ahora sabemos por qué.

Estaba muy, muy enferma” reveló por primera vez a The New York Times, viéndose forzada a “dejar ir” su carrera por un tiempo y dejar pasar personajes que fueron a otras actrices.

(Jaap Buitendijk; ©2013 Summit Entertainment, LLC. All rights reserved.)
(Jaap Buitendijk; ©2013 Summit Entertainment, LLC. All rights reserved.)

No he hablado mucho sobre esto públicamente, lo haré algún día, pero estuve muy, muy enferma en mis 20s. Mientras hacía las películas de Divergente y trabajaba muy duro, también estaba luchando con una situación profundamente personal y muy aterradora físicamente” añade. “Debido a eso, dije que no a muchas oportunidades porque necesitaba mejorar, y esos trabajos terminaron yendo a compañeras que adoro. Tuvieron mucho éxito aunque había mucha gente diciendo que no debería haberlo dejado pasado o que no debería haber estado enferma”.

Shailene, que lleva actuando desde los 5 años, no revela qué tipo de enfermedad sufrió por entonces justo cuando su carrera estaba en la cima después de Los descendientes, The spectacular now y la trilogía de Divergente (que, por cierto, quedó sin terminar al nunca rodarse el capítulo final). Pero sí añade que tuvo miedo al preguntarse si iba a sobrevivir, si volvería a sentirse saludable o si tendría la oportunidad de trabajar en proyectos que le apasionaban si lograba superar lo que estaba viviendo. “Estaba en una situación que no tenía opción más que rendirme y dejar ir a mi carrera, sacando una voz negativa en mi mente que se mantuvo durante años”.

Teniendo que cuenta que Shailene volvió con fuerza en 2017 con su papel de madre soltera y superviviente de una violación en las dos temporadas Big Little Lies, y en películas como A la deriva, se entiende que logró superar la lucha interna que estaba viviendo. Incluso en el último año se embarcó en una travesía marítima con Greenpeace y suele deleitar a sus seguidores de Instagram con sus videos de baile libre y fotografías sin maquillaje de algunos de los momentos más íntimos de su vida.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ahora estoy en el otro lado, gracias a Dios” sentencia justo cuando tiene tres largometrajes esperando su estreno: una historia romántica rodada con diálogos improvisados con Jamie Dornan y Sebastian Stan que llegará al streaming debido al cierre de cines por el coronavirus titulada Endings, Beginnings; una cinta bélica con Benedict Cumberbatch, Prisoner 760; y un drama romántico con Felicity Jones, Last letter from your lover.

“Los últimos años han sido para centrarme en mi salud mental y es un proceso lento. Pero debido a ese trabajo, me siento más cerca de mí misma y con más claridad sobre todo en mi vida, ya sea mi carrera o mis relaciones o mi valor interno” concluye. “Me siento muy agradecida de haber caminado por esa línea de fuego porque ahora sé a lo que jamás quiero regresar”.

Más historias que te pueden interesar: