Una actriz revoluciona Serbia al contar en una película propia su historia de abuso sexual

Cine 54
·3 min de lectura

Puede que su nombre no nos resulte familiar, pero Danijela Stajnfeld era uno de los rostros más conocidos del cine, del teatro y de la televisión de Serbia. Se había formado en la reputada Facultad de Arte Dramático de Belgrado, era miembro del Teatro Dramático de dicha ciudad, había ganado prestigiosos premios y era muy habitual ver su figura en revistas, programas o vallas publicitarias. Pero en 2012 dejó atrás su carrera y se alejó del foco mediático.

Nadie sabía por qué tomó esta decisión, hasta que el pasado verano la actriz estrenó su documental Hold Me Right en el Festival de Cine de Belgrado. La película trataba sobre víctimas y perpetradores de agresiones sexuales, pero también revelaba que la propia realizadora fue agredida sexualmente por un poderoso hombre serbio y se sintió obligada a huir a Estados Unidos.

Stajnfeld, según recogen medios como Firstpost, creía que su historia no iba a interesar a nadie, pero el documental creó tal revuelo mediático que incluso ha instigado un movimiento similar al #MeToo en Serbia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El rostro de la actriz volvía a estar en todas partes, la prensa quería saber más sobre la identidad de su agresor y los críticos cuestionaban la veracidad de sus declaraciones. La actriz calificaba como “liberador” el haber podido contar su historia, pero también señalaba que le causó “más inseguridad” y “una deshumanización ridícula”.

Sin embargo, la valentía de Stajnfeld hizo que muchas actrices serbias se atrevieron a denunciar públicamente haber sido violadas. Las redes sociales se llenaron de mensajes con el hashtag #NisiSama, que significa “No estás sola”, y se crearon comunidades en Facebook para apoyar a las víctimas de acoso sexual. Pero el movimiento no acabó allí.

Dada su repercusión, la semana pasada Stajnfeld dio el paso definitivo al denunciar y dar a conocer a su agresor. Voló desde su residencia actual en Nueva York a Serbia e identificó al actor Branislav Lecic frente a la policía y los fiscales. Nuevamente, el revuelo mediático está siendo inmenso, puesto que Lecic, además de ser un reputado intérprete, fue también profesor y ministro de Cultura.

Según ha revelado la actriz, una primera agresión tuvo lugar durante un ensayo de la obra Daily Command en la que trabajó con el actor en 2012. En aquel momento veía a Lecic como un mentor y un amigo, hasta que él empezó a proponerle tener relaciones sexuales. Stajnfeld ha explicado que se negó, pero el actor la empujó abruptamente a su camerino y metió la mano en su vestido. Pero el caso no termina ahí. Lecic la engañó y la llevó a una casa en una colina a las afueras de Belgrado, donde la desnudó y la agredió mientras ella lloraba y se negaba.

El actor, de 65 años, ha negado haber tenido contacto sexual con Stajnfeld, pero la actriz ha presentado como prueba un audio de 77 minutos con una conversación que lo dejaría en evidencia.

La grabación, de la que algunos fragmentos fueron incluidos en el documental, muestra como ella recalca en varias ocasiones que desearía que Lecic hubiera respetado su decisión de no mantener relaciones sexuales, aunque no entra en detalles de lo sucedido. El intérprete alega que el audio está incompleto, que no se desvela el contexto de la conversación. Según su versión, estaban reunidos en un restaurante para hablar de una posible colaboración y se encontraban ensayando un diálogo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Danijela Stajnfeld se negó a denunciar el caso en 2012 por miedo a que su historia se filtrara y arruinara su carrera. Optó por huir a Estados Unidos, donde vivió lidiando con ataques de pánico y llego incluso a plantearse el suicidio. Tras asistir a terapia y grupos de apoyo, decidió enfrentarse al trauma rodando el documental Hold Me Right. Al principio iba a ser un corto de 10 minutos, pero tras entrevistar y grabar a varias víctimas optó por dar una mayor dimensión a este proyecto que ha terminado revolucionando a todo un país.

Más historias que te pueden interesar: