La actriz y cantante Marie Osmond no piensa dejarle su dinero a sus hijos

Marie Osmond credit:Bang Showbiz
Marie Osmond credit:Bang Showbiz

La actriz y cantante Marie Osmond lleva trabajando desde que aprendió a andar. Como la única hija de su familia, ella se vio arrastrada al mundo del entretenimiento a través de la fama de sus hermanos mayores, que formaron el grupo The Osmonds en la década de los 70 y a menudo la incluían en sus apariciones televisivas.

En su adolescencia, Marie firmó su propio contrato discográfico para debutar como artista country y comenzó su carrera en solitario, que eventualmente le llevó a probar suerte en el cine, la televisión, Broadway e incluso como autora de varios libros. La buena noticia es que, a diferencia de otras estrellas juveniles, ella supo diversificar y seguir aumentando los ceros en su cuenta bancaria; la mala, es que sus siete hijos no se beneficiarán de su sensatez.

Ellos no son los primeros retoños de una celebridad que ven cómo se les escurre entre los dedos la fortuna de su progenitor más rico, ni tampoco serán los últimos, pero en su caso puede resultar especialmente doloroso si no comprenden los motivos por los que su madre ha tomado esta decisión. Ninguno de los siete, fruto de su segundo matrimonio., ha hecho nada para disgustarla ni ha roto su relación con ella; sencillamente, a Marie no le da la gana dejarles la vida resulta.

"A ver, ¿por qué ibas a permitir que tu hijo no intentara ser algo en esta vida? No conozco a nadie que se convierta en algo si se le da dinero. Para mí, el mejor regalo que puedes dar a un hijo es la pasión por descubrir quién es y por trabajar", ha explicado Marie Osmond.

La artista se siente muy orgullosa de haber probado todo tipo de ocupaciones, incluyendo diseñar muñecas, y jamás ha dejado ningún proyecto a medias, así que no quiere darles a su hijos la posibilidad de hacerlo sabiendo que cuentan con el respaldo de un dinero que no ganaron con su propio esfuerzo.

"Esa es una de mis reglas: si empiezas algo, lo acabas. Nunca tendrás que hacerlo de nuevo, pero tienes que terminar. Y creo que todo lo que consigues con una herencia es fomentar la pereza y la sensación de que el mundo te debe algo derecho", ha aclarado.

¿Y qué planea hacer entonces? La respuesta es muy sencilla: disfrutar de todos los lujos que se le antojen junto a su esposo Steve Craig, con quien se ha casado dos veces, sin pararse a pensar en el precio.