El actor que nunca quiso ser James Bond

·5 min de lectura

Cada vez que un actor cierra su etapa interpretando a James Bond comienzan las especulaciones en torno a la búsqueda de su reemplazo. Porque no crean que el interés mediático por apostar, comentar y señalar quién podría ocupar el lugar de Daniel Craig es cosa de ahora. Si bien en la actualidad la conversación resulta más interesante y frenética por la influencia de las redes en nuestras vidas y el interés por expandir la representación de 007 con un actor negro, lo cierto es que siempre despertó curiosidad desde que Sean Connery amenazaba con abandonar la saga cada dos por tres. Es más, llegó a anunciar su retirada durante el rodaje de Solo se vive dos veces (1967), solo para volver de nuevo con dos películas más haciendo que la duda estuviera en el aire y las especulaciones se dispararan.

Fueron muchos los nombres que estuvieron cerca de seguir sus pasos, con Roger Moore como el más sonado por aquel entonces. El tiempo pasó, la saga se expandió y varios intérpretes fueron tomando el relevo. Sin embargo, existe un actor que participó en las pruebas de cámara y era de los favoritos de los productores, pero que solo participó en el casting por obligación. Porque, en realidad, no quería saber nada con el personaje.

Los actores de James Bond (desde la izquierda) Timothy Dalton, Roger Moore y Pierce Brosnan llegan para el servicio conmemorativo de hoy (domingo) para el productor de cine Albert 'Cubby' Broccoli, en el Odeon, Leicester Square. Foto de Fiona Hanson/PA (Foto de Fiona Hanson - PA Images/PA Images vía Getty Images)
Los actores de James Bond (desde la izquierda) Timothy Dalton, Roger Moore y Pierce Brosnan llegan para el servicio conmemorativo de hoy (domingo) para el productor de cine Albert 'Cubby' Broccoli, en el Odeon, Leicester Square. Foto de Fiona Hanson/PA (Foto de Fiona Hanson - PA Images/PA Images vía Getty Images)

A mediados de los años 80, cuando era evidente que Roger Moore ya había cumplido su cuota ‘bondiana’ a los 58 años y siete largometrajes, la conversación volvió a cobrar fuerza. Moore dejó el personaje y comenzaron las audiciones para encontrar al intérprete que tomaría el relevo en la película que se terminaría titulando 007: Alta tensión (1987). Pierce Brosnan se encontraba en el radar del productor Albert R. Broccoli desde que lo había conocido en el set de Sólo para sus ojos (1981) cuando acompañó a su primera esposa al set, Cassandra Harris, porque interpretaba a la condesa Lisl von Schlaf (Klast). El otro candidato en la contienda era Timothy Dalton, pero había otro más del que prácticamente no se habla. Nada menos que Sam Neill, la estrella que más tarde pasaría al recuerdo como el paleontólogo más intrépido del cine con Jurassic Park (Parque Jurásico).

Por aquel entonces, este actor nacido en Irlanda del Norte pero criado en Nueva Zelanda no había cumplido todavía los 40 ni disfrutaba del mismo reconocimiento internacional que sus contrincantes. En realidad, el mundo recién comenzaba a notarlo a través de la tercera entrega de La profecía, titulada El final de Damien (1981) o la aclamada miniserie británica Reilly: Ace of Spies. Pasarían unos cuantos años más hasta que Sam Neill entrara en nuestras vidas con éxitos cinematográficos como La caza del octubre rojo (1990) y, por supuesto, Jurassic Park (1993). Precisamente hay quienes creen que la serie mencionada podría haberle servido de puente para hacerse notar entre los productores de los estudios Eon, encargados de la saga de James Bond. Porque básicamente interpretaba a una versión similar, un espía experto (pero nacido en Rusia), mujeriego, elegante y bien vestido que no me extrañaría que hubiera tenido algo que ver en que Sam Neill compitiera por el papel junto a Pierce Brosnan y Timothy Dalton.

SITGES, ESPAÑA - 11 DE OCTUBRE: El actor Sam Neill asiste a una conferencia de prensa durante el día 9 de la 52ª edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges el 11 de octubre de 2019 en Sitges, España. (Foto de Borja B. Hojas/Getty Images)
SITGES, ESPAÑA - 11 DE OCTUBRE: El actor Sam Neill asiste a una conferencia de prensa durante el día 9 de la 52ª edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges el 11 de octubre de 2019 en Sitges, España. (Foto de Borja B. Hojas/Getty Images)

Aunque hablar de competencia resulta exagerado. Porque él hizo la prueba de cámara, pero decidido a negarse si le llegaban a ofrecer el personaje. “Jamás habría aceptado el papel si me lo hubieran pedido” dijo el actor a Den of Geek durante la promoción de Jurassic World Dominion, donde volvió a interpretar al experto en dinosaurios Alan Grant 21 años después.

Fue la última vez que me obligaron a hacer una prueba de cámara. Mi agente insistió que fuera y lo hiciera, diciendo que sería grosero de otra manera. Así que fui de mala gana a Pinewood [los estudios a las afueras de Londres] e hice esa tontería para un papel que nunca quise hacer”.

Y existen pruebas de ello. Hace tiempo que su test de cámara está disponible a través de YouTube donde lo vemos interpretando una escena ante una mujer aparentemente desnuda y en la cama, haciendo su presentación seductora mientras sostiene un arma. Según dijo Sam Neill a ABC en 2019, fue “vergonzoso” y “uno de los momentos más mortificantes de mi vida”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Afortunadamente para Neill, decidieron fichar a Pierce Brosnan, algo que al actor no le afectó en absoluto. “Era un papel que mi amigo Pierce Brosnan estaba loco por hacer, y le salía muy bien” dijo al citado medio. “Yo no habría sido nada bueno y no lo habría disfrutado. Y con certeza no me habría gustado ser reconocido como el James Bond que no gustó”.

Sin embargo, las cosas se torcieron poco después para la saga. NBC había cancelado la serie de televisión Remington Steele por sus bajas audiencias pero al conocerse el fichaje de su estrella, Pierce Brosnan, las reposiciones comenzaron a funcionar, llevando a que la cadena decidiera renovarla. Esto hizo que el actor se viera obligado contractualmente a volver a la serie, teniendo que declinar la oferta de James Bond. Fue así cómo Timothy Dalton tomó el relevo.

Dalton interpretó las dos películas siguientes, la mencionada 007: Alta tensión y 007 Licencia para matar (1989), para finalmente ser reemplazado por Brosnan en las cuatro entregas siguientes. Y lo demás es historia. Una que se sigue escribiendo con el reinicio de la saga aun en ciernes.

A pesar de tratarse de un personaje que ha contado con decenas de actores pasando por su casting e historia, podríamos decir que Sam Neill es el que definitivamente no quiso saber nada. Y si bien parece ponerle empeño a la prueba de cámara, está años luz del ímpetu y convicción que Timothy Dalton y Pierce Brosnan transmitieron con sus propias representaciones a continuación.

Más historias que te pueden interesar: