Actor es encarcelado por matar a su madre antes de intentar asesinar a Justin Trudeau

·2 min de lectura
Ryan Grantham credit:Bang Showbiz
Ryan Grantham credit:Bang Showbiz

El actor Ryan Grantham ha sido encarcelado de por vida después de haber matado a su madre para evitar que fuera testigo de su asesinato en masa, en el que incluiría al primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El protagonista de la exitosa serie 'Riverdale' y 'Diary of a Wimpy Kid' no podrá apelar a la libertad condicional durante 14 años después de declararse culpable de un cargo de asesinato en segundo grado por disparar mortalmente a su mamá, Barbara Waite, de 64 años, mientras tocaba el piano en marzo de 2020. Después se dirigió a la casa de Trudeau con tres pistolas, municiones y 12 bombas molotov en su auto, antes de entregarse a la policía en Vancouver.

Los abogados de Grantham habían argumentado que debía ser elegible para la libertad condicional después de 12 años, ya que admitió su culpabilidad y expresó su dolor por el asesinato.

Sin embargo, la jueza del Tribunal Supremo de la Columbia Británica, Kathleen Kerr, dictaminó que deberá cumplir 14 años al considerar como atenuante sus problemas de salud mental en los meses previos al asesinato.

Según la CBC, la jueza señaló que era una "fortuna" que Grantham no hubiera cometido un asesinato en masa, ni hubiera matado al primer ministro.

Después de que el actor disparara a su madre, grabó un video con una GoPro en el que confesaba el crimen y mostraba el cuerpo de su progenitora. Al parecer, dijo en la grabación: "Le disparé en la nuca y supo que había sido yo". A continuación, el actor compró cerveza y marihuana y vio la television antes de cubrir el cadáver con una sábana, para finalmente dormir.

Por la mañana, Ryan colgó un rosario en el piano de su madre y puso velas encendidas alrededor de su cuerpo antes de colocar sus armas y su equipo en el auto, para viajar 80 kilómetros hasta el Rideau Cottage de Trudeau en Ottawa.

También pensó en cometer "un acto de violencia masiva" en la Universidad Simon Fraser, de la que había abandonado los estudios.

Grantham se declaró culpable en el pasado mes de marzo de asesinato en segundo grado.

Las evaluaciones psiquiátricas concluyeron que el actor sufría un trastorno por consumo de cannabis, depresión, odio a sí mismo y tendencias suicidas antes del asesinato.

El cuerpo de su madre fue encontrado el 1 de abril de 2020 por su hija Lisa, que dijo en el tribunal: "¿Cómo puedo confiar en alguien cuando mi único hermano ejecutó a mi madre cuando estaba de espaldas?"

Por su parte, el intérprete dijo en junio: "No puedo explicar ni justificar mis acciones. No tengo ninguna excusa. Me duele pensar en lo mucho que he desperdiciado mi vida. Ante algo tan horrible, pedir perdón parece inútil. Pero desde cada fibra de mi ser puedo decir lo siento".