A Karlos Arguiñano ya no hay quien le tosa

·5 min de lectura

Casi cada día Cocina abierta de Karlos Arguiñano se convierte en el programa más visto de la mañana. Si bien este triunfo tiene que ver su corta duración, que favorece que el número de espectadores no se diluya en varias horas, y que los seguidores de Antena 3 sintonicen con este formato después de ver Espejo público o antes de disfrutar de La ruleta de la suerte, lo cierto es que de un tiempo a esta parte la competencia se ha topado con un inconveniente y es un presentador que no tiene pelos en la lengua y al que incluso parece que ya no hay quien le tosa.

©Atresmedia
©Atresmedia

Desde 2010 Karlos Arguiñano se ha hecho un nombre como presentador de un programa de cocina que también se emitió en Televisión Española (TVE) y Telecinco con distintas denominaciones. En Cocina abierta de Karlos Arguiñano, que hasta 2019 se conocía como Karlos Arguiñano en tu cocina, el guipuzcoano cocina cada día un plato de temporada como sopa de udón con pollo y cordón bleu de cerdo con puré de boniato, cabrito al chilindrón y miguelitos de manjar blanco o brochetas de tomate cherry y queso y fanecas con salsa verde. Es decir, de lunes a viernes entre las 13:30 horas y las 13:50 horas, se mete al público en los bolsillos por su talento entre fogones, pero también por su verborrea.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Y es que rara es la entrega en la que este cocinero de 73 años no haga algún chiste u opine sobre alguna cuestión de actualidad. Porque más allá de ofrecer sus trucos, por ejemplo, para conservar la albahaca o para dar una segunda vida a las lentejas, le gusta no dejar indiferente al personal que le sintoniza. Sin ir más lejos, recientemente valoraba la subida de los precios de la luz y de los alimentos y hace unos días tampoco quiso perder la oportunidad de expresar su sentir sobre la invasión rusa en Ucrania llegándole a mandar un mensaje a Vladímir Putin.

Que Karlos Arguiñano aborde temas que afectan a los espectadores en mayor o menor medida le ha coronado como el rey de las audiencias. Y es que por una razón o por otra, la realidad es que el público ha congeniado con el cocinero y esto se refleja en los resultados de audiencias. En la última entrega emitida el programa cosechó un 15.5% de cuota de pantalla y reunió a 858.000 televidentes, pero es que hace unos días su triunfo tampoco quedó atrás ya que logró su semana más vista de la temporada.

El viernes 25 de marzo anotó un 15.3% de cuota de pantalla y 906.000 televidentes, el jueves 24 de marzo logró un 15.3% de cuota de pantalla y 982.000 televidentes, el miércoles 23 de marzo consiguió un 16.7% de cuota de pantalla y 1.041.000 televidentes, el martes 22 de marzo un 16.8% de cuota de pantalla y 1.070.000 televidentes y el lunes 21 de marzo un 16.4% de cuota de pantalla y 1.033.000 televidentes. Unos datos muy similares que ponen sobre la mesa su poderío televisivo.

O sea, Karlos Arguiñano se mueve en cifras muy redondas y positivas con el programa que lidera, contribuyendo a que Antena 3 siga liderando desde hace unos meses. Y esto supone un quebradero de cabeza para la competencia porque mientras que el cocinero vasco reina en la cadena de San Sebastián de los Reyes, Mediaset mantiene el temor de que el formato gastronómico se la cuele a Ya es mediodía en Telecinco ahora que busca reformular su parrilla de programación sin éxito (mismamente ayer Diego Losada se llevó un batacazo en el debut de En boca de todos en Cuatro).

Pero no solo Mediaset se ha dado de bruces con el triunfo de Karlos Arguiñano, sino que TVE también tiene un serio problema con este cocinero vasco. Y es que, mientras que el programa culinario de Antena 3 funciona a las mil maravillas, Menudos Torres está naufragando en las horas más bajas de la cadena pública. Los hermanos Sergio y Javier tenían la misión de mejorar la maltrecha audiencia de Mejor contigo, el programa matinal presentado por Ion Aramendi, pero abrir las puertas de su cocina genuina no está teniendo impacto alguno.

Es más, la última apuesta de TVE por reflotar su maltrecha franja de mediodía es una de las más inestables de la cadena pública dado que en su primer mes en el aire apenas ha promediado un 4.3% de cuota de pantalla y 242.000 televidentes de media. Una circunstancia cuanto menos curiosa ya que Torres en la cocina, la anterior aventura televisiva de estos hermanos cocineros, sí que se mantuvo en emisión entre 2015 y 2019.

Claro que lo más significativo de todo esto es que mientras los hermanos Torres están firmando una trayectoria muy insuficiente en TVE en términos de audiencias, Karlos Arguiñano sí que está teniendo la acogida esperada en Antena 3. Tanto es así que se ha creado un aura en torno a su figura y el propio cocinero se permite jugar con su buen hacer delante de los focos.

Un caso representativo y cercano de esto se produjo la pasada semana cuando el de Beasain presumió de audiencias frente a Ya es mediodía de Telecinco y no se cortó un pelo en subrayar que está goleando a la cadena rival. Pese a que Cocina abierta de Karlos Arguiñano se suele colar cada día como el programa más visto de la franja matinal, el presentador alardeó de su victoria convertido ya en alguien de armas tomar.

Así, cuando nadie se esperaba que Karlos Arguiñano sacara pecho por las audiencias del programa que lidera, el cocinero se jactó de ello al ponerse una medalla imaginaria encima y demostró que es uno de los rostros televisivos más estables. Y es que el presentador vasco sabe que el formato que conduce ha producido más de 2.300 entregas en la cadena se San Sebastián de los Reyes y que tiene razones para que se le suba a la cabeza su influencia televisiva.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Atresmedia