A Jorge Javier Vázquez no parece gustarle lo que están haciendo con su cortijo

·4 min de lectura

Sálvamees un programa que se creó, hace ya más de una década, a la medida de Jorge Javier Vázquez. El de Badalona fue su primer presentador, y casi desde primera hora, se bautizó a sí mismo como el dueño del cortijo. Da igual que más adelante él no pudiese presentarlo cada tarde, y que el rol de maestros de ceremonias lo desempeñase Paz Padilla, Carlota Corredera o quien correspondiese: aquello sería siempre su territorio, el lugar donde él puede hacer lo que le dé la gana. En estos momentos, Jorge no está trabajando en el programa, y se espera que su vuelta se produzca la semana que viene. Y se va a encontrar un Sálvame diferente al que dejó, y en el que se han producido unos cambios que, según parece, no le gustan lo más mínimo.

El último gran fichaje de Sálvame para este nuevo curso televisivo es José Antonio Avilés. Un personaje muy popular del universo de Telecinco que alcanzó mucha notoriedad cuando se descubrió que ha mentido muchísimo en los programas en los que ha trabajado, hasta el punto de inventarse que estudió Periodismo sin haberlo cursado. Un joven andaluz que hace escasamente dos semanas hizo pasar por fotografías de Isabel Pantoja las instantáneas de una señora anónima en la playa como exclusiva para Socialité.

Por ello, a través de sus redes sociales, Jorge Javier ha reflexionado que tras el fichaje de Avilés para el programa, “lo lógico sería que el siguiente fuera Eduardo Inda, ¿no?”. Una ironía, teniendo en cuenta que Inda también acumula muchas polémicas por las fuentes de los contenidos que publica en su medio digital, OkDiario, y por cómo ha falseado algunas situaciones en beneficio propio. Un ejemplo es aquella vez en 2019 que denunció una agresión de un cámara de Todo es mentira (que es de la misma productora de Sálvame) y que luego se comprobó que no había sucedido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay que señalar que Jorge Javier Vázquez tiene voz sobre si está de acuerdo o en desacuerdo con lo que sucede en Sálvame, pero la cúpula del programa es la que decide quién entra y quién sale.Por mucho que sea su cortijo, y defina el formato como “un programa de rojos y maricones” como dijo en 2020, luego las llaves del mismo no las tiene él. Y en su cortijo trabaja quienes digan los demás, no a quien él le apetezca.

MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Jorge Javier Vázquez presenta Pronokal en The Principal Hotel el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Jorge Javier Vázquez presenta Pronokal en The Principal Hotel el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)

De momento, Jorge Javier Vázquez estará de vacaciones toda la presente semana, y se prevé que sea el próximo día 19 de septiembre cuando se reincorpore a Sálvame. Un programa que, en la actualidad, está en constante proceso de reinvención para poder salvaguardar sus audiencias, que han sufrido una importante bajada en los últimos años.

En ese sentido, es fácil ponerse en los zapatos de Jorge. Si el programa pasa por un momento delicado, lo último que hace falta es un colaborador polémico, cuyas informaciones siempre se tienen que poner en duda para no meter la pata hasta el fondo (como la metió Socialité, lo que obligó a María Patiño a pedir perdón a la audiencia).

Habrá que ver, una vez que vuelva Jorge Javier a Sálvame, cuántas veces coincide en el plató con José Antonio. Lo mismo intentan que no se encuentren más de lo necesario, para no chocar. O quizá suceda todo lo contrario, y les hagan verse las caras tarde sí, tarde también, para echar un poco de picante a los contenidos y salten las chispas.

Jorge y José Antonio ya coincidieron en Supervivientes. Fue durante la etapa en la que el andaluz era concursante cuando se descubrió que gran parte de su currículo y sus exclusivas eran mentira, y en aquel entonces el de Badalona fue muy duro con él. Como se había conocido que era propenso a pedir dinero, llegaba a decir en el plató que se tuviese cuidado con las carteras, se reía de algunas de sus afirmaciones en pleno directo.

Sin olvidarnos, por supuesto, de cómo se despachó con él en su blog de la revista Lecturas. En mayo de 2020 definió a José Antonio como “un pobre niño desvalido que metió la pata por crearse una vida paralela” pero que en realidad es“un trepa fascinado por la popularidad que está dispuesto a hacer lo que sea por arañar una cuota de pantalla”. Ahora tendrán que aunar fuerzas y trabajar codo a codo. Y si Avilés consigue arañar alguna cuota de pantalla, eso que ambos saldrán ganando. Que buena falta le hace a Sálvame.

Más historias que podrían interesarte: