1 / 12

Sus motivos

Según confesó al portal Apartment Therapy, tras graduarse de la universidad notó que las personas gastaban mucha energía enfocándose en objetos materiales, desde comprarlos para luego perderlos y luego tener que buscarlos. Así que decidió que quería gastar esa energía en otra cosa.

Tres años le tomó crear la casa rodante más hermosa que hayas visto

Jessie Lipskin, originaria de New Jersey, EEUU, decidió que la mejor forma de llevar el estilo de vida ecológico y minimalista que deseaba era viviendo en una casa rodante, y en lugar de simplemente comprarla creó la suya propia. Conoce su historia y mira la increíble transformación de un viejo autobús de 1966 en un hermoso hogar rodante. Fotos: instagram/thebustinyhome

¿Te sumarías al movimiento de vivir en una casa rodante de forma permanente?

@travesabarros

También te puede interesar:
Top 5: las casas más raras del mundo
10 productos para departamentos pequeños
Ingeniosos trucos caseros que te facilitarán la vida

Según confesó al portal Apartment Therapy, tras graduarse de la universidad notó que las personas gastaban mucha energía enfocándose en objetos materiales, desde comprarlos para luego perderlos y luego tener que buscarlos. Así que decidió que quería gastar esa energía en otra cosa.

De acuerdo con Jessie, fue el documental Garbage Warrior lo que la inspiró a vivir una vida ecológica y minimalista, y como ya estaba acostumbrada a los espacios reducidos de los departamentos de Manhattan, no dudó en buscar una casa rodante.

Según confesó al portal Bored Panda, las casa rodantes del mercado no tenían la estética que estaba buscando. Fue cuando buscando en internet encontró un viejo autobús GMC de 1966 a la venta, y sin dudarlo lo compró.

Según confesó, lo más difícil fue encontrar a las personas adecuadas para ayudarla, porque aunque a ella le gusta hacer las cosas por sí misma, no sabía lo suficiente de electricidad, plomería y carpintería para completarla.

El proyecto total le tomó un total tres años y $70,000 dólares, tras los cuales se mudó de forma permanente a vivir en su casa rodante en enero de 2018.

Jessie asegura que después de encontrar a las personas, lo más complicado fue diseñar y construir pensando en que todo se estaría moviendo constantemente. Además, tenía que adaptar su diseño a la forma de las ventanas.

En 500 pies cuadrados (46 metros), Jessie logró acomodar 2 áreas para dormir y un baño completo, además de tres clósets. Según ella, esta casa rodante puede acomodar hasta 4 personas cómodamente.

Además, cuenta con una cocina funcional con espacios para guardar más cosas además de una lava-secadora ecológica, agua caliente y aire acondicionado.

Según Jessie, esta fue una decisión consciente, ya que prefiere pasar tiempo al aire libre o leer.

Trabajar desde casa le da la oportunidad a Jessie de aprovechar su casa rodante para moverse de un sitio a otro y conocer.

Recientemente Jessie decidió poner a la venta esta casita de ensueño. ¿Su motivo? Quiere explorar la posibilidad de vivir en el extranjero, aunque a su vuelta pretende seguir viviendo en una casa miniatura. Si te interesa, puedes comprarlo a través de Craigslist por $149,000 dólares.

El esfuerzo de Jessie por conseguir la casa de sus sueños es inspirador, pero no cualquiera se atrevería a tener una casa rodante. ¿Tú te atreverías?