El gran año de Elisa Mouliaá: boda y éxito en el trabajo

Por Maribel Escalona

From Diez Minutos

Ha contraído matrimonio con Shaun, su novio australiano al que conoció hace tres años y en septiembre vuelve a TVE con TVemos. Para este día tan especial, Elisa, eligió un vestido diseñado por Valenzuela Atelier con escote halter, bordado de hojas y espalda completamente descubierta, a la que añadió una elegante capa. Y el novio vestía un traje de lino de color hueso.

¡Enhorabuena por tu boda! El 24 de julio dijiste el “sí quiero” en una finca con vistas al mar….

Sí. Me casé en “El cañuelo”, en una finca preciosa, con una montaña con vistas al mar, y con Shaun, mi novio desde hace tres años. Él es australiano pero su familia es original de Sri Lanka. Juntamos a 195 personas entre familiares y amigos, incluido un sacerdote, familiar de Shaun, que ofició la ceremonia.

¿Acabáis de volver de viaje de novios?

Sí. Hemos estado viajando por Hungría, Croacia y Suecia.

¿Cómo le conociste?

Le conocí en Australia, en un viaje que hice hace tres años para ver a mi mejor amiga y fue un flechazo. El primer día que le conocí surgió el amor. Luego vino a verme a Madrid por sorpresa, después fui yo a verle y así estuvimos dos años hasta que el año pasado se vino él a vivir a España.

Él tiene negocios en Australia….

Sí. Él es propietario de un hotel desde hace doce años. El negocio le va muy bien y ha puesto a un mánager que controla todo y Shaun va y viene. De momento ha venido a apoyarme en mi carrera como actriz y presentadora y es posible que nos planteemos montar algún negocio conjunto aquí en España.

Tú, igual que tu marido también tienes la sangre mezclada. Una de tus tatarabuelas era mitad española, mitad filipina.

Me llaman India, latina…Hay gente que cree que soy colombiana o filipina y es lógico por mi tatarabuela. Creo que la ficción española y sobre todo la televisión pública, ha de reflejar que la población de hoy en día no es sino la mezcla de muchas culturas. Por eso estoy agradecida de que TVE me haya elegido, con mi físico, para presentar un programa.

El 2019 es tu año. Boda y vuelves en septiembre con TVemos.

Sí. Estoy encantada porque en julio cerramos con un 10,3 de audiencia, compitiendo con grandes programas como “El hormiguero”. Mantenernos por encima del millón de telespectadores en un honor. Y tengo también otra novedad televisiva, pero hasta que no se cierre el contrato, no puedo hablar de ello.

¿Qué videos de los que salen en el programa te conmueven más?

Los protagonizados por animales, cuando se pelean o juegan. Los animales no se andan con tonterías.

Eres presentadora y también actriz. Empezaste a actuar de la mano de tu padre cuando tenías 8 años…

Yo era una niña bastante tímida que vivía en un mundo de fantasía y a mi padre se le ocurrió introducirme en la compañía de teatro de nuestro barrio donde él colaboraba. En mi casa siempre se ha hecho hincapié en que leyéramos. Mi nombre es Elisa porque la poesía favorita de mi madre es la de “Elisa, vida mía” de Garcilaso y mi padre siempre fue un actor de los pies a la cabeza, aunque aficionado. Desde entonces ya nunca abandoné las clases de interpretación.

En cine, lo último que has hecho es “Embarazados” y “Bernarda”, una adaptación de García Lorca. Y en el teatro Lara de Madrid has estado un año con la obra “Polvorones”. ¿En qué registros te sientes más cómoda?

En todos. Tanto en la comedia como el drama. En “Polvorones” por ejemplo me he transformado en una hippy que se vuelve loca y me lo he pasado genial. Y en “Bernarda” trabajé con Victoria Abril y fue estupendo; es un torrente de energía.

Has estudiado Psicología y también cuatro años de piano y además tocas la guitarra. Eres una mujer polifacética.

La Psicología me ayuda para abordar internamente los personajes, para darles personalidad propia. Y respecto a la música, me gusta el rock, la música pop-rock o indie y hasta la música electrónica, pero no soy fanática de un tipo de música concreto.

Háblame de tus aficiones cuando no trabajas.

Soy muy deportista –tengo un entrenador personal- y me gusta hacer meditación, pero no de forma sistemática. También escribo, pero para mí. Siempre llevo una libreta en el bolso y así clarifico las ideas.

¿Sigues siendo tan viajera como hace unos años?

Sí. En Latinoamérica me siento como en casa y en Australia ahora, también. Y he visitado Tanzania, de voluntariado, en un orfanato con niños.