9 frases con las que Jennifer Aniston se rebeló contra el machismo de Hollywood

Uxía Prieto

Jennifer Aniston es una de las actrices más conocidas de Hollywood. Ha dado vida a Rachel Green en Friends, ha ganado un Globo de Oro, un Emmy, ha dirigido y producido sus propios proyectos y se ha mantenido en durante más de treinta años en una industria en la que es muy fácil llegar a lo más alto y pisar el barro en muy poco tiempo. La revista Forbes la incluyó en su lista como una de las estrellas mejor pagadas del cine en 2017.

Pese a su larga trayectoria, cuando buscamos su nombre en Google lo más habitual es que se hable de su divorcio con Brad Pitt, con el que estuvo casada entre 2000 y 2005, o titulares sobre constantes rumores de embarazo. Desde hace años Aniston ha aprovechado su posición privilegiada para alzar la voz ante la presión por ser madre y el machismo imperante en la industria del cine y la sociedad en general.

Recopilamos algunas de sus frases más potentes para celebrar a la actriz, que este lunes cumple 50 años.

"Para que conste: no estoy embarazada. Lo que estoy es harta"

En julio de 2016 la actriz escribió un blog para la edición americana de HuffPost en el que se rebelaba contra la obsesión de los medios por confabular sobre si estaba embarazada cada cierto tiempo. "La cosificación y el escrutinio a los que sometemos a las mujeres es absurdo y alarmante", denunció Aniston, que insistió en que las mujeres "somos completas con o sin pareja, con o sin hijos".

"He trabajado muy duro como para ser reducida a una triste mujer que no tiene hijos"

En una entrevista con la revista Marie Claire en 2016, Aniston se mostraba molesta con los medios por hablar más de su vida personal que de su trabajo como actriz. "Estoy cansada de sentirme avergonzada y analizada por cada situación que toca la prensa sobre mí".

"Me he sentido avergonzada por mi estado civil, me he sentido avergonzada por mi divorcio, cuando no tenía pareja me han avergonzado, mis pezones han sido avergonzados. ¿Por qué solo miramos a las mujeres a...

Sigue leyendo en El HuffPost