9 factores a tener en cuenta para mejorar tu estado de salud actual

Los genes influyen de manera relevante en el metabolismo de los alimentos que ingerimos y, por tanto, en el efecto que los alimentos tienen en nuestro organismo. ¿Conoces tu perfil genético?

La nutrigenómica es una disciplina que te dice cómo alimentarte según tu composición genética. (Foto: iStock by Getty Images)

La alimentación es uno de los factores claves en la percepción de bienestar. Somos lo que comemos pero, a menudo, comemos alimentos que nos sientan mal. De hecho, existen diferentes procesos metabólicos relacionados con la nutrición y el bienestar.

La genética puede ayudarnos a conocer qué alimentos nos van bien y descartar otros que nos sienten como una patada en el estómago. A algunos todavía les suena a chino o les da yuyu explorar otros caminos que puedan ‘adelantar’ el mal, ¿para que saber si enfermaremos en el futuro? Mejor disfrutar mientras se pueda y ya veremos qué pasa, ¿no?

Pues no, médicos e investigadores nos animan a hacer uso de los avances de medicina y la ciencia para poder adelantar diagnóstico y evitar o ralentizar el desarrollo de enfermedades crónicas en la edad adulta.

Así podrás seguir un plan nutricional que le permita a tu cuerpo estar en forma y alejarte de cualquier tipo de enfermedad relacionada con la dieta. (Foto: Rawpixel Ltd / Getty Images/iStockphoto)

Como te decía antes la genética es uno de ellos, ya que permite obtener una información precisa y personalizada que asegura el éxito de las variantes genéticas que determinan nuestra salud. Estas son algunas de las más relevantes:

Intolerancia a la lactosa y celiaquía

La intolerancia a la lactosa y/o sensibilidad al gluten pueden desencadenar sintomatología adversa que empeora la calidad de vida de los que la padecen. En este sentido, la detección de marcadores genéticos de intolerancia a la lactosa y/o predisposición al desarrollo de la enfermedad celíaca podría permitir, mediante un abordaje nutricional, mejorar el estado de salud de aquellas personas que sin saberlo sean portadoras de alguno de estos marcadores.

Sensibilidad a la sal

Una excesiva presencia de sodio (o lo que es lo mismo la sal, compuesta por sodio y cloro) en sangre puede causar el aumento de la presión arterial pudiendo desencadenar hipertensión en aquellas personas genéticamente predispuestas. Si ya sabes que eres una ellas o mientras te piensas si te sometes o no a estas pruebas, elimina este gesto de tu rutina diaria si no quieres empeorar tu salud.

Alcohol y la cafeína

En el organismo existen enzimas específicas que procesan la cafeína y el alcohol. Con un análisis puedes obtener información sobre la efectividad de tu metabolismo para procesar estas sustancias.

La genética es un factor determinante en nuestra forma física y en nuestro bienestar. Por eso los expertos nos instan a conocer nuestro biotipo para entender al cuerpo y saber qué alimentos podemos disfrutar y cuáles evitar. (FOTO: GM STOCK FILMS VIA GETTY IMAGE)

Colesterol y perfil lipídico

Los niveles de colesterol y triglicéridos se ven influenciados no únicamente por la dieta, sino también por el perfil genético de cada persona, por lo que conocer si presentamos un mayor riesgo de tener niveles elevados de estos lípidos puede ayudar a ajustar nuestra dieta de manera acorde.

Metabolismo de la homocisteína

La homocisteína es un aminoácido que produce nuestro organismo al metabolizar la metionina contenida en las proteínas de la dieta. Numerosos estudios sugieren que el exceso de homocisteína en sangre constituye un factor de riesgo cardiovascular relevante. Este exceso puede deberse tanto a alteraciones genéticas como a un déficit de las vitaminas B6, B12 y ácido fólico.

Si estás interesado en conocer tu predisposición genética puedes recurrir al Wellness Check, un test de laboratorios Synlab enfocado en diferentes procesos metabólicos relacionados con la nutrición y el bienestar, que determina variantes genéticas hasta en 24 genes.

Esta compañía de servicios de diagnóstico médico ofrece “un mundo innovador de propuestas de salud que permite a los pacientes conocer y tratar factores como su nivel de estrés (cortisol y DHEA), posibles alteraciones en el sueño o digestivas, problemas con la alimentación, o adaptar su estilo de vida, su nutrición o su entrenamiento deportivo a su genética”, explica Sabrina Barcelona, directora de retail.

Gracias a esta información, concluye Santiago Valor, director médico de Synlab, las personas pueden reaccionar a tiempo, cambiando sus hábitos de vida o incorporando actividades que le ayuden a controlar las situaciones de estrés que se presentan en el día a día”.

¿Estás a favor de la Medicina Preventiva? ¿Crees que este tipo de pruebas ayudan a prevenir enfermedades antes de su aparición?

También puede interesarte:

12 trucos para evitar la contaminación cruzada si eres un Sin Sin

Cómo saber si eres celíaco antes de que aparezcan los primeros síntomas

Lee esto antes de eliminar (por tu cuenta) los lácteos de tu dieta

Volver a introducir el gluten en la dieta o la consecuencia de las modas indiscriminadas

¿Puede una dieta baja en FODMAPs acabar con los trastornos intestinales?