Los 800 trituran a Adrián Ben; De Arriba y Mariano avanzan directos a semis

·3 min de lectura
Photo credit: Ezra Shaw - Getty Images
Photo credit: Ezra Shaw - Getty Images

En las series de pruebas de velocidad, los atletas llamados a las medallas miden y frenan cuando se aproxima la meta, se guardan fuerzas para la carrera decisiva. En los 800 metros, apenas hay tiempo para el trote, menos en este campeonato en el que 14 atletas llegan en un segundo y quizá hasta una veintena podrían subir al podio. Y así lo refleja la primera ronda, que termina con cinco atletas habiendo bajado de 1:45, la eliminación de todos los polacos, de los estadounidenses Donavan Brazier, el vigente campeón, y Bryce Hoppel, y una pena para España: Adrián Ben, el único ochocentista del siglo en meterse en una final mundial, en Doha 2019, y otra olímpica, en Tokio 2021, en este siglo, también cae a la primera.

La decepción la compensan Álvaro de Arriba y Mariano García, que estarán en la madrugada del jueves al viernes (4:00h) en unas semifinales aún más terroríficas. Y así resultó la primera serie, la del salmantino, una trampa. Eran siete, que se quedaron en seis cuando no apareció el líder mundial del año, el jovencísimo británico Max Burgin y un atleta de Timor bajaba con apuro de los dos minutos.

Total, que son cinco atletas para tres plazas, parecía una ganga, y en la primera vuelta De Arriba trastabilla para colocarse y a 300 metros se harta, se mueve adelante y cambia tres veces sin querer desgastar mucho, pero emerge el campeón olímpico Emmanuel Korir, por fin en forma, y el marroquí Elhassane Moujahid y el charro debe esforzarse hasta el final ante el etíope Ermias Girma, al que frena por solo seis centésimas.

Photo credit: JEWEL SAMAD - Getty Images
Photo credit: JEWEL SAMAD - Getty Images

Perder ese tercer puesto habría sido el KO en la serie más lenta, a 1:49. "Esperaba al líder mundial, que siempre tira, así que ha salido mucho más lenta de lo que pensaba, así que ha habido muchos nervios, pero al menos sé que estoy bien también para una carrera así", suspira aliviado el campeón de España en declaraciones recogidas por la RFEA.

Mariano García, el más cómodo

En la segunda llega Mariano García, imprevisible en carrera, y a falta de 600m se mueve hacia adelante, a la par con el australiano Peter Bol y el francés Benjamin Robert, con el que se pega por la posición una y otra vez, hasta la entrada en la recta final, en la que encuentra el hueco y avanza con cierta comodidad hacia la meta tras Bol y el británico Kyle Langford. El campeón mundial bajo techo ha necesitado la mejor marca de su verano (1:45.74), pero entra directo y celebra unas "sensaciones espectaculares".

Photo credit: Sam Barnes - Getty Images
Photo credit: Sam Barnes - Getty Images


Con la misma decisión se mueve Adrián Ben en la cuarta serie cuando ve que el estadounidense Brandon Miller no tira de la prueba como pensaba, y se sale lento. "Cuando he visto que hemos pasado a 54s he pensado que iba a ser muy duro, tenía que intentar sorprenderlos y eso he hecho, pero los últimos metros me están costando bastante este año", lamenta el gallego, que llega en cabeza a la recta final pero cuando se acerca la meta le pasan el argelino Djamel Sedjati, el neerlandés Tony Van Diepen y hasta el tunecino Abdessalem Ayouni, tres malos socios al final, y el tiempo lento (1:46.71) le condena con dos series, más rápidas, por delante. Ben, promete, está en forma y promete venganza en Múnich.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente