8 destinos para viajar en septiembre de vacaciones

·9 min de lectura
Playa de La Maddalena en Cerdeña (Italia). (Photo: sandreta via Getty Images)
Playa de La Maddalena en Cerdeña (Italia). (Photo: sandreta via Getty Images)

Playa de La Maddalena en Cerdeña (Italia). (Photo: sandreta via Getty Images)

Cada vez son más quienes optan por coger las vacaciones fuera de los clásicos julio y agosto y se plantean donde viajar en septiembre. Tomarse un descanso en esta fecha está adquiriendo popularidad entre los que quieren evitar aglomeraciones —y altas temperaturas— así como aprovecharse de precios más baratos.

En este mes del año todavía hace buen tiempo lo que hace que las opciones de playa o destinos de costa se multipliquen tanto a nivel nacional como internacional con ejemplos como Menorca o sitios escondidos en El Algarve. A pesar de esto, las temperaturas son más suaves por lo que también es una buena época para el turismo urbano o monumental.

Todo esto además sin tener que pagar grandes cantidades por conseguir un vuelo o un hotel, ya que en muchos establecimientos y cadenas de España y Europa se considera este mes de temporada baja.

Otro beneficio de elegir un lugar donde viajar en septiembre es que hay determinados destinos turísticos que, en pleno verano o en otra época del año, están masificados y en septiembre hay menos turistas.

¿Dónde viajar en septiembre? Ocho destinos para ir de vacaciones

Si tienes pensado coger las vacaciones en septiembre, hay numerosas fiestas, celebraciones o fechas clave para algunos de los destinos más populares, mientras que otros se convierten en ideales por su bajada de precio o la reducción de visitantes.

Estas son 8 son algunos de los destinos que recomiendan webs especializadas en viajes como Skyscanner:

Menorca

Menorca es una de las islas Baleares que más afluencia tiene en temporada estival y, aunque en septiembre se reciben también cantidad de turistas, sigue siendo una opción perfecta a donde viajar en septiembre para viajes tanto en solitario como en pareja o en familia. De hecho, para quienes vayan con niños pequeños en esta época podrán realizar actividades que en verano son prácticamente imposibles por las temperaturas elevadas y la cantidad de turistas que hay en cualquier enclave.

Cala Mitjaneta en Menorca. (Photo: LUNAMARINA via Getty Images/iStockphoto)
Cala Mitjaneta en Menorca. (Photo: LUNAMARINA via Getty Images/iStockphoto)

Cala Mitjaneta en Menorca. (Photo: LUNAMARINA via Getty Images/iStockphoto)

Ejemplo de ello es la facilidad para dar un paseo tranquilo por la Albufera des Grau o visitar el bosque de S’Arangí. Lo mismo sucede con playas y pequeñas calas vírgenes como Cala Mitjaneta, ubicada al sur de la isla está considerada una de las mejores playas de Europa pero con un tamaño reducido hace que en julio y agosto sea casi imposible poder colocar la toalla. Lo mismo sucede con otros arenales como Macarella, Cala Mitjana o Son Saura, los más populares de la isla.

Fuerteventura

Conocida como “la isla del viento”, Fuerteventura es una de las islas más especiales del archipiélago canario. Se recomienda la visita en esta época del año —de septiembre a enero— precisamente porque los Alisos son más suaves que en otras épocas

Reúne además una oferta tanto de playa, como de deportes de aventura y lo que se conoce como turismo activo. Las temperaturas suaves, sus más de 320 días de sol al año y la cantidad de rutas para hacer senderismo y sus playas, como la de Jandía que también permiten hacer snorkel. El ejemplo más popular es el islote de Corralejos, en el norte de la isla, donde observar el fondo marino con esta práctica deportiva es muy habitual.

Parque natural de Jandía en Fuertevnetura. (Photo: Roberto Moiola via Getty Images)
Parque natural de Jandía en Fuertevnetura. (Photo: Roberto Moiola via Getty Images)

Parque natural de Jandía en Fuertevnetura. (Photo: Roberto Moiola via Getty Images)

Para los que prefieran hacer un turismo más tradicional, Fuerteventura ofrece numerosos enclaves para visitar como es el impresionante volcán de Calderón Hondo, inactivo y el más profundo de la isla; los molinos de viento conocidos como La Oliva, Tefia y Antigua, construidos en el siglo XIX por los fuertes vientos que soplaban en la isla.

Fuerteventura también es un buen destino para los amantes de la gastronomía, ya que en la isla se encuentra el Museo del Queso Majorero, un queso fuerte de cabra típico de la zona que está considerado uno de los mejores del mundo.

Islandia

Uno de los mejores destinos en septiembre es Islandia. Durante este mes y hasta mediados de abril se pueden ver las auroras boreales, especialmente en fechas cercanas al equinoccio sin tener todavía grandes nevadas. Otro motivo, al igual que otros muchos destinos, es que en este país septiembre es temporada baja por lo que los precios son mucho más económicos.

Cataratas de Gulfoss en el Círculo Dorado de Islandia. (Photo: RPBMedia via Getty Images/iStockphoto)
Cataratas de Gulfoss en el Círculo Dorado de Islandia. (Photo: RPBMedia via Getty Images/iStockphoto)

Cataratas de Gulfoss en el Círculo Dorado de Islandia. (Photo: RPBMedia via Getty Images/iStockphoto)

Otra razón por la que visitar la isla más septentrional de Europa durante el mes de septiembre es la cantidad de horas de luz. A diferencia de otros meses, a principios de septiembre se cuentan con 14 horas de luz y a finales 11.

Además de poder observar las impresionantes auroras boreales, Islandia es un paraíso natural en el que poder ver glaciares como el de Eyjafjallajokull y admirar sus imponentes géiseres. También se puede disfrutar de un baño en las aguas calientes de la famosa Laguna Azul —que, aunque siga atrayendo turistas, estará menos abarrotada que en verano— y pasear por el conocido como Círculo Dorado, que incluye  el área geotérmica de Geysir, la impresionante cascada de Gullfoss y el Parque Nacional de Thingvellir.

Cerdeña

Frente a otros destinos como Ibiza o Sicilia, esta isla italiana situada junto a la francesa Córcega es una de las grandes olvidadas del turismo mediterráneo. A pesar de esto, este mes tiene menos turistas de los habituales y hace que visitar sus playas sea mucho más agradable y se convierta en uno de los lugares donde ir de vacaciones en septiembre.

Entre los enclaves para no perderse en este lugar está el archipiélago de La Maddalena, compuesto por más de 60 islas. En la isla principal de este archipiélago, la Isla de Caprera, se puede disfrutar de unos paisajes naturales protegidos y, además, se encuentra la casa del artífice de la unificación italiana Giuseppe Garibaldi.

Vista de La Maddalena en Cerdeña. (Photo: Ellen van Bodegom via Getty Images)
Vista de La Maddalena en Cerdeña. (Photo: Ellen van Bodegom via Getty Images)

Vista de La Maddalena en Cerdeña. (Photo: Ellen van Bodegom via Getty Images)

También es imprescindible la visita a Castelsardo, uno de los pueblos medievales más bonitos de Italia. Su castillo, la Catedral de San Antonio Abad, las calas Ostina, San Pietro y Lu Bagnu o La Roca del Elefante son algunas de las paradas imprescindibles.

La ciudad de Cagliari, al sur de la isla, también es una visita esencial en la isla, especialmente el barrio de Castello, donde se encuentran los edificios más monumentales e imponentes de la ciudad.

Cabo de Gata (Almería)

En España, el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar es uno de los destinos más solicitados en la época estival. En septiembre, se convierte en una opción más asequible —aunque siga siendo temporada alta— y algo más tranquila.

Entre sus impresionantes playas vírgenes, más allá de la Playa de los Muertos o la Playa de los Genoveses, hay otras calas más escondidas que tienen una belleza espectacular. Ejemplo de ello es la cala San Pedro, conocida como la cala hippie de Cabo de Gata a la que solo se puede acceder en lancha o tras una larga caminata.

Playa de los Genoveses en Cabo de Gata. (Photo: Salvatore Tammaro photography via Getty Images)
Playa de los Genoveses en Cabo de Gata. (Photo: Salvatore Tammaro photography via Getty Images)

Playa de los Genoveses en Cabo de Gata. (Photo: Salvatore Tammaro photography via Getty Images)

También destaca la Cala del Plomo, una playa nudista, a la que se puede acceder en coche tras hacer 4 km a través de un camino de tierra, y donde es popular practicar snorkel. Más allá del sol y la playa, en la zona también se puede visitar Níjar, uno de los pueblos más bonitos de España, y donde es popular su artesanía local. También es visita obligada, en especial para los aficionados a la literatura, el Cortijo del Fraile que, aunque está en total abandono, fue donde se produjo el Crímen de Níjar, que sirvió de inspiración a Federico García Lorca para escribir Bodas de Sangre.

Barcelona

Barcelona es un destino turístico por excelencia al que viajar en septiembre o cualquier época del año, eso sí, no está exento de turistas en ninguna de ellas. Aunque en septiembre es especialmente recomendable tanto por el clima, con temperaturas más suaves que en verano, como por la celebración de las fiestas de La Mercé en honor a la patrona barcelonesa. Estas celebraciones tienen lugar del 23 al 26 junio.

Plaça de Sant Felip Neri en Barcelona. (Photo: Getty Images)
Plaça de Sant Felip Neri en Barcelona. (Photo: Getty Images)

Plaça de Sant Felip Neri en Barcelona. (Photo: Getty Images)

Además de la Sagrada Familia, el Parc Güell, visitar La Pedrera o pasear por La Rambla, Barcelona tiene otros lugares que son más desconocidos para el turista como es la Plaça de Sant Felip Neri, en el barrio gótico donde se pueden observar restos de un bombardeo de la Guerra Civil en la iglesia que da nombre a este enclave.

También conviene visitar los refugios antiaéreos que se esconden bajo la ciudad, el más popular es el de la Plaça del Diamant, aunque hay otros muchos a los que tenían acceso determinados grupos privilegiados durante la Guerra Civil.

Escocia

Aunque probablemente te encuentres con clima lluvioso, Escocia es uno de los mejores destinos para septiembre porque su temperatura suele ser más cálida y por su gran oferta cultural en esta época del año.

En esta época tiene lugar los Door Open Days, unas jornadas de puertas abiertas a las que se suman cantidad de monumentos y enclaves culturales de todo el país. Durante todo el mes de septiembre, los lugares que se suman a esta iniciativa no cobran entrada a sus visitantes.

Tradicional 'tug o'war' en los Highlands Games de Newtonmore. (Photo: Kristian Buus via In Pictures via Getty Images)
Tradicional 'tug o'war' en los Highlands Games de Newtonmore. (Photo: Kristian Buus via In Pictures via Getty Images)

Tradicional 'tug o'war' en los Highlands Games de Newtonmore. (Photo: Kristian Buus via In Pictures via Getty Images)

Además, si lo que buscas más allá de visitar los lugares clásicos de Edimburgo, St. Andrews y su conocido castillo o Skye, es conocer la tradición escocesa, esta es la época del año adecuada. En septiembre tienen lugar los Highlands Games —que se inician en el mes de mayo— donde hay pruebas de fuerza, competiciones, bailes tradicionales y, sobre todo, muchos kilts y mucha música de gaita.

Algarve

El sur de Portugal siempre es una buena opción para viajar, ya sea en verano o en el mes de septiembre. Sus playas y sus acantilados rocosos no están tan llenos de turistas como durante los meses estivales, pero el tiempo sigue acompañando a tomar el sol en sus arenales.

La Praia do Bordeira o los atardeceres en el Cabo de San Vicente son visitas imprescindibles en la zona, pero hay otros lugares más desconocidos en los que septiembre es la época perfecta para visitarlos. Ejemplo de ello es la Ilha da Culatra, situada en el sur del país frente a la localidad de Olhao o Sagres, la Ría Formosa o la localidad bohemia y surfista por excelencia del Algarve portugués.

Vista elevada de Cacela Velha, de la Ria Formosa en el Algarve. (Photo: Juampiter via Getty Images)
Vista elevada de Cacela Velha, de la Ria Formosa en el Algarve. (Photo: Juampiter via Getty Images)

Vista elevada de Cacela Velha, de la Ria Formosa en el Algarve. (Photo: Juampiter via Getty Images)

Para los que prefieran no explotar tanto la costa, también pueden visitar Monchique un pueblo tradicional en el corazón rural de la zona en el que se pueden hacer rutas de senderismo como las de las montañas de Fóia y Picota y disfrutar de su balneario de Caldas de Monchique, conocido internacionalmente por sus propiedades terapéuticas y por sus aguas que brotan a una temperatura media de 29 ºC.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente