7 ventajas de la calistenia para tu salud, según Harvard

·3 min de lectura
Photo credit: skynesher - Getty Images
Photo credit: skynesher - Getty Images

La calistenia ha ganando numerosos practicantes en los últimos tiempos. El hecho de únicamente necesitar el cuerpo de uno mismo para entrenar ha suscitado que numerosos amantes del fitness se hayan apuntado a una variante del fitness muy atractiva. No obstante, para aquellos que todavía no están convencidos de sus posibilidades, los expertos de la Escuela Médica de Harvard han recopilado una se de ventajas de este tipo de preparación para animar a su práctica.

El precio es imbatible

Lo bueno de la calistenia es que no se necesita ningún equipo específico para entrenar. Basta con el propio cuerpo para preparar hasta el último rincón del cuerpo. De hecho, se puede recurrir al material casero (sillas, puertas, etc.), a ninguno en particular o aprovechar que cada vez hay más instalaciones disponibles en playas y parques para la actividad física. Además, activa al cerebro cuando se opta por improvisar sesiones. Y no hace falta acordarse de pagar suscripciones al gimnasio, piscina ni nada parecido.

Siempre disponible

De viaje de trabajo o de vacaciones. Por la mañana, por la tarde o por la noche. En un descanso entre horas de estudio. Nada de esto es un obstáculo. En realidad, da igual dónde estén las agujas del reloj o el lugar en que se encuentre quien quiere practicar calistenia porque su cuerpo siempre le acompaña. Y así no hay excusas como que el transporte se ha averiado o que si sales ahora vas a llegar tarde.

No hace falta dedicar mucho tiempo

Una prueba científica con japoneses mayores de 60 años demostró que con ocho sencillos ejercicios de la parte inferior del cuerpo los practicantes aumentaron la fuerza y potencia de sus músculos en diez meses. Los nipones solo entrenaron seis veces al mes y ya lograron resultados, así que no es difícil adivinar los beneficiosos efectos con ejercicios más exigentes e intensos y un programa de sesiones más frecuentes.

Funciona

Diferentes estudios científicos han demostrado que ejercitarse con el propio cuerpo como recurso es útil tanto para hombres como para mujeres. Para los incrédulos, una investigación publicada en la revista científica Physiology and Behavior reveló que después de diez semanas de entrenamientos de calistenia se mejoraron 7 de 9 parámetros físicos entre los practicantes de su experimento. Entre los puntos más destacados está su gran impacto en el 'core' y la capacidad aeróbica, sin despreciar que también se gana músculo con ejercicios más específicos.

Adaptado a todas las posibilidades

¿No puedes hacer fondos de pecho? Prueba con las rodillas en el suelo. ¿No puedes llegar a 50 repeticiones? Prueba con la mitad o divide las tandas. El límite está en cada uno y por eso se puede ajustar. Los principiantes pueden empezar con una toma de contacto y los experimentados exprimirse al máximo, pero en el medio hay una amplia gama de posibilidades para ajustar el ritmo, intensidad, posición o tipo de ejercicio.

Photo credit: skynesher - Getty Images
Photo credit: skynesher - Getty Images

Es entrenamiento funcional

La realidad es que la mayor parte de los ejercicios de calistenia implican a varios grupos de músculos y articulaciones. De hecho, los expertos de Harvard consideran que en esto hay una gran ventaja respecto al entrenamiento con máquinas o mancuernas porque con estos movimientos en el gimnasio se suele concentrar el esfuerzo en una zona específica o trabajar área aisladas. Además, cuenta con el bonus de mejora del equilibrio, ya que en la mayor parte de las acciones de la calistenia resulta clave.

Bueno para la salud

El punto a favor más importante de todos. Como toda actividad física, el organismo agradecerá la puesta en marcha con una mejor calidad de vida y la reducción del riesgo de trastornos, enfermedades y otros problemas relacionados con el riesgo de mortalidad. Apostar por la calistenia ayudará a reducir el estrés, aumentará la calidad de sueño y, por supuesto, mejorará el ánimo. Palabra de Harvard.