Los 6 looks de invitada de la boda de los reyes Letizia y Felipe que son tendencia 18 años después

·4 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

El lluvioso 22 de mayo de 2004 Madrid se vestía de largo para acoger la boda de doña Letizia y don Felipe. El entonces príncipe había conseguido la aprobación para casarse con una prometida que no tenía sangre azul, y todos los ojos estaban puestos en doña Letizia. La actual reina acertó con un vestido clásico, regio y solemne de Pertegaz, el decano de la moda española.

Pero ella no fue la única que concitó la atención fashion de este evento. Por la alfombra roja de la madrileña catedral de la Almudena desfilaron invitados de más de veinte casas reales. Y aunque no todos los looks fueron aciertos rotundos, sí hubo algunos estilismos que no solo causaron admiración hace casi dos décadas, sino que hoy siguen estando de plena actualidad. Es más, muchos de ellos podrían ser la elección perfecta para una boda esta primavera-verano.

De Rania de Jordania a Carolina de Mónaco pasando por Máxima de Holanda, repasamos esos estilismos que han podido pasar la prueba del tiempo con sobresaliente y siguen derrochando estilo.

Rania de Jordania

Pocos looks royals como invitada han sido tan recordados (e imitados) como el que llevó Rania a la boda de doña Letizia y don Felipe. Lejos de escoger un recargado vestido, la monarca hachemita optó por un conjunto de falda y blusa de Givenchy Alta Costura. La falda larga morada de silueta evasé combinaba tul y encaje blanco y llevaba un fajín de la misma tela anudado en la cintura.

Rania solo necesitó una camisa de seda blanca con la manga ligeramente subida para hacer de su outfit uno de los más aplaudidos aquel día. Con una cartera de mano blanca y el pelo recogido con suaves ondas, este conjunto de dos piezas sigue siendo la inspiración perfecta para un evento.

Photo credit: Getty Images - Getty Images
Photo credit: Getty Images - Getty Images

Carolina de Mónaco

Misión casi imposible es encontrar en la hemeroteca un look con el que Carolina de Mónaco haya fallado. Aquel día de mayo de 2004 la hija de Grace Kelly volvió a demostrar su elegancia innata confiando en su firma de cabecera, Chanel. Carolina lució un traje de falda y chaqueta en azul pastel con los complementos a juego: pamela de rafia blanca con flor en azul, bolso de Chanel en el mismo tono y salones y guantes en color blanco.

La chaqueta, con detalles de lentejuelas, y la falda, con el bajo adornado con pequeñas aberturas a modo de grandes flecos, bien podría ser uno de las creaciones de Virginie Viard para uno de sus últimos desfiles de Chanel. Una prueba más de que el armario de Carolina de Mónaco nunca pasa de moda.

Photo credit: Getty Images - Getty Images
Photo credit: Getty Images - Getty Images

Máxima de Holanda

Cuando doña Letizia y don Felipe se casaron, solo hacía dos años que Máxima de Holanda había contraido matrimonio con el entonces príncipe Guillermo. La argentina aún estaba definiendo su estilo como futura monarca de los Países Bajos y en la boda de los herederos españoles no falló, apostando por un diseño rosa pastel que, casi dos décadas después, no ha perdido ni un ápice de su elegancia.

Para la ocasión, Máxima escogió un vestido por encima de la rodilla de silueta ajustada y con detalle de lentejuelas que lució bajo un abrigo entallado en el mismo tono rosa pastel. El detalle más llamativo de su look y que anticipaba su particular gusto por los grandes tocados era la gran pamela de plumas en el mismo color.

Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images

Infanta Elena de Borbón

En el día más importante para su hermano, la infanta Elena no defraudó, haciendo gala de su particular estilo. La hija mayor de los entonces reyes se vistió de una sus firmas favoritas en aquellos años, con un diseño de Christian Lacroix Alta Costura. Doña Elena lució un vestido rosa a la altura de la rodilla con chaqueta entallada a juego y motivos goyescos y flores bordadas en blanco.

Con su mantilla negra y su collar de perlas, la infanta volvió a demostrar su habilidad para caminar entre el estilo clásico, la inspiración española y las últimas tendencias.

Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images

Rosario Nadal

Discreta en lo personal pero siempre elegante y atrevida en lo que a cuestiones estilísticas se refiere, la entonces esposa de Kyril de Bulgaria fue otra de las más elegantes de la ceremonia. La mallorquina también escogió el rosa pero en su caso fue un trench de Valentino el gran protagonista de su look.

Una gabardina en Mikado de seda que lució sobre un vestido estampado en tonos rosas y verdes y que combinó con una gran pamela con flores bordadas y en relieve. Solo ella podía acertar apostando por una gabardina en una boda real.

Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images

Marie Chantal Miller

La norteamericana, casada con Pablo de Grecia, estaba embarazada de su cuarto hijo cuando asistió a la boda de doña Letizia y don Felipe. Marie Chantal lució un vestido color vainilla de talle alto con un abrigo plateado y una gran pamela de plumas, un accesorio al que muchas royals han recurrido como epítome de la elegancia en otras citas reales.

Un estilismo que, dos décadas después, no ha perdido actualidad y sigue siendo un look de invitada inspirador para cualquier embarazada.

Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente