Casi 6 de cada 10 trabajadores argentinos están conformes con su actual empleo

El 58% de los trabajadores argentinos está satisfecho con su empleador actual, según una encuesta realizada a 3.550 personas por Randstad, la multinacional de talento.

Tan solo el 32% de los consultados se muestra indefinido al indicar no estar ni satisfecho ni insatisfecho con la compañía para la que trabaja, mientras que apenas el 10% asegura estar muy insatisfecho con su empleador.

El estudio de Randstad también avanza sobre el nivel de compromiso de los argentinos respecto a su empleador. En este sentido, el 47% de los consultados afirma estar muy comprometido y no prevé un cambio laboral en el corto plazo.

Otro 41% de los encuestados se encuentra medianamente comprometido con su empleador actual mientras que, en el extremo opuesto, el 11% de los participantes del informe asegura estar muy poco comprometido con su empleador y apenas el 1% asegura no estar comprometido en absoluto.

Confianza en el mercado laboral

La encuesta de Randstad también profundiza sobre el impacto de la situación económica del país en los niveles de seguridad y confianza en el mercado laboral que tienen los trabajadores, en particular el miedo a perder su puesto de trabajo.

Frente a esta pregunta, un mayoritario 38% manifestó que es poco probable que pueda perder su trabajo durante los próximos 6 meses y un 28% aseguró que es absolutamente improbable que su fuente de trabajo esté en riesgo.

El 58% de los trabajadores está conforme con su actual empleador
El 58% de los trabajadores está conforme con su actual empleador

El 58% de los trabajadores está conforme con su actual empleador

Paralelamente, un 17% de los encuestados considera que es algo probable la posibilidad de perder su empleo o que no renueven su contrato durante los próximos 6 meses, el 10% lo considera algo probable y apenas el 7% asegura que es algo muy probable y esperable.

En referencia a estos resultados, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, afirmó: "Estamos frente a una coyuntura en la que tanto los trabajadores como las organizaciones están adaptándose a la vuelta a lo que ya podríamos considerar la normalidad, aunque el mundo del trabajo sigue reacomodándose y generando cambios que impactan en los vínculos laborales."

"Este cambio de las condiciones del contrato social del trabajo pone a las organizaciones en la necesidad de adaptarse y evolucionar para adecuar sus propuestas de valor al empleado y estar muy atentos a los niveles de satisfacción y compromiso de sus colaboradores. Si se produce un descalce entre las expectativas y lo que las organizaciones ofrecen en términos de beneficios, ambiente laboral, propósito, bienestar, flexibilidad y oportunidades de desarrollo, entre otros factores, se están exponiendo a la pérdida de talento", advirtió.

Se les consultó a los participantes si, en el supuesto caso de tener que buscar un nuevo trabajo, consideraban posible encontrar un puesto similar al actual en otro empleador en un período de 6 meses. Un mayoritario 44% consideró que sí podría conseguir un nuevo trabajo en un período de 6 meses, seguido de un 37% de personas que lo creen probable. Apenas a un 14% le resulta poco probable la idea de encontrar otro trabajo en 6 meses y el 5% indicó que no lo sabe.

Movilidad Laboral

En un contexto en el que hay mayor movilidad laboral impulsada por las expectativas de cambio de los trabajadores, el estudio de Randstad buscó indagar sobre la intención de cambio de empleador.

En ese sentido, el 51% de los participantes de la encuesta afirmó estar atento a la aparición de buenas oportunidades, mientras que el 41% indicó estar buscando un nuevo empleo activamente y el 8% aseguró no estar abierto a un cambio laboral en absoluto.

Sobre las razones que movilizan a encarar un cambio de trabajo, el 45% de los consultados coincidió en que es alanzar mejores condiciones laborales. También se encuentran los deseos personales de cambio (18%); las ambiciones vinculadas a la carrera profesional (17%); el contar con opciones de trabajo remoto (6%); la flexibilidad laboral (3%); la insatisfacción con el empleador (3%); causas organizacionales (3%); causas personales (3%) y ambiciones ligadas al área de management (2%).

"Estamos viendo hoy en las empresas niveles de rotación sensiblemente mayores a lo que venía siendo la tendencia pre-pandemia. La rotación contenida durante los dos años de pandemia y el cambio de prioridades y expectativas de los trabajadores dan como resultado una mayor inclinación al cambio en la fuerza laboral, que hoy tiene un impulsor adicional, que tiene que ver con la escasez de talento y la puja salarial que genera la creciente inflación", opinó Ávila.

"Esta combinación de factores está generando una exigencia adicional para las organizaciones, tanto para lo que son los factores de atracción y retención, como los paquetes de compensación y los factores no monetarios, tomando en cuenta que en la mayoría de los segmentos profesionales estamos hoy frente a una situación de pleno empleo", cerró.