5 tácticas para que el miedo no te paralice

Texto: Bárbara Asnaghi

El miedo puede convertirse en una sombra cada vez más oscura y espesa, que atraviesa varias áreas de tu vida, o bien, una en especial. Sea temor a hablar en público, exponer tus talentos y sentimientos, fracasar o que no soportes las alturas, el miedo podría quitarte más de lo que crees. No lo permitas, y adopta estas estrategias.

No dejes que el miedo congele tus sueños. – Foto: PeopleImages/Getty Images
No dejes que el miedo congele tus sueños. – Foto: PeopleImages/Getty Images

Elogio del miedo

El miedo, en su justa medida, puede ser una reacción normal a situaciones nuevas o desconocidas. El problema, describe Matt Mayberry, orador y estratega de performance en la revista Entrepreneur, se da cuando no te deja avanzar en tus metas, o te paraliza. Es que, si permites que invada tu vida, podrías estar dejando ir tus mayores metas y ambiciones.

¿Cómo combatirlo?

#1. Siente el miedo, ¡pero hazlo igual!

Puede parecer un consejo simplista, pero al parecer, funciona. A diferencia de lo que la mayoría de la gente cree, para avanzar no debes tener todo calculado y conocer cada detalle del asunto. Si bien tener un plan es genial, tomar acción es más importante, señala Mayberry.

#2. Respira hondo

Te lo deben haber dicho varias veces cuando estabas estresado: ¡respira hondo! Pero, ¿sabes por qué? “La respiración diafragmática es una técnica poderosa para reducir la ansiedad, porque activaría la respuesta de relajación del cuerpo”, explica la máster en ciencias especializada en psicología clínica, Margarita Tartakovsky, en el sitio PsychCentral.

Es que, “ayudaría al cuerpo a ir de la respuesta de lucha y huida del sistema nervioso simpático, a una respuesta relajada del sistema nervioso parasimpático”, indicó la psicóloga Marla W. Deibler a esa misma fuente.

#3. Dale un nombre a tus miedos

Nombrar o ver lo que te genera temor o ansiedad, podría hacerlo más familiar a tus ojos, señaló la neurocientífica Katherina Hauner al diario The Huffington Post. Este tipo de terapia se llama “terapia por exposición”, y consiste precisamente, en ponerte paulatinamente frente al objeto o situación que te da miedo.

Se comienza desde una exposición más suave a una más intensa. Por ejemplo, ante una fobia a los perros, se coloca a un cachorrito bastante lejos del paciente y gradualmente se va cambiando y acercando a un perro más grande, explicó.

#4. Cambia el foco: de miedo a emoción

Si vas a hablar en público y la idea sola basta para que te tiemblen las piernas, reenfoca tu temor en lugar de intentar calmarte. ¿Qué quiere decir? Que, ya que la ansiedad produce los mismos síntomas que la excitación o emoción por un evento futuro, podrías convencerte que tu miedo es en verdad ¡muchas ganas de hacer algo!, como propone la profesora de administración de negocios, Alison Wood Brooks, al sitio Fast Company.

#5. Darle a las cosas la importancia que tienen

Las personas ansiosas o temerosas, usualmente tienen ideas irreales sobre las probabilidades de que algo malo suceda, y de la gravedad de las consecuencias de ese evento, explica el psicólogo licenciado Clifford N. Lazarus en la revista Psychology Today. Para reducir el miedo, lo mejor es informarse, conocer las estadísticas y probabilidades concretas de que algo pase, y reconocer que tus temores son infundados. Al fin y al cabo, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Y tú, ¿a qué le temes más?

Si sospechas que tienes una fobia o este tema te preocupa, consulta con un profesional de salud mental.

@Barbaraine

También te puede interesar:
Si te preocupa tu desempeño sexual, lee esto
El ADHD podría ser distinto en las niñas