5 razones por las que deberías hacerte con un suspensorio

·3 min de lectura
Photo credit: MANAN VATSYAYANA - Getty Images
Photo credit: MANAN VATSYAYANA - Getty Images

Con el verano llega un problema del que muy poca gente se atreve a hablar, se trata del calor en nuestras partes íntimas. Y es que además parece que ahí abajo no puede cambiar nada, pero si adaptamos el resto de nuestro vestuario a las condiciones meteorológicas, nos ponemos manga corta, pantalones cortos, sandalias, chanclas… ¿Por qué ahí todo sigue igual? Hay vida más allá de los bóxers y los slips, aunque nunca te acuerdes de ellos, existen los suspensorios.

El suspensorio es una prenda con historia. Fue inventado en 1874 por C. F. Bennet de la empresa estadounidense Sharp & Smith, y originalmente estaba destinado a proporcionar a los mensajeros que viajaban en bicicleta comodidad y un soporte adicional mientras pedaleaban por las empedradas calles de Boston.

Poco a poco, debido a su comodidad, los suspensorios fueron siendo adoptados por más personas y durante el siglo XX se convirtieron en una prenda de uso normal en varios deportes como el fútbol americano o las artes marciales.

También se convirtió en un fetiche sexual, especialmente entre la comunidad gay masculina. Y ese aspecto quizá es lo que ha provocado que a muchos hombres les cueste acercarse a esta prenda debido a los prejuicios sociales.

Pero en realidad esos prejuicios, o el simple desconocimiento, están alejando a muchos hombres de disfrutar de las bondades de una prenda de vestir que tiene muchísimas ventajas respecto a la ropa interior tradicional, especialmente durante los meses de más calor. A continuación os contamos cuáles son estas ventajas.

Cómo tener sexo durante la ola de calor.

Por qué deberías comprarte un suspensorio

Es más cómodo que tu ropa interior habitual

Un suspensorio te proporciona un gran soporte de tus partes íntimas a la vez que parece que no llevas ropa interior. El suspensorio trae lo mejor del bóxer, la sensación de libertad, y lo mejor del slip, el que todo esté bien colocado en su sitio, pero ambas cosas mejoradas.

Son perfectos para el verano

Muchos hombres sufren ahí abajo cuando suben las temperaturas al llegar el verano: calor, sudor… No resulta nada agradable. Algunos optan directamente por no llevar ropa interior, pero si quieres una solución intermedia, un suspensorio te permitirá ir muy fresco pero bien sujeto. Utiliza unos pantalones cómodos y suaves para que no te moleste el roce. Muchas marcas de ropa deportiva además fabrican sus suspensorios con materiales muy frescos y que absorben el sudor, lo que todavía aumenta más su comodidad.

Son la mejor opción para el deporte

La sujeción adicional del suspensorio es perfecta para muchos deportes. En el ciclismo evitan que las vibraciones producidas por el suelo nos afecten a los testículos y en otros deportes más de contacto, ofrecen el soporte perfecto para sujetar una coquilla.

Mantienen todo en su lugar

Además del soporte “delantero”, una de las ventajas de los suspensorios es que levantan el trasero, convirtiendo en un jugoso melocotón las nalgas más enjutas. Las gomas que conforman su parte trasera hacen magia, levantando de forma asombrosa tu parte posterior y creando una división más pronunciada entre tus posaderas y el muslo, algo que notarás especialmente al ponerse unos pantalones finos.

Son un fetiche sexual

Como hemos dicho antes, los suspensorios hace tiempo que se convirtieron en un fetiche sexual sobre todo entre los hombres homosexuales. El hecho de que tu parte de atrás esté totalmente al descubierto puede resultar muy sexy y permite toda clase de juegos y fantasías sexuales. Por otro lado, llevar un suspensorio puede tener el mismo efecto erotizante que llevar ropa sexy debajo de tu ropa habitual.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente