Solo 5 compañías tecnológicas representan el 18 % del mercado de valores: ¿Por qué puede ser negativo?

Una fotografía tomada el 28 de agosto de 2019 en la que aparece el logotipo de Google, la empresa multinacional de tecnología y servicios relacionados con Internet de Estados Unidos (parte superior a la izquierda), la aplicación de la tienda online estadounidense de Amazon (en la parte superior al centro), la red social online y servicio de mensajería, Facebook (en la parte superior a la derecha) y el logotipo de la aplicación de la empresa multinacional estadounidense de tecnología Apple (abajo en el centro), en una tablet en Lila. (Foto de DENIS CHARLET/AFP) (Crédito de la imagen: DENIS CHARLET/AFP/Getty Images)

Ha llegado el momento de decir que se puede invertir en otras compañías más allá de Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook. Por desgracia, la mayoría de los inversores no están de acuerdo, pero aferrarse a sus posiciones podría jugarles una mala pasada en cualquier momento.

Ahora esas cinco compañías tecnológicas poderosas acaparan un generoso 18 % de la capitalización bursátil del S&P 500, según señaló el estratega de Goldman Sachs, David Kostin. Esa situación ha colocado al S&P 500 en una categoría incómoda: la burbuja punto com. En 2000, recordó Kostin, Microsoft, Cisco, General Electric, Intel y ExxonMobil también constituyeron el 18 % de la capitalización de mercado del S&P 500. De más está decir que aquel fenómeno no terminó muy bien en el año 2000, por razones obvias.

Los inversores estaban demasiado concentrados en la tecnología y los valores cíclicos como Microsoft y GE durante un momento en que la percepción de riesgo del mercado aumentó y el crecimiento económico se desaceleró bruscamente. La falta de diversificación se volvió una espada de doble filo para los inversores, simple y llanamente.

Sin embargo, Kostin espera que esta vez los inversores no tropiecen con la misma piedra.

Por un lado, las valoraciones de las empresas tecnológicas de gran capitalización mencionadas anteriormente son más apropiadas en comparación con la capitalización bursátil de los cinco nombres más importantes en el año 2000. En otras palabras, las valoraciones de estas empresas tecnológicas podrían justificarse si tenemos en cuenta sus tasas de crecimiento recientes y proyectadas en términos de ventas y ganancias.

Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook operan a un múltiplo adelantado del ratio precio-beneficio de 30 veces en comparación con una tasa de crecimiento de ventas esperada del 14 %. En el año 2000, Microsoft, Cisco, General Electric, Intel y ExxonMobil cotizaron con un excesivo múltiplo de 47 veces el ratio precio/beneficio, mientras que las ventas experimentaron un descenso del 7 %.

“Para evitar que se vuelva a producir el colapso en el precio de las acciones que experimentaron sus predecesores, en la actualidad los líderes de la capitalización bursátil necesitarán al menos cumplir y si es posible superar las expectativas actuales de crecimiento consensuadas. Esta vez, las expectativas parecen más factibles en función de los resultados recientes y la gestión”, apuntó Kostin.

Mientras tanto, los líderes de la gran capitalización siguen reinvirtiendo de manera agresiva en sus negocios para generar ganancias futuras. Eso sugiere, según Kostin, que las valoraciones podrían resultar sostenibles.

El índice de inversión colectiva de crecimiento a tres años (medido por Goldman como crecimiento en gastos de capital y gasto en I+D como parte del flujo de efectivo de las operaciones) para las cinco primeras empresas del S&P 500 en la actualidad es del 48 % frente al 21 % para el índice más amplio, según muestran los datos de Kostin. En cambio, las cinco acciones más grandes de marzo de 2000 invirtieron menos de su flujo de efectivo en sus negocios que el resto del índice (26 % frente al 34 %).

A pesar de los datos convincentes de Kostin, en este momento mostrarse demasiado optimista respecto a las cinco acciones tecnológicas de gran capitalización parece una locura.

En primer lugar, no todas las empresas están alcanzando el mejor rendimiento: Microsoft acaba de terminar otro trimestre alucinante, pero el de Facebook no ha sido tan bueno. Los inversores no tienen por qué tener en su cartera ambos nombres, podrían ser más cuidadosos en sus elecciones. Además, es probable que las preocupaciones sobre la privacidad y las investigaciones antimonopolio se conviertan en un gran obstáculo en la próxima década para Amazon, Google y Facebook. En algún momento, esos problemas podrían alcanzar un punto crítico que favorezca una recalificación de esas tres empresas.

Amigos, simplemente recuerden las lecciones del 2000.

Noticias relacionadas

El error más común de los millennials a la hora de invertir en la bolsa


Ventas de iPhones vuelven a subir e impulsan las ganancias de Apple

La nueva idea de negocio del multimillonario fundador de Uber

Brian Sozzi