5 maneras de saber si estás en una relación solo por costumbre

young man and woman, standing face to face, pensive expressions
¿Estás en tu relación solo por costusbre?Eugenio Marongiu - Getty Images

En inglés existe un término que define algo que no llega a ser una relación pero que se le parece mucho y que es un poco difícil de traducir al español. Se trata de “situationship”. Si “relationship” significa “en una relación”, por la que entenderíamos una relación normal. “Situationship” sería “en una situación”, o sea en algo complicado de describir y que seguramente cambia mucho según las parejas, ver a una persona porque sí, por costumbre, porque ya llevamos un tiempo haciéndolo.

Las relaciones por costumbre son cada vez más comunes a nuestro alrededor. Parece que hay una cierta tendencia a “dejar fluir” a “ya veremos”, pero que nos deja muchas veces en terreno de nadie. Nadie se quiere comprometer y entonces es cuando surgen las “situationships”.

Este tipo de relaciones se caracterizan por ser confusas, difíciles de explicar a otra persona, incluso de explicárnoslas a nosotros mismos. También suelen ser una fuente de insatisfacción ya que lo que ocurre en muchos casos es que uno de los miembros de la pareja suele estar bien, pero el otro no tanto porque quiere algo más. Este tipo de uniones suelen obstaculizar nuestro crecimiento como personas.

Es por ello que algunos psicólogos, como el doctor Mark Travers han intentado dar unos puntos básicos para ver si estamos o no en una situación así.

Los 5 puntos para saber si estamos o no en una relación por costumbre

1. Existe cierta confusión respecto a lo que sois. ¿Sois novios? ¿Una pareja estable? ¿Un rollo? ¿Follamigos? Esta falta de claridad, puede generar muchísimo estrés e insatisfacción.

2. Hacéis planes de última hora y para ya. Os veis poco y siempre de forma inesperada: llamadas a las tantas de la noche, planes que duran muy poco rato, etc.

3. Existe poca conexión emocional. Os relacionáis más bien a través del sexo.

4. No es una relación exclusiva. Uno de vosotros, o ambos, tenéis por ahí otros líos. Un poco al estilo del “benching”, tenéis recambios por si acaso.

5. El futuro no está claro. Es posible que nunca os lo hayáis planteado, quedáis y ya está.

Cómo cambiar este tipo de “relación”

Para mejorar una situación de este estilo, lo ideal es hablar y ser claro respecto a las expectativas que tenéis cada uno respecto a vuestra relación. ¿Queréis que sea más seria? ¿Que se quede en el plano sexual? Quizá lo que escuches no te guste demasiado, pero al menos te hará ser un poco más realista.

Es posible que tras una charla sincera, decidáis dejarlo o seguir como amigos. Y recuerda que si en algún momento de este proceso sientes que tu salud mental está en peligro, te recomendamos encarecidamente que acudas a la consulta de un profesional que pueda ayudarte en esta situación.