5 claves para hacerse vegano sin que tu salud (y tu estómago) se resientan

Lee estos consejos antes de lanzarte en picado a un estilo de vida que podría no encajar contigo

El proceso implica aprender nuevos menús, técnicas de cocina y buscar nuevos alimentos. (Foto: Thinkstock)

Hace unos años el fast food se estaba imponiendo a la alimentación saludable, pero en los últimos tiempos se ha dado la vuelta a esta situación y se está apostando por un estilo de vida saludable que tiene como pilares el seguimiento de una dieta balanceada y la práctica de ejercicio.

Este cambio de hábitos ha desembocado en el auge de las dietas vegetarianas, pero dejar de comer carne y otros productos animales no es tan sencillo. Si te lo estás planteando, no creas que puedes hacerlo solo. 

Conviene hacer la transición hacia este tipo de dietas con el apoyo de un especialista y seguir unos controles puntuales para evitar los déficit de vitaminas o minerales. Quizás te resulte más fácil iniciarte con éxito en este tipo de dietas con la ayuda de la Health Coach Rocío Río de la Loza.

Etapa de transición: el organismo debe acostumbrarse al cambio de alimentación y cada persona, según la experta en nutrición, tiene que “entender las razones por las que quiere o debe seguir este tipo de dieta. Es importante reflexionar sobre esta cuestión ya que las razones son el motor más fuerte que uno tiene en los momentos difíciles o de tentaciones”.

La clave está en saber sustituir correctamente los alimentos para poder seguir una  dieta completa y equilibrada. (Foto: Getty Images)

Comprender los requerimientos nutricionales del organismo: en una dieta vegetariana se corre el riesgo de que el organismo tenga carencias de vitaminas, proteínas y minerales, al igual que sucede con otras si no están bien balanceadas. Según Río de la Loza, el cuerpo necesita de forma obligatoria:

  1.  Calcio, que puedes encontrar en semillas de sésamo, de chía y en granos completos como el trigo, maíz, amaranto y quinoa.
  2.  Hierro, presente en vegetales crucíferos (como brócoli, col, coliflor o repollo) y en hojas verdes oscuras como la espinaca.
  3.  Vitaminas B12 y D, en las algas marinas, los cereales y los champiñones.
  4.  Y aminoácidos que se obtienen de los granos completos, leguminosas, semillas y hojas verdes, entre otros.

Integrar nuevos alimentos en lugar de quitar: cuando se inicia una dieta casi siempre se comete el error de eliminar de nuestra alimentación los alimentos que nos han prohibido cuando es mejor incorporar poco a poco aquellos que nos han recomendado. Siguiendo este proceso en una dieta vegetariana los resultados serán muy positivos y conseguirás prolongarla en el tiempo.

Aprender a cocinar: desenvolverte como si fueras un experimentado chef en la cocina te ayudará a seguir una dieta vegetariana ya que, en opinión de la Health Coach, esto “te dará la oportunidad de saber con qué alimentos se pueden sustituir ciertos ingredientes o platos y cómo equilibrar tu plan de alimentación sin aburrirte de comer siempre lo mismo”. 

Además, la experta en nutrición también explica que saber cocinar “te permite expandir tu horizonte no solo en la mesa sino en la cultura general y el entendimiento del cuerpo humano”. Ya sabes que el saber no ocupa lugar, así que hazte seguidora de algún programa culinario, apúntate a un curso especializado y no dejes de practicar y experimentar usando ingredientes diferentes y elaborando nuevos platos.

Puedes cocinar las mismas recetas que antes, pero sustituyendo los alimentos de origen animal. (Foto: Getty Images)

Comer con las estaciones: para lograr el éxito cuando comiences una dieta vegetariana debes apostar en tu alimentación por los productos de temporada, para lo que Río de la Loza recomienda “visitar los mercados locales para conocer los productos de temporada y a los productores, además de revisar los pasillos de fruta y verdura de los supermercados y los de dietas especiales para encontrar novedades”.

La principal conclusión es que siguiendo esta dieta podrás tomar recetas vegetarianas como sopas, ensaladas, sándwiches, hamburguesas veganas, licuados y jugos verdes, todas ellas muy saludables y con las que fortalecerás tu salud para incrementar tu bienestar. La fuerza de voluntad (y que te guste prácticamente cualquier alimento) es fundamental para afrontar con éxito esta dieta de manera equilibrada.

También te puede interesar:

La dieta para ganar músculo y acabar con los colgajos y la flacidez (sólo si entrenas duro)

La nueva tendencia foodie: tomar el desayuno de cena