45 minutos de espera para ver el féretro de Isabel II en Edimburgo

·2 min de lectura
El féretro de Isabel II credit:Bang Showbiz
El féretro de Isabel II credit:Bang Showbiz

El tiempo se agota para los escoceses que aún no se han despedido de Isabel II. Inicialmente se había previsto que se formaran colas interminables a lo largo de la calle George Square Lane y el paseo North Meadow Walk, que se encuentran a unos ochocientos metros del lugar donde descansa el féretro de la soberana después de que ayer recorriera las calles de Edimburgo en una procesión en la que participaron sus cuatro hijos.

A las nueve de la mañana el gobierno escocés informó de que el tiempo de espera para acceder al interior de la catedral de San Gil rondaba los 60 minutos, pero ha ido aumentando según pasan las horas y más y más curiosos se han ido acercando hasta allí para ver el féretro de la monarca más longeva de la historia británica antes de que sus restos mortales sean trasladados a Londres esta misma tarde.

Quienes aún no hayan tenido la oportunidad de presentarle sus respetos están inmersos ahora en una carrera contrarreloj porque las puertas del templo religioso se cerrarán a las tres de la tarde. Cammy Day, uno de los políticos locales, afirma que se espera que decenas de miles de personas acudan a la ciudad a lo largo de la jornada y ha animado a todos los interesados en presenciar un momento histórico que acudan a la catedral lo antes posible porque ahora mismo las autoridades están tratando de decidir cuándo dejarán de permitir que más personas se unan a la cola.

Una vez en Londres, el féretro de Isabel II será llevado a Westminster Hall, la parte más antigua del palacio de Westminster, en una procesión militar que partirá del palacio de Buckingham. Allí permanecerá cuatro días completos antes de su funeral para que el público pueda pasar a presentarle sus respetos. Por el momento no se sabe qué ocurrirá en Londres, pero se puede hacer una estimación apoyándose en el último miembro de la monarquía que reposó en ese mismo vestíbulo: la Reina Madre en 2002. En aquel momento más de 200.000 personas hicieron cola para verla.