35 pasajeros atendidos por las turbulencias de un avión que bajó 300 metros de golpe

Redacción El HuffPost

Menudo susto el que han vivido estos viajeros en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Un total de 35 pasajeros de un avión del vuelo 838 que venía de Isla Mauricio han tenido que ser atendidos por policontusiones y cortes por los servicios médicos del aeródromo madrileño y del Samur, según cuenta el diario El Mundo

Al menos 11 han sido trasladados al Hospital Ramón y Cajal, al de La Paz y al de San Chinarro. Todos, con contusiones, traumatismos y pequeños cortes.

El avión aterrizó a las ocho de la tarde y, tras sufrir una pérdida de altura brusca después de un episodio de turbulencias, acabó causando estos daños a los viajeros. 

Los testigos explican que el aparato cayó en picado y que varias personas sufrieron golpes al tratar de protegerse. En Barajas se activó a su llegada un plan de emergencia para atender a los pasajeros pero se alertó también al Samur, dada la cantidad de lesionados. “Hemos vuelto a nacer”, manifestaba uno de los afectados al citado diario. 

Una maniobra salvadora

Los pilotos pudieron reconducir el vuelo, que sufrió una pérdida de altura inesperada. 

El aparato no sufrió ningún desperfecto. Se trata de un avión de la compañía Evelop Airlines, que tiene su sede en Palma de Mallorca, del modelo Airbus A330-343.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Sigue leyendo en El HuffPost