Los 35 consejos más efectivos para ahorrar en casa: luz, agua, gasolina, gas, calefacción..

En la calle, no se habla de otra cosa: de lo complicado que es llegar a fin de mes cuando la inflación roza el 8% y la previsión de la subida de salarios para 2023 llega al 3,5%, en el mejor de los convenios sectoriales firmados. La cesta de la compra básica es ahora un 15% más cara que hace un año; hasta que no se cerró la 'excepción ibérica', los precios de la energía llegaron a ser de un 85% más caros que en 2021 y el carburante está más o menos al doble de precio.

Según explica 'El economista' mencionando fuentes del Banco de España, "se estima que en torno al 70% de la fuerte subida de los precios mayoristas de la electricidad en el primer semestre se debe al encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 (son cada vez más caros en un intento de la UE por reducir el uso de los combustibles fósiles) y de los precios del gas, materia que emplean las centrales de ciclo combinado".

A la mencionada inflación disparada se unen otras circunstancias sociopolíticas derivadas de la crisis de Ucrania, que tensionarán el mercado de los cereales, la luz y el gas, a pesar de que los suministros de este material en el caso de España no dependen directamente de Rusia.

Para prevenir esta situación energética crítica de cara al invierno y también para incrementar la conciencia medioambiental de cara al empeoramiento del cambio climático, el Gobierno presentó el Plan Más Seguridad Energética (+SE), con el que plantea medidas que podrían hacer ahorrar a los hogares y empresas hasta un 13,5% en su factura de gas natural hasta marzo.

¿Cuáles son los consejos más efectivos y recomendados para ahorrar en gas, electricidad, agua, alimentos y gasolina? Sigue leyendo.

zambesi backstage
Kristian Dowling - Getty Images

Recomendaciones de ahorro y eficiencia energética

Agua caliente

  • Úsala con moderación y presta atención para que nunca se queden abiertos los grifos sin usar.

  • Con carácter general, una temperatura del agua entre 30 o 35 ºC es suficiente.

  • Cuando metas los platos en el lavavajillas, no hace falta enjuagarlos previamente: los fregaplatos modernos ya son capaces de limpiar toda la suciedad.

Climatización (calor y frío)

  • Cuando tengas que hacer reformas en casa, decántate ya por sistemas de calefacción y agua caliente más eficiente como bombas de calor (aerotermia, geotermia) u otras renovables (biomasa, solar térmica).

  • Usa válvulas termostáticas para regular bien la calefacción y que tenga un funcionamiento más eficiente.

  • Si programas la calefacción, comprueba que se ajuste al horario en el que haya alguien en casa.

  • Lleva el mantenimiento de la calefacción al día; con una conservación adecuada podemos ahorrar hasta un 15%.

  • Por higiene, debes seguir ventilando la vivienda, pero con cabeza. En verano, abre las ventanas por la noche o a primera hora de la mañana para aprovechar las horas más frescas. En invierno, abre las ventanas 5 minutos para renovar el aire.

  • Aprovecha lo máximo posible para tus tareas la luz natural.

sandra dee
Archive Photos - Getty Images

Electrodomésticos

  • Cuando te vayas de viaje, desconéctalos, no los dejes encendidos. El frigorífico gasta hasta el 30% del total del consumo de la vivienda.

  • Tampoco los dejes en 'stand by', porque siguen encendidos y, por lo tanto, consumiendo.

  • Consulta los precios de la luz por hora para saber cuándo se paga menos para poner la lavadora (y otros electrodomésticos).

  • Aprovechar las horas de sol para el secado de ropa y reduce el uso de la secadora.

Iluminación

  • Es posible que ya no te queden en casa de las antiguas, pero pon siempre bombillas LED: emplean una potencia diez veces menor que las incandescentes y tienen una vida útil diez veces mayor, ahorrando hasta un 85% de la energía.

  • Aprovechar al máximo la luz natural apagando la luz de las zonas iluminadas de manera natural y siempre que haya espacios abiertos o paredes acristaladas que contribuyan a una vigilancia pasiva.

  • Valora instalar energía solar fotovoltaica en la vivienda.

mujer haciendo la compra en los años 70
ClassicStock - Getty Images

Recomendaciones para ahorrar en la cesta de la compra

Planifica los menús de la semana

Será más fácil hacer la lista de la compra para adquirir lo que realmente necesitas y será más fácil identificar ofertas de 3x2 o rebajas.

Apuesta por las marcas blancas

En general, si haces una cesta de la compra con productos de marcas blanca, puedes ahorrar al año hasta 2.500 euros. Quizás haya alimentos o productos concretos que quieras de marca, pero otros en los que no te parezca diferenciador, compra las blancas.

Fíjate un presupuesto coherente

Piensa cuánto dinero te vas a gastar en la compra semanal: ¿10, 20, 30 euros por persona y día...? Valora qué es lo que cubre tus necesidades para una dieta saludable y ten disciplina. Si has pensado gastarte 100 euros a la semana, si llegas a la caja y todo te cuesta 110, quita lo que supera tu presupuesto.

Busca un buen supermercado para ahorrar

La OCU elabora cada año un listado de los supermercados más baratos de España; consúltalo. Por ejemplo, en Madrid la diferencia anual entre establecimientos alcanza los 3.529 euros. El supermercado más barato de España es el Alcampo de Coia (Vigo) y el más caro, el Sánchez Romero de la calle Arturo Soria (Madrid). Elige antes el supermercado barato; no el que tiene mejores ofertas. Otro truco es buscar en internet los precios de los supermercados de tu barrio; comparando sabrás a cuál tienes que ir. Y no dudes en ir a varios establecimientos para buscar el mejor precio.

Almacena lo que puedas

Reordena tus espacios en la cocina para poder hacer una despensa interesante, con productos perecederos. Así, cuando haya ofertas 3x2 o de segundo producto a mitad de precio, podrás comprarlo para más adelante y ahorrar a largo plazo. Es un truco especialmente interesante para productos de limpieza o higiénicos.

despensa con almacenamiento de productos
Robert Alexander - Getty Images

Ve con una lista

Es un consejo de madre, pero cuando llevas la lista escrita compras menos. Antes de ir al súper, escribe en un papel (o en una 'app' tipo Listonic para Android o Bring! para iPhone) todo lo que necesitas pero sé disciplinado; no te salgas de ahí, no hagas compras compulsivas. Podéis hacer la lista de la compra en familia; así tendrás una ocasión más para compartir juntos y lo que no se te ocurra a ti, se le ocurrirá a otro. ¡Ojo! Ve al supermercado sin hambre, para que no te lleves caprichos de más...

Elige productos de temporada

Por lo general, si escoges productos en sus meses óptimos, suelen ser más económicos, sobre todo en frutas y verduras. Para saber en qué mes comprar qué, Greenpeace acaba de sacar un calendario de lo más completo. Además, ten en cuenta que comprar a granel es más barato que coger el pescado, la carne, los frescos... en bandejas preparadas.

Compra en fechas y horas concretas

Hay supermercados que rebajan mucho los productos porque tienen una fecha de caducidad próxima; si vas a consumirlos enseguida, interesa comprarlos. Además, es frecuente que algunas tiendas reduzcan el precio de algunos de los frescos a última hora de la tarde.

Y además...

  • Para llevarte menos productos, coge una cesta, no un carro grande.

  • Aprovecha con cabeza las tarjetas de fidelización: a veces salen chollos pero otras veces te hacen consumir de más.

  • No compres cosas en la caja. Generalmente son muy caros y poco necesarios.

  • Baja la vista en los lineales del súper. El establecimiento pone a la altura de los ojos los productos que quieren que compres; y más abajo, los más económicos. Así que toca agacharse para encontrar los mejores precios.

mujer suministrándose gasolina
Bettmann - Getty Images

Recomendaciones para ahorrar en gasolina y diésel

Dos son las claves para ahorrar en cualquier tipo de carburante: que nuestro vehículo tenga un motor que consuma poco y que realicemos una conducción eficiente. El primer factor depende del coche que tengamos, de su antigüedad, de si está electrificado o no... así que es un factor sobre el que podemos influir menos. Pero el tipo de conducción sí que podemos cambiarla. Veamos los consejos que nos ofrece el RACE:

Planifica bien el viaje

Elige siempre la mejor ruta, la más fácil y segura, para ahorrar combustible. A veces, 'perdiendo' 10 o 15 minutos puedes ahorrar hasta un 14% de carburante. En Google Maps, hay ahora una opción para seguir la ruta más eficiente según si tienes gasolina o diésel.

Revisa los neumáticos

La presión de las ruedas debe ir según las indicaciones del fabricante y las condiciones meteorológicas. Con una presión inadecuada, el consumo se incrementa en un 2% en ciudad y un 4% fuera de la ciudad. Según el RACE, "si no llevas correctamente inflados los neumáticos, la resistencia a la rodadura será mayor y tu vehículo consumirá más".

El coche no es un almacén

¿Has pensado todo lo que llevas en el maletero (y en la parte de atrás del coche) que no necesitas? Esa caja de objetos viejos que te dio tu amiga, la botella de líquido lavaparabrisas, esas cosas que ya llevarás al punto limpio cuando puedas... Ojo: conducir con un peso extra de 100 kilos, en un coche medio, hace que se consuma un 6% más de carburante de media. Así que haz orden y lleva en el maletero solo lo imprescindible.

Arrancar y poner en marcha el coche

No tienes que pisar el acelerador para arrancar: con un vehículo gasolina, inicia la marcha tras el arranque; con uno diésel, déjalo unos segundos. Si es un vehículo de marchas, usa la primera solo al principio; cambia a segunda en un par de segundos. Evita acelerones bruscos e intenta ir siempre con la marcha más alta, sin revolucionar el motor: cambia de marcha entre las 1.500 y 2.500 rpm (diésel) o 2.000 y 2.500 rpm (gasolina)

gina lollobrigida maletas coche
Charron - Getty Images

Siempre en velocidad uniforme

Siempre que lo permita la circulación, sé constante en la velocidad, evitando acelerones y reducciones bruscas. Para decelerar, levanta el pie del freno para que baje la velocidad, evitando frenazos; si debes frenar, hazlo de forma suave y reduciendo la marcha lo más tarde posible.

No dejes el motor encendido

¿Un atasco? ¿Una parada mientras tu amigo baja al chino a comprar patatas fritas? Apaga el motor. Un motor al ralentí consume carburante.

¿Aire acondicionado o ventanas abiertas?

Depende de la velocidad a la que vayas. Si vas a mucha velocidad (vías interurbanas) y abres las ventanas, no solo es un riesgo para la seguridad sino que además se rebaja la aerodinámica del coche (el viento entra en el habitáculo y hay mayor resistencia al aire), así que en carretera, ventanas cerradas y aire acondicionado. En ciudad puedes hacer al revés... siempre que sea seguro.