La "tremenda bronca" entre Felipe VI y Letizia en Estados Unidos

A pesar de las idílicas imágenes que nos llegan, Felipe VI y Letizia han protagonizado un peliagudo desencuentro en Estados Unidos durante su agenda para acercar posiciones con Donald Trump. Según informa el portal PeriodistaDigital.com, tomando “fuentes próximas a la Zarzuela”, la reina ha intentado revelarse ante una situación que ella misma ha tachado de “machista”.

Felipe VI y Letizia, tensión en el ambiente (GTres).

Por lo visto, el presidente norteamericano ha citado a Felipe VI en el despacho oval de la Casa Blanca para tratar ambos algunos asuntos de Estado. No ha aparecido por allí ninguna de sus respectivas mujeres, ya que, mientras tanto, Melania Trump ha invitado a Letizia tomar “un té con pastas”.

A la reina no sólo no le ha gustado nada este reparto de funciones en los dos matrimonios, sino que ha entrado “en cólera” al sentirse como “una mujer florero”. De hecho, muy decepcionada, le ha dicho a Felipe VI que no se reuniría con la esposa del presidente estadounidense después de expresárselo a protocolo de la Casa Blanca.

Donald Trump y Felipe VI, posando con Melania y Letizia en las puertas de la Casa Blanca (GTres).

Viendo que esta situación podría provocar una crisis diplomática, Casa Real ha tenido que intervenir para comunicarle a Letizia que su cita con Melania ya estaba previamente acordada por todas las partes. A pesar de todo, la monarca española no ha mostrado ninguna intención de dar su brazo a torcer,  por lo que Felipe VI ha terminado tomando cartas en el asunto y le ha echado “una tremenda bronca” a su mujer, tal y como asegura PeriodistaDigital.com.

Estas informaciones han aparecido justo cuando algunos medios han publicado una pequeña coincidencia que ha podido crispar aún más a Letizia: en el posado en la Casa Blanca, la esposa de Felipe VI ha lucido un vestido color coral de Michael Kors, que es el mismo diseño que Melania ha llevado hace justo un año en tono azul. Oops!

¿Qué opinas de esta actitud de Letizia? ¿Tenía motivos para rechazar ese té con pastas con Melania mientras su marido y Donald Trump trataban acuerdos y otras cuestiones diplomáticas?