30 aspectos no negociables en una relación de pareja

·10 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

7 consejos para tener una relación estable y feliz

Cómo confiar en tu pareja: 10 trucos que os ayudarán

15 gestos de relaciones sanas que indican que sois pareja feliz

El objetivo en cualquier relación es disfrutar lo máximo y sufrir lo mínimo. Y eso pasa, como dice Ainoa Espejo, grafóloga y coach de relaciones de Aihop Coaching, por poner en común qué es imprescindible para cada uno y respetarlo. Es decir, por dejar claros los “innegociables”, esas líneas rojas que no debe traspasarse nunca (¿sabrías detectar a un misógino?). “Es bueno tener muy claro qué es lo importante para cada uno y ponerlo en común, compartir lo que esperáis del otro y de vuestra unión”, dice Espejo.

¿Para qué estoy en pareja? ¿Cómo quiero sentirme estando a su lado? ¿Cómo quiero que se sienta el/la otro/a al estar conmigo? “Pensad en vuestras necesidades y tratad de llegar a un término medio que os satisfaga a ambos y que nutra vuestro vínculo. Negociad dentro de lo posible y recordad que la opinión de ambos es igual de importante”, dice la coach!

Como explica Espejo, se trata de marcar una línea general, de ir en la misma dirección (“no de querer exactamente lo mismo, con pelos y señales”), de compartir valores y filosofía de vida, y respectarlo. Y es mejor hablarlo cuanto antes y tomar las decisiones necesarias pensando en el futuro y en cómo os pueden afectar esos puntos en los que no coincidís. “Por ejemplo, si tu pareja no contempla tener hijos y ves que quiere un estilo de vida libre y sin compromisos; que es alguien que valora especialmente la diversión, que evita toda responsabilidad o sacrificio y que sólo piensa en sí mismo… es mejor que valores si quieres ser madre a su lado”, dice Ainoa Espejo.

Con el asesoramiento de la directora de Aihop Coaching queremos ayudarte a crear con tu pareja vuestro propio ranking de prioridades, “para que tengas claro las cosas que tú consideras más valiosas, tanto en el momento actual en el que te encuentras como pensando en el futuro”, dice Espejo.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Cómo crear vuestra lista de innegociables

Quizá estés en un periodo en el que sólo quieres encuentros casuales (por ejemplo, amigos con derecho a roce), pero a la larga sí te gustaría encontrar una pareja estable con quien compartir tu vida. Entonces seguramente ahora valoras cosas como la atracción, la conexión sexual y la diversión pero de tu ‘relación deseada futura’ esperarás muchas otras cosas. Además, si estás en pareja y sientes que hay desacuerdos, “hacer este ejercicio puede ayudaros a comprenderos mejor”, dice la coach.

Espejo recomienda hacer “Os recomiendo hacerlo ambos por separado y luego ponerlo en común. Una vez hecho este ejercicio pensando en tu relación, sería bueno que lo volvieras a repetir más adelante analizando si tú cumples con tu parte, si das lo que pides a cambio. Sé muy sincera contigo misma, este ejercicio te puede cambiar la vida si te lo tomas en serio”, subraya la coach.

“Y si ves que te falta o te sobra algún ítem (o si tú le darías un significado diferente), siéntete libre de modificar tu lista. El orden es aleatorio, clasifícalo en función de tus propias prioridades. Nadie puede (ni debe) hacerlo por ti”, dice Espejo.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Los 30 innegociables en una relación

Ainoa Espejo no cuenta la que sería para ella la lista básica de “innegociables” en pareja, “los aspectos a valorar en una relación”:

1. Respeto

Tener consideración por el otro. Veros y valoraros mutuamente tal como sois, sin intentar convertir al otro en alguien distinto. Y hablaros de forma respetuosa, incluso cuando estéis muy enfadados (discutir es sano si sabes cómo hacerlo).

2. Seguridad física

Sentir que tu integridad no está comprometida, que puedes confiar en el otro y vas a estar a salvo junto a él/ella. Que puedes bajar la guardia y dormir tranquilo a su lado.

3. Honestidad

Comunicarse de forma sincera, abierta. Ser honrado, no engañar ni jugar con el otro. No querer salirse siempre con la suya, buscar lo mejor para ambos como equipo (¿sabes detectar a un manipulador emocional?).

4. Monogamia/poligamia/relación sexual

Sentar claramente los términos de la relación, los límites, lo que podéis esperar sexual y emocionalmente el uno del otro. Y si vais a tener una relación abierta: establecer con quiénes y cuándo os lo permitís, si os lo vais a comunicar el uno al otro, etc. Dejarlo todo muy claro y que sea de mutuo acuerdo.

5. Compromiso

Establecer qué esperáis el uno del otro y de la relación. Qué futuro queréis (o no) construir juntos. Qué vais a compartir, y qué se queda en la esfera íntima de cada uno. Qué tipo de implicación deseáis y estáis dispuestos a ofrecer.

6. Seguridad y confianza

Sentirte a salvo emocionalmente con el otro. Saber que puedes abrirte y mostrarte, compartir tus secretos, miedos e inseguridades (¿sabes cómo gestionar la inseguridad de tu pareja?) con total tranquilidad porque no va a hacer nada dañino con ellas. Sentirte en conexión y compenetración con tu compañero/a.

7. Madurez emocional

Ser emocionalmente adultos, gestionar bien los sentimientos (o al menos esforzarse por lograrlo). Autocontrolarse, solucionar los conflictos de forma madura, responsabilizarse de los errores propios, saber pedir perdón a tiempo. Ayudaros y apoyaros para crecer personalmente y así convertiros en mejores personas. Aportaros paz y bienestar.

8. Valores compartidos

Que vuestras vidas se asienten sobre unas bases compatibles. Que ambos valoréis de forma similar las cosas que os parecen fundamentales (por ejemplo: ser buenas personas, cuidar la familia, el éxito profesional, el orden, las amistades, la salud, la solidaridad…).

9. Afecto

Cariño, conexión, mimos, sentirte vista, tenida en cuenta, querida. Tener un lenguaje del amor que le llegue al otro y que os satisfaga a ambos (ya sea a través de contacto físico, acciones, palabras, tiempo de calidad o regalos).

10. Apoyo

Sentirte escuchada, validada, comprendida, respaldada. Sentir que tu pareja te ayuda a crecer como persona, a superar tus limitaciones e inseguridades, a comprender mejor tus problemas, a ganar un punto de vista más neutro y saludable.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

11. Habilidades comunicativas

Capacidad de escuchar activa y atentamente, con los cinco sentidos. Y de expresar lo que se siente y se piensa para comprenderos y conoceros mejor el uno al otro (¿sabes cuáles son los problemas más habituales en pareja?).

12. Buenas habilidades de resolución de conflictos

Poder hablar tranquilamente sobre los problemas, sin dramatizar, exagerar, ni exaltarse. Capacidad de negociar, saber ceder y ser asertivo (incluso para dejar la relación si fuera necesario) según proceda. Estar siempre enfocado en encontrar soluciones y lograr la armonía en la relación.

13. Atracción

Gustaros físicamente y como personas. Que haya deseo y ganas de intimar. Y, si tenéis algún problema al respecto, poder afrontarlo juntos, por ejemplo, acudiendo a un coach de pareja o a un sexólogo).

14. Compatibilidad sexual

Entender y vivir el sexo de manera similar. Compartir deseos, fantasías, tener un nivel parecido de apetencia sexual (¿has perdido el deseo?).

15. Privacidad (donde sea apropiada)

Tener un equilibrio entre asuntos compartidos y privados. Respetar esos ‘espacios propios’, confiando mutuamente.

16. Mente abierta

Flexibilidad y transigencia con los demás y con uno mismo, así como con las opiniones e ideas diferentes a las propias. Interés por experimentar y aprender cosas nuevas, saliendo de la zona de confort. Estar abierto al cambio, a lo novedoso.

17. Estilo de vida compatible

Tener ritmos, intereses y formas de ver (y de vivir) la vida que sean acordes. Lifestyles conciliables.

18. Moralmente alineados

Compartir un código ético, una moralidad, unos valores fundamentales (dentro de la relación, y como individuos). Que te guste el tipo de persona con la que estás.

19. Espiritualidad alineada

Estar en sintonía con vuestras creencias (o al menos respetarlas) y en cómo las vivís.

20. Fuerte sentido de uno mismo y autenticidad

Que cada uno sepa bien quién es; conocer y honrar su identidad, sin perderse ni fusionarse con el otro. Tener clara su personalidad, sus gustos, intereses, necesidades, emociones… Estar en contacto con su mundo interior. Tener claros sus puntos de vista y su criterio personal. Poder mostrarse de forma genuina tal y como uno es.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

21. Amabilidad

Ser buenos y tiernos el uno con el otro. Tener educación y consideración. Dar las gracias, pedir por favor, pedir disculpas. No dejar que la convivencia, la distancia o los años os impidan seguir viendo al otro como un ser humano que se merece el mismo respeto que los demás.

22. Responsabilidad

Ser personas que se encargan de sus asuntos, que no necesitan que nadie le salve ni les organice la vida. Ser adultos funcionales, con sentido común, que piensan las cosas, que tienen sobriedad y moderación en sus actos. Que se hacen cargo de sus decisiones, valorando antes cómo éstas pueden afectar a los demás.

23. Humor simbiótico

Que haya alegría y juego en la relación. Tomarse la vida con cierta ligereza, con actitud optimista, positiva. Ser capaces de divertiros, de reíros y desdramatizar vuestros asuntos (siempre con respeto y haciendo un buen uso del humor, sin dañaros)

24. Compatibilidad de hobbies

Tener intereses comunes, pasar tiempo de calidad compartiendo vuestras aficiones. Afinidad en lo que os gusta hacer en vuestro tiempo libre, poder disfrutar juntos y por separado. Compatibilidad musical.

25. Estimulación intelectual

Tener conversaciones interesantes, descubriros mutuamente temas que os resulten curiosos y os atraigan. Sentir atracción intelectual por el otro, admirar su inteligencia o capacidades.

26. Ambición

Saber qué desea cada uno en la vida y trabajar por ello. Sentir admiración mutua; apoyarse, ayudarse a crecer y a conseguir vuestras metas (del ámbito que sean).

27. Perspectivas políticas alineadas

O al menos, ser respetuosos con la visión ajena, y no convertir cada conversación política en un campo de batalla.

28. Si quieres o no quieres matrimonio

Quizá esta idea puede cambiar con las circunstancias y el tiempo, pero sería bueno aclarar vuestra postura al respecto. Cómo de abierta estás a dar el paso, bajo qué circunstancias y por qué esto es (o no es) importante para ti.

29. Si quieres o no quieres hijos (o quieres adoptar)

Esta cuestión es muy importante, puede determinar que sigáis juntos o no. Es necesario saber si ambos estáis abiertos a la posibilidad de tener hijos (propios y/o adoptados). Sed muy sinceros, valorad del 1 al 10 vuestro nivel personal de apertura a la idea. Y en caso de que haya discrepancias entre vosotros, sentaos a decidir qué hacéis. Aunque duela, debéis ser muy respetuosos con la opinión del otro. Y en caso de que decidas ser madre soltera (o tengas hijos de una relación anterior), es una decisión que también afectará al otro. Así que dos temas a tratar cuanto antes son: si vais a seguir juntos, y si se va a involucrar de algún modo en la educación o manutención (cómo, cuándo, cuánto, hasta cuándo...).

30. Amabilidad con las familias ajenas

Qué tipo de relación te gustaría tener con la familia del otro, cuánto contacto. Si quieres “meterte” mucho, mezclar a vuestras familias (cuidado si alguo tiene una familia tóxica), o si prefieres mantener un espacio. Especialmente importante en caso de que vayáis a tener hijos, ya que puede afectar en la crianza.

Por último, la coach nos recuerda que estos aspectos no son rígidos: “Muchos van fluctuando con el tiempo (como la atracción, la apetencia sexual o la confianza), así que este ejercicio también os puede servir para evaluar el estado de salud actual de vuestra relación y detectar las áreas que os convendría cuidar más”.